15 a 20 - - Cool­tu­ra -

con los pies en la tie­rra, y no de­ja de tra­ba­jar. ¡Sí que es un chico muy ins­pi­ra­dor!

Sa­ber que das fe­li­ci­dad a millones de per­so­nas de di­fe­ren­tes eda­des, idio­mas, ra­zas, ¿qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti?

“Yo me le­van­to to­dos días, y tra­ba­jo pa­ra eso. Cuan­do ha­ces una can­ción o vas a un show, en­tre­gas lo me­jor pa­ra ellos, pa­ra que el men­sa­je sea el mis­mo: ha­cer que to­dos se iden­ti­fi­quen, se en­tre­ten­gan y pa­sen un mo­men­to muy con­ten­tos”. Si ya tu­vis­te la opor­tu­ni­dad de ir a al­guno de sus con­cier­tos, sa­bes de qué ha­bla. ¡Sa­les eu­fó­ri­ca! Eres uno de los res­pon­sa­bles de que el reg­gae­ton y la mú­si­ca ur­ba­na es­tén lle­gan­do a to­do el mun­do, ¿qué sien­tes más: sa­tis­fac­ción u or­gu­llo?

“Que nos fal­ta mu­cho, que ape­nas es­ta­mos co­men­zan­do, que el maes­tro (Daddy) Yan­kee co­men­zó ha­ce mu­chos años, pe­ro hay que se­guir. Los la­ti­nos te­ne­mos que se­guir con­quis­tan­do el mun­do y ha­cer his­to­ria”. ¡Y lo es­tán lo­gran­do!

Bal­vin es sú­per mo­des­to a pe­sar de ser una es­tre­lla mun­dial, pe­ro aún así lo­gra­mos que nos dé unos tips pa­ra esas chi­cas y chi­cos 15a20 que sue­ñan ser co­mo él, tal y co­mo él so­ña­ba de teen con ser co­mo su ad­mi­ra­do Daddy Yan­kee.

Pa­ra mu­cha gen­te eres un ejem­plo de có­mo de­be ser un can­tan­te de reg­gae­ton y ur­bano, y quie­ren se­guir tus pa­sos, ¿tres con­se­jos que les da­rías?

“Que hay que lu­char, tra­ba­jar, tra­ba­jar mu­cho, so­ñar y so­ñar, y no de­jar de ha­cer­lo nun­ca. Pe­ro tra­ba­jar por esos sue­ños con ho­nes­ti­dad, con co­no­ci­mien­to. Hay que siem­pre com­pe­tir con no­so­tros mis­mos, su­pe­rar­nos. Si te caes, pa­rar­te y se­guir in­ten­tán­do­lo, no hay que ren­dir­se y siem­pre que­rer más, nun­ca con­for­mar­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.