HE­CHO TRI­ZAS

Conectate - - NEWS - CH­RIS MIZRANT Ch­ris Miz­rany es di­se­ña­dor de pá­gi­nas web, fo­tó­gra­fo y mi­sio­ne­ro. Co­la­bo­ra con la fun­da­ción Hel­ping Hand en Ciu­dad del Ca­bo, Su­dá­fri­ca.

Es­te año, pa­ra mí la lle­ga­da del nue­vo año fue bien so­na­da. El 31 de di­ciem­bre mi te­lé­fono, en un arran­que de de­pre­sión, de­ci­dió sal­tar de mi mano y dar­se un po­rra­zo.

Lo re­co­gí en­se­gui­da pen­san­do que no le ha­bía pa­sa­do na­da. Ha­bía caí­do so­bre una al­fom­bra, y ya me ha­bía pa­sa­do va­rias ve­ces sin que su­frie­ra da­ños.

En es­ta oca­sión fue di­fe­ren­te. En cuan­to le di la vuel­ta y vi en la pan­ta­lla las ra­ja­du­ras a mo­do de te­la­ra­ña se me fue el al­ma al pi­so. To­da­vía fun­cio­na, aun­que es­tá prác­ti­ca­men­te inservible. Y la ga­ran­tía se ven­ció ha­ce ra­to.

En to­do ca­so, no es­cri­bo es­to pa­ra llo­ri­quear y sus­ci­tar com­pa­sión. ( Tal vez un po­qui­to.)

El in­ci­den­te me en­se­ñó al­go, y jus­to a tiem­po pa­ra el año nue­vo. En pri­mer lu­gar, que no po­de­mos con­fiar de­ma­sia­do en los pla­nes o ex­pe­rien­cias de ayer. El día de hoy to­do pue­de dar un vi­ra­je, y la ver­dad es que es muy pro­ba­ble que así sea. Te­ne­mos que avan­zar día a día y es­tar abier­tos a lo nue­vo que Dios pue­da de­pa­rar­nos. De lo con­tra­rio, es­ta­re­mos mal pre­pa­ra­dos pa­ra una sor­pre­sa.

En se­gun­do lu­gar, me en­se­ñó que en vi­da pa­sa de to­do. Por de­fi­ni­ción mis­ma, la vi­da es mo­vi­mien­to y trans­for­ma­ción. Tal vez nues­tro Pa­dre per­mi­te esos per­can­ces por­que, en Su sa­bi­du­ría, sa­be que ha­rán de no­so­tros me­jo­res per­so­nas. Cuan­do nos ocu­rra una des­gra­cia, no de­be­mos des­ani­mar­nos. Pue­de que sal­ga­mos ai­ro­sos y triun­fan­tes del tran­ce y veamos lo asom­bro­so que es nues­tro Dios. O tal vez nos pe­gue du­ro y a du­ras penas lo­gre­mos le­van­tar­nos, sin­tien­do que no su­pi­mos afron­tar la si­tua­ción,

y que aun así veamos lo asom­bro­so que es nues­tro Dios. Nues­tro fu­tu­ro no ad­mi­te du­da, y con­ti­nua­men­te es­ta­mos re­ci­bien­do ayu­da.

No sé có­mo te van a ti las co­sas Qui­zás es­tás en un en­re­do ma­yúscu­lo, aco­sa­do por mil pro­ble­mi­llas, o preo­cu­pa­do por una mez­cla de lo uno y lo otro. Tal vez te pa­re­ce que tú mis­mo es­tás he­cho tri­zas. Ahí es don­de en­tra a ta­llar Je­sús. Él co­no­ce to­das las ne­ce­si­da­des y téc­ni­cas de re­pa­ra­ción. Nos res­tau­ra co­mo a Él le pa­re­ce me­jor. Su ga­ran­tía es eterna, y per­ma­ne­ce siem­pre con no­so­tros1.

Por eso, aun­que aho­ra mis­mo vea «por es­pe­jo, os­cu­ra­men­te», ten­go la cer­te­za de que al fi­nal to­do sal­drá bien2.

1. V. Ma­teo 28: 20 2. V. 1 Co­rin­tios 13:12

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.