Tu per­so se­gún tu ini­cial

¿Has es­cu­cha­do de la ono­man­cia? Es­ta téc­ni­ca de adi­vi­na­ción des­ci­fra tu for­ma de ser y des­tino a par­tir de la 1° le­tra de tu nom­bre. Bus­ca la tu­ya y ¡sor­prén­de­te!

15 a 20 - - NEWS - Por Lour­des Ala­nis

Tie­nes mu­cha ini­cia­ti­va, por eso vas un pa­so ade­lan­te. Ade­más, eres ul­tra con­fia­ble y una ex­ce­len­te friend.

No to­mas una de­ci­sión sin an­tes ana­li­zar los pros y con­tras. Aun­que te cues­ta pe­dir fa­vo­res, los ha­ces sin pen­sar­lo.

Eres una ro­mán­ti­ca de­cla­ra­da, siem­pre so­ñan­do con tu prín­ci­pe azul. Por lo mis­mo, idea­li­zas a los de­más.

Amas te­ner las co­sas ba­jo con­trol y eres rá­pi­da pa­ra ha­llar so­lu­cio­nes, por eso tu be­fa te bus­ca si está en un di­le­ma.

De na­tu­ra­le­za tí­mi­da y dul­ce. Por tu sen­si­bi­li­dad, lo­gras per­ci­bir al má­xi­mo tus emo­cio­nes y las de quie­nes te ro­dean.

Gra­cias a tu ha­bi­li­dad pa­ra di­si­mu­lar tus emo­cio­nes, eres ca­si in­des­ci­fra­ble... y te­naz, lu­chas por tus me­tas.

De­fen­so­ra de la jus­ti­cia full ti­me. Eres de­ter­mi­na­da y no te de­jas ven­cer a la pri­me­ra, si se te me­te una idea ¡no la suel­tas!

Na­die su­pera tu sen­ti­do del hu­mor, y qué de­cir de tu op­ti­mis­mo. La gen­te dis­fru­ta mil es­tar a tu la­do. :)

Hí­per se­gu­ra de ti y tu ta­len­to pa­ra lo­grar cual­quier co­sa; cuen­tas con una crea­ti­vi­dad e in­ge­nio top.

Traes la pi­la al 100% y tu li­de­raz­go es in­ne­ga­ble. De pa­so, cuen­tas con un sex­to sen­ti­do y mag­ne­tis­mo fue­ra de se­rie.

To­dos te iden­ti­fi­can co­mo inocen­te y tí­mi­da. La party y tú no ha­cen clic, pre­fie­res que­dar­te en ca­sa a leer.

Eres fuer­te y sa­bes dar la vuel­ta a los pro­ble­mas. Tu esen­cia es la ge­ne­ro­si­dad: en­tre­gas to­do sin es­pe­rar na­da a cam­bio. Yei!

No te mo­les­tan los cam­bios, al con­tra­rio, es­tás abier­ta a ellos. Sin im­por­tar cuán­to cues­te, tra­ba­jas por cum­plir tus me­tas.

Na­die te pa­ra, tie­nes mu­cha ener­gía y te es­fuer­zas al má­xi­mo por tus sue­ños, eso se re­fle­ja en tu éxi­to.

Te cho­can las im­pru­den­cias, no das un pa­so sin pen­sar bien, lo cual te ha­ce ob­ser­va­do­ra y ex­ce­len­te pa­ra los de­ta­lles.

Amas lla­mar la aten­ción y no te­mes in­ven­tar his­to­rias pa­ra lo­grar­lo. ¿Tu peor enemi­go? Los ner­vios, ¡re­lax!

Odias los plei­tos, por eso siem­pre la ha­ces de ár­bi­tro. Tu pun­to dé­bil es de­jar las co­sas pa­ra des­pués. ¡Ups!

A ti no se te va una, en­cuen­tras res­pues­ta pa­ra to­do; no es ra­ro de­jar a otros con la bo­ca abier­ta por tu mega crea­ti­vi­dad.

Pue­des pa­sar­te de in­de­ci­sa, ana­li­zas ca­da po­si­bi­li­dad, por eso a ve­ces pier­des opor­tu­ni­da­des in­cre. ¡Ojo!

En ge­ne­ral eres tran­qui­la y re­fle­xi­va... Has­ta que te ha­cen eno­jar, ahí sí, ¡cui­da­do! No du­das en ex­plo­tar y sa­car tu la­do grinch.

Nun­ca re­ve­la­rías un se­cre­to, las per­so­nas lo sa­ben y con­fían al cien en ti. Eres in­ca­paz de es­tar quie­ta, dis­fru­tas apren­der.

Prác­ti­ca es tu se­gun­do nom­bre, ja­más te cla­vas en ro­llos sin sen­ti­do; el ar­te de sol­tar lo ma­lo te sa­le bien.

Or­gu­llo­sa es po­co, acep­tar tus erro­res y pe­dir dis­cul­pas es un lío. Ade­más, no es ra­ro ver­te fe­liz y 20 min des­pués, tris­te.

So­cia­ble, así te de­fi­nen; tus ami­gos son in­va­lua­bles y los cui­das ¡ca­ñón! Ja­más le ne­ga­rías ayu­da a na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.