EN LA PROA DE UNA BANG­KA

Conectate - - NEWS - 1. http://eli­xir­mi­me. com Cur­tis Pe­ter van Gor­der es guio­nis­ta y mi­mo1. Vi­ve en Ale­ma­nia.

En un via­je pa­ra asis­tir a la bo­da de mi hi­jo en Fi­li­pi­nas me di el gus­to de via­jar en una bang­ka, una em­bar­ca­ción pa­re­ci­da a un ca­ta­ma­rán que tie­ne un flo­ta­dor a ca­da la­do, lo que le otor­ga gran es­ta­bi­li­dad. Ese di­se­ño ele­gan­te y es­ti­li­za­do per­mi­te una bue­na ve­lo­ci­dad, se ha em­plea­do du­ran­te mi­les de años y si­gue sien­do de uso ge­ne­ra­li­za­do hoy en día.

Es muy es­ti­mu­lan­te sen­tar­se en la proa y, con­for­me es­ta sube y ba­ja, de­jar que el agua te sal­pi­que y te em­pa­pe. Los pies te que­dan col­gan­do y van ro­zan­do li­ge­ra­men­te la su­per­fi­cie, y el bar­co se sa­cu­de co­mo si fue­ra un ca­rri­to de un par­que de di­ver­sio­nes.

Al­gu­nos de los que es­ta­ban en la na­ve pre­fi­rie­ron dis­fru­tar del pa­seo de­ba­jo de la tol­di­lla de po­pa, mien­tras que los más aven­tu­re­ros nos de­lei­tá­ba­mos en la proa de­jan­do que el mar nos ro­cia­ra la ca­ra. Al­gu­nos jó­ve­nes se pa­ra­ban en la cu­bier­ta de proa co­mo si fue­ran sur­fis­tas y ha­cían equi­li­brios mien­tras la na­ve se ele­va­ba so­bre las olas y lue­go caía.

Cuan­do lle­ga­mos a nues­tro des­tino —un san­tua­rio ma­rino—, al­gu­nos nos con­ten­ta­mos con des­can­sar en la cu­bier­ta, to­mar el sol, dis­fru­tar de un buen li­bro o sim­ple­men­te de­jar pa­sar el día con par­si­mo­nia.

Otros, aban­do­nan­do nues­tro re­fu­gio, se zam­bu­llían y pa­sa­ban a otra di­men­sión, pa­ra bu­cear y ad­mi­rar la abun­dan­te vi­da acuá­ti­ca que ha­bía en las for­ma­cio­nes de co­ral. El blan­co y are­no­so le­cho ma­rino es­ta­ba de­co­ra­do con es­tre­llas de mar azu­les. Car­dú­me­nes de pe­ce­ci­llos fluo­res­cen­tes co­mían rosquillas de nues­tras ma­nos. Un pez pa­ya­so me dio sim­pá­ti­cos mor­dis­qui­tos en el pie. In­nu­me­ra­bles pe­ces se es­con­dían de re­pen­te en el co­ral de vi­vos co­lo­res y lue­go vol­vían a sa­lir. Bien va­lió la pe­na re­co­rrer me­dio mun­do pa­ra ver to­do aque­llo.

Tal vez seas de los que go­zan de la se­gu­ri­dad de la ca­bi­na, o qui­zá de los pre­fie­ren la emo­ción de la proa. De cual­quier ma­ne­ra, la vi­da es una aven­tu­ra cuan­do Dios es nues­tro ca­pi­tán. A los que cree­mos en Él nos une un sin­gu­lar víncu­lo de fra­ter­ni­dad: to­dos via­ja­mos en la mis­ma na­ve y nos di­ri­gi­mos al mis­mo puer­to.

Dios tam­bién tie­ne mu­chas sor­pre­sas pa­ra nues­tro de­lei­te cuan­do nos su­mer­gi­mos en el agua de Su Pa­la­bra. Allí des­cu­bri­mos ma­ra­vi­llas que los pai­sa­jes sub­ma­ri­nos más arre­ba­ta­do­res ape­nas lo­gran imi­tar. Si nos aven­tu­ra­mos en Su te­rri­to­rio y se­gui­mos el de­rro­te­ro que nos ha tra­za­do en Su Pa­la­bra, no nos lle­va­re­mos una de­silu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.