FLUIR CON LA CO­RRIEN­TE

Conectate - - NEWS - El­sa Si­chrovsky El­sa Si­chrovsky es es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve con su fa­mi­lia en Tai­wán.

Ha­ce unos años par­ti­ci­pé en una obra vo­lun­ta­ria que ope­ra­ba un co­me­dor pa­ra es­tu­dian­tes de es­ca­sos re­cur­sos. Los dos pri­me­ros años ayu­dé con el aseo de la co­ci­na, la com­pra de pro­vi­sio­nes y la pre­pa­ra­ción de las co­mi­das. Me re­sul­ta­ba gra­ti­fi­can­te sa­ber que con­tri­buía a pro­du­cir co­mi­das equi­li­bra­das, deliciosas y, sin em­bar­go, eco­nó­mi­cas. Los di­rec­ti­vos to­ma­ron no­ta de mi di­li­gen­cia y me en­car­ga­ron ta­reas de ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad en el ma­ne­jo de los re­cur­sos eco­nó­mi­cos y la con­fec­ción del me­nú.

No obs­tan­te, el ter­cer año que tra­ba­jé en aque­lla obra asis­ten­cial los nue­vos di­rec­ti­vos cam­bia­ron el en­fo­que y de­ci­die­ron ofre­cer clases de re­fuer­zo de in­glés y cien­cias pa­ra es­tu­dian­tes con di­fi­cul­ta­des de apren­di­za­je que vi­vían en zo­nas de ries­go. El co­me­dor pú­bli­co se re­du­jo con­si­de­ra­ble­men­te, y un nú­me­ro im­por­tan­te de los que tra­ba­ja­ban en la co­ci­na —yo in­clui­da— pa­sa­ron a fun­gir co­mo asis­ten­tes de pro­fe­so­res. A la ma­yo­ría de los co­ci­ne­ros les gus­tó de­jar atrás sus la­bo­res gas­tro­nó­mi­cas, ocul­tos tras las bambalinas, e in­ter­ac­tuar di­rec­ta­men­te con los ni­ños. En mi ca­so no fue así.

Las ver­du­ras y las ollas nun­ca me dis­cu­tían. En el au­la, en cam­bio, es­ta­ba con es­tu­dian­tes bu­lli­cio­sos, pen­den­cie­ros e im­pre­vi­si­bles y con un profesor que te­nía una opinión muy par­ti­cu­lar so­bre có­mo de­bía yo asis­tir­lo. La ines­ta­bi­li­dad y la in­cer­ti­dum­bre que rei­na­ban en el au­la, su­ma­das a la pér­di­da de lo que ha­bía si­do pa­ra mí un ni­do aco­ge­dor —un lu­gar en el que me sen­tía rea­li­za­da y con to­do con­tro­la­do—, me re­sul­ta­ban ener­van­tes. A pe­sar de que cum­plía con mis obli­ga­cio­nes bá­si­cas, no po­nía el mis­mo en­tu­sias­mo y es­me­ro que ha­bía mos­tra­do en la co­ci­na.

Un día le ex­pre­sé a un ex­com­pa­ñe­ro de la co­ci­na mis que­jas acer­ca de los nue­vos di­rec­ti­vos. Me dio cier­ta ra­zón.

— Sí, pa­ra mí no ha si­do fá­cil ver cam­biar de ros­tro a es­ta or­ga­ni­za­ción a la que de­di­qué tan­to tiem­po — se­ña­ló—. Pe­ro los cam­bios son par­te in­te­gral de la vi­da. A ve­ces va­le la pe­na adap­tar­se al flu­jo de las co­sas.

—¡Pe­ro es que no me gus­ta la for­ma en que es­tán flu­yen­do! —pro­tes­té—. Me sien­to co­mo pez fue­ra del agua.

—¿Re­cuer­das cuan­do la co­ci­na tam­bién era al­go des­co­no­ci­do pa­ra ti? —me pre­gun­tó.

—¡Uy, sí, pa­re­ce que hu­bie­ran pa­sa­do aña­res! — ex­cla­mé.

—Exac­to. Apren­dis­te mu­cho so­bre la co­ci­na. Y apren­de­rás mu­cho de do­cen­cia si es­tás dis­pues­ta a aban­do­nar tu zo­na de co­mo­di­dad.

Aun­que ha­ce ya años de eso, es­toy agra­de­ci­da por los con­se­jos que me dio mi ami­go y los si­go te­nien­do pre­sen­tes, ya que me ayu­dan a so­bre­lle­var los do­lo­ro­sos pro­ce­sos de cons­tan­te trans­for­ma­ción que hay en la vi­da. En el mo­men­to en que me li­mi­to a hacer lo que me gus­ta y ha­go bien, freno mi cre­ci­mien­to per­so­nal. En cam­bio, si flu­yo con la co­rrien­te de cam­bios y de­jo que me im­pul­se, ad­quie­ro nue­vas ha­bi­li­da­des y dis­fru­to de nue­vas ex­pe­rien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.