E

24 Horas - El diario sin limites - - DXT - Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas son in­de­pen­dien­tes y no re­fle­jan ne­ce­sa­ria­men­te el pun­to de vis­ta de 24 HO­RAS.

n un país que ase­gu­ra que su gue­rra de in­de­pen­den­cia em­pe­zó con un par­ti­do de fut­bol y no con las pri­me­ras mo­vi­li­za­cio­nes de tro­pas, la se­lec­ción no po­día li­mi­tar­se al plano de­por­ti­vo.

Bas­ta con ir al es­ta­dio Mak­si­mir de la ca­pi­tal croa­ta, Za­greb, pa­ra en­con­trar­se con la ins­crip­ción: “A los afi­cio­na­dos del Dí­na­mo que ini­cia­ron la gue­rra de in­de­pen­den­cia en ma­yo de 1990”.

Ese día, an­te­rior en tre­ce me­ses al ini­cio for­mal del con­flic­to que de­ri­vó en la se­pa­ra­ción de Croa­cia res­pec­to a Yu­gos­la­via, el club Dí­na­mo re­ci­bió al Estrella Ro­ja ser­bio. El re­sul­ta­do fue­ron se­ve­ros cho­ques en­tre dos ba­rras muy po­li­ti­za­das, cu­yo pun­to cul­mi­nan­te fue la pa­ta­da del me­dio­cam­pis­ta Zvo­ni­mir Bo­ban a un po­li­cía; des­de en­ton­ces, el crack es más re­cor­da­do co­mo pa­la­dín de la in­de­pen­den­cia croa­ta, que co­mo un fino me­dio­cam­pis­ta que pa­só por el Mi­lán.

Co­mo sue­le pa­sar en es­te ti­po de pro­ce­sos, la ten­sión no bro­tó por ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea. Por ir­nos a ejem­plos me­ra­men­te fut­bo­lís­ti­cos, ya en el Mun­dial de 1930 los croa­tas desis­tie­ron de ju­gar pa­ra el re­pre­sen­ta­ti­vo yu­gos­la­vo; lo mis­mo, du­ran­te su di­la­ta­do man­da­to, Jo­sip Broz Ti­to in­clu­yó al fut­bol en su equi­li­bris­mo en­tre et­nias, re­li­gio­nes e iden­ti­da­des: por or­den pre­si­den­cial, el equi­po bal­cá­ni­co de­bía in­cluir a ocho ser­bios, más de cin­co croa­tas, cua­tro bos­nios, dos es­lo­ve­nos, dos mon­te­ne­gri­nos y al­gún ma­ce­do­nio.

En el Mun­dial de Ita­lia 90, pos­te­rior en unas se­ma­nas al due­lo en­tre Dí­na­mo y Estrella Ro­ja que abrió pa­ra al­gu­nos la gue­rra, la se­lec­ción con­ti­nua­ba –aún sin Ti­to– sien­do muy ba­lan­cea­da. Por só­lo re­fe­rir­nos a los ti­tu­la­res: el ca­pi­tán Zlat­ko Vu­jo­vic, era croa­ta; el go­lea­dor Dar­ko Pan­cev, ma­ce­do­nio; la gran fi­gu­ra, Dra­gan Stoj­ko­vic, ser­bio; un ta­len­to en la me­dia, Sa­fet Su­sic, bos­nio; un ti­po in­can­sa­ble, Srec­ko Ka­ta­nec, es­lo­veno; un fé­rreo vo­lan­te, Dra­gol­jub Br­no­vic, mon­te­ne­grino.

Con­jun­to plu­ral de un país de paí­ses que es­ta­ba por des­apa­re­cer y en cu­ya des­pe­di­da pre­via al tor­neo, en un amis­to­so en Croa­cia, que­dó ató­ni­to an­te su himno atro­na­do­ra­men­te sil­ba­do.

Ya des­pués vino el con­flic­to que de­ri­vó en la crea­ción de has­ta aho­ra sie­te paí­ses (in­clu­yen­do a Kó­so­vo), no sin an­tes de­jar pro­fun­das he­ri­das y ren­co­res en to­dos los si­tios. No pue­de ol­vi­dar­se que los mis­mos croa­tas que su­frie­ron lim­pie­zas ét­ni­cas y los peo­res abu­sos, tam­bién fue­ron ver­du­gos y si­nies­tros en otros fren­tes.

Por ello, es­ta ge­ne­ra­ción de ju­ga­do­res na­ci­dos un po­co an­tes o un po­co des­pués d la pug­na, es­tá ín­ti­ma­men­te vin­cu­la­da al mis­mo: a sus do­lo­res, a sus odios, a sus reivin­di­ca­cio­nes, a sus te­mo­res, a sus pri­va­cio­nes.

Ca­ma­da en la que al fin es po­si­ble al­go im­pen­sa­ble en los pri­me­ros dos­mi­les: que las mi­no­rías ét­ni­cas de un lu­gar, com­pi­tan pa­ra don­de na­cie­ron y no pa­ra don­de su re­li­gión o as­cen­den­cia in­di­can; pa­ra ser más cla­ros, el he­roi­co ata­ja-pe­na­les, Da­ni­jel Su­ba­sic, na­ció en una fa­mi­lia ser­bia en Croa­cia. Mu­chos en la mis­ma si­tua­ción han desis­ti­do de por­tar el uni­for­me de lo que mar­ca su pa­sa­por­te. Fá­cil no pue­de ser: al la­do de Su­bo­sic jue­ga el de­fen­sa De­jan Lo­vren que en es­te mis­mo Mun­dial, ha fes­te­jan­do can­tan­do pro­cla­mas de los us­ta­chas, gru­po ex­tre­mis­ta croa­ta, fe­roz­men­te an­ti-ser­bio y an­ti-bos­nio, ade­más de te­ner orí­ge­nes pro-na­zis en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Ca­pri­chos del des­tino, el pri­mer cam­peón es­la­vo en la his­to­ria del fut­bol, po­dría co­ro­nar­se en la me­ca del pa­nes­la­vis­mo, Mos­cú. Só­lo que se­ría, va­ya pa­ra­do­ja, uno de los po­cos es­la­vos dis­tan­cia­dos his­tó­ri­ca­men­te de Ru­sia, co­mo lo es la ca­tó­li­ca y no cris­tia­na or­to­do­xa, Croa­cia, re­nuen­te has­ta a es­cri­bir con ca­rac­te­res ci­rí­li­cos.

LEE MÁS CO­LUM­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.