... Es im­por­tan­te la crí­ti­ca; to­do lo que re­sis­ta, apo­ya: AMLO

PI­DEN GO­BER­NA­DO­RES CLA­RI­DAD JU­RÍ­DI­CA SO­BRE SUPERDELEGADO

24 Horas - El diario sin limites - - PORTADA - JO­SÉ UREÑA jo­seu­re­na2001@yahoo.com.mx

 En el pri­mer en­cuen­tro con el pró­xi­mo Pre­si­den­te de Mé­xi­co, los ti­tu­la­res de los go­bier­nos lo­ca­les plan­tea­ron sus du­das acer­ca de la fi­gu­ra del coor­di­na­dor úni­co de pro­gra­mas de desa­rro­llo del Gobierno fe­de­ral pa­ra ca­da es­ta­do. Al fi­nal, en con­fe­ren­cia, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y los go­ber­na­do­res coin­ci­die­ron en que tra­ba­ja­rán jun­tos

La lu­cha por el con­trol del PRI es­tá en mar­cha. Con un pro­ble­ma: Es un par­ti­do sin la vi­go­ro­sa co­lum­na ver­te­bral de su pa­sa­do ni las or­ga­ni­za­cio­nes fuer­tes co­mo an­ta­ño lo fue­ron las cen­tra­les cam­pe­si­nas, obre­ras y po­pu­la­res.

Es­to im­pi­de mo­vi­mien­tos de ex­pre­sión ro­bus­tos, pe­ro tam­bién ha­ce im­po­si­ble de­ter­mi­nar ha­cia dón­de se va a con­du­cir cuan­do se le­van­te del gol­pe re­ci­bi­do el 1 de ju­lio.

La co­rrien­te de pre­sión más iden­ti­fi­ca­da has­ta aho­ra es la en­ca­be­za­da por Uli­ses Ruiz y Cé­sar Au­gus­to Santiago, quie­nes cla­man nue­va di­ri­gen­cia y re­fun­da­ción.

Ellos cul­pan di­rec­ta­men­te al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña de la peor de­rro­ta priis­ta en la his­to­ria por los erro­res de su gobierno, la es­te­la de co­rrup­ción y el mal ma­ne­jo del par­ti­do en el se­xe­nio.

Por ahí se fue la es­pe­ran­za de te­ner un di­ri­gen­te y un can­di­da­to pro­pios, pues co­mo ati­na­da­men­te ad­vir­tió Emi­lio Gam­boa me­ses an­tes de las vo­ta­cio­nes, ha­bía re­pu­dio al PRI.

Y pos­te­rior­men­te a ellas, des­ca­li­fi­có las re­for­mas es­ta­tu­ta­rias con un diag­nós­ti­co exac­to:

-Nos di­mos un ba­la­zo en el pie.

LA RE­FOR­MA DE­BE­RÁ ES­PE­RAR Po­co a po­co los priis­tas em­pie­zan a cen­trar el debate:

-¿Có­mo in­de­pen­di­zar al PRI del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca?

Pa­ra su for­tu­na, ya no tie­nen ni can­di­da­to ni di­ri­gen­tes aje­nos y su ac­tual pre­si­den­te, Re­né Juá­rez Cis­ne­ros, ha ini­cia­do una con­sul­ta con la mi­li­tan­cia pa­ra de­ter­mi­nar ac­cio­nes.

“Eta­pa de re­fle­xión”, le llama. Pron­to ten­drá un diag­nós­ti­co “de los có­mos, ha­cia dón­de, pa­ra lue­go en­trar a un pe­rio­do de re­de­fi­ni­ción de la nue­va di­ri­gen­cia ha­cia el fu­tu­ro”.

Acep­ta­da la hu­mi­lla­ción, una hu­mi­lla­ción de la cual no par­ti­ci­pó por­que en­con­tró a un Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal inexis­ten­te, lo pri­me­ro fue to­mar los res­tos vi­si­bles y unir­los.

Juá­rez Cis­ne­ros lo­gró con­ci­liar­los y le die­ron la con­fian­za pa­ra con­ti­nuar y con­du­cir el debate ha­cia una re­for­ma ma­yor a la im­pul­sa­da por Luis Donaldo Co­lo­sio tras la cri­sis de 1988.

Pe­ro Juá­rez Cis­ne­ros ob­tu­vo al­go más va­lio­so: tiem­po.

Por­que, lo sa­ben él y los po­lí­ti­cos de ofi­cio, no es po­si­ble al­can­zar la in­de­pen­den­cia con un Pre­si­den­te de­ci­di­do, co­mo di­jo al ga­bi­ne­te y a los go­ber­na­do­res priis­tas, a ejer­cer el po­der has­ta el 30 de no­viem­bre.

Di­cho de otra ma­ne­ra: la re­for­ma priis­ta es­pe­ra­rá al pró­xi­mo se­xe­nio.

¿AMI­GO O ENEMI­GO DE AMLO?

1. To­do mar­cha­ba bien pa­ra An­drés Ma­nuel Ló­pez.

Pe­ro de re­pen­te lle­gó el Par­ti­do En­cuen­tro So­cial (PES) a man­char la lu­na de miel del ta­bas­que­ño con el po­der.

Im­pug­nó las elec­cio­nes en va­rios lu­ga­res por­que, ase­gu­ra el ne­goc… no, el par­ti­do de Hu­go Eric Flo­res, le re­ga­tea­ron vo­tos y por eso per­dió el re­gis­tro.

Es­to de­tu­vo el tra­ba­jo del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción (TEPJF), cu­yos ma­gis­tra­dos es­ta­ban de­ci­di­dos a en­tre­gar con ce­le­ri­dad la cons­tan­cia pre­si­den­cial a Ló­pez.

Ni mo­do: él tie­ne la cul­pa de sus ma­las com­pa­ñías.

2. El triun­fo del ta­bas­que­ño mar­ca otro re­gre­so.

Ray­mun­do Co­llins, se­gun­do de Mar­ce­lo Ebrard en la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca del des­apa­re­ci­do Dis­tri­to Fe­de­ral, re­apa­re­ce­rá co­mo ti­tu­lar de esa de­pen­den­cia.

En­ri­que Pe­ña no pon­drá nin­gu­na ob­je­ción pa­ra fa­ci­li­tar des­de aho­ra el re­le­vo gu­ber­na­ti­vo en la ca­pi­tal.

Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas son in­de­pen­dien­tes y no re­fle­jan ne­ce­sa­ria­men­te el pun­to de vis­ta de 24 HO­RAS.

LEE MÁS CO­LUM­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.