Los mi­llo­na­rios de Mé­xi­co pue­den es­tar tran­qui­los...

Im­pac­to li­mi­ta­do. Ad­vier­ten es­pe­cia­lis­tas que se­gui­rán las prác­ti­cas de eva­sión fis­cal y que los ban­que­ros es­tán tran­qui­los

24 Horas - El diario sin limites - - PORTADA - / Ka­sia Wy­der­ko, co­rres­pon­sal en Pa­rís

 La me­di­da a la que fue obli­ga­da esa na­ción tie­ne li­mi­tan­tes, ya que en el con­ve­nio de trans­pa­ren­cia que rige a par­tir de es­te año no es­tá in­clui­da una lar­ga lis­ta de paí­ses de Asia, Áfri­ca, Me­dio Orien­te y Amé­ri­ca La­ti­na, y los cuen­taha­bien­tes oriun­dos de esas re­gio­nes tam­po­co es­tán obli­ga­dos a ren­dir cuen­tas al fis­co, se­gún ex­per­tos

A pri­me­ra vis­ta na­da ha cam­bia­do en Gi­ne­bra o Zú­rich, cuar­te­les ge­ne­ra­les del sec­tor fi­nan­cie­ro de Sui­za, lí­der mun­dial in­dis­cu­ti­ble pa­ra la ges­tión de ri­que­zas.

Los ca­rros de­por­ti­vos de lu­jo tran­si­tan por sus im­po­lu­tas ave­ni­das, nu­tri­dos gru­pos de ban­que­ros im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­dos co­men­tan las úl­ti­mas no­ve­da­des en los ba­res y ca­fés, y si­guen aflu­yen­do en­jam­bres de clien­tes acau­da­la­dos del mun­do en­te­ro por­que, cuan­do se tra­ta de ca­li­dad en el ser­vi­cio o com­pe­ti­ti­vi­dad, Sui­za con­ser­va el pri­mer pues­to a es­ca­la in­ter­na­cio­nal co­mo el cen­tro de ad­mi­nis­tra­ción de for­tu­nas pri­va­das. Con­tro­la 30% de la cuo­ta mun­dial del ne­go­cio.

Só­lo el año pa­sa­do sus 266 ban­cos re­ci­bie­ron del ex­tran­je­ro la su­ma ré­cord de 6.5 bi­llo­nes de dó­la­res (10% más que en 2016), lo que su­pera a lo de­po­si­ta­do en 2007, jus­to an­tes del es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal. Sin de­jar de men­cio­nar que el sec­tor fi­nan­cie­ro re­pre­sen­ta 9.5% del PIB de la Con­fe­de­ra­ción Hel­vé­ti­ca y em­plea a 215 mil per­so­nas.

Pe­ro no nos en­ga­ñe­mos, ba­jo es­ta apa­ren­te nor­ma­li­dad se ges­ta una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción: Sui­za se vio obli­ga­da a de­cir adiós a 84 años de su le­gen­da­rio se­cre­to ban­ca­rio, una es­pe­cie de su se­ña de iden­ti­dad, que per­mi­tía la eva­sión fis­cal ba­jo una ca­pa de opacidad a mul­ti­mi­llo­na­rios y po­de­ro­sos del mun­do en­te­ro. No to­dos los pa­tri­mo­nios de­po­si­ta­dos eran lim­pios y no siem­pre se apli­ca­ba la re­gla de le­van­tar el sa­gra­do se­cre­to pa­ra im­pe­dir el en­cu­bri­mien­to de de­li­tos co­mo la­va­do de di­ne­ro, trá­fi­co de dro­gas o de ar­mas. En Sui­za en­con­tra­ron su re­fu­gio fi­nan­cie­ro dic­ta­do­res de la ta­lla del li­bio Gad­da­fi, el hai­tiano Jean-Clau­de Du­va­lier o el fi­li­pino Fer­di­nan­do Mar­cos, sin ol­vi­dar que por cul­pa del se­cre­to ban­ca­rio los he­re­de­ros de las víc­ti­mas del Ho­lo­caus­to con cuen­tas abier­tas en el país hel­vé­ti­co no pu­die­ron re­cla­mar sus fon­dos. De he­cho, en la vo­rá­gi­ne de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial re­sul­tó im­po­si­ble lo­ca­li­zar a mi­les y mi­les de cuen­taha­bien­tes ex­tra­via­dos; el mo­ti­vo: la ab­sur­da pro­tec­ción de la con­fi­den­cia­li­dad.

Aho­ra la Con­fe­de­ra­ción Hel­vé­ti­ca ce­de a las pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les, pro­ve­nien­tes so­bre to­do de la Unión Eu­ro­pea y de Es­ta­dos Uni­dos, an­sio- sos de re­cu­pe­rar los im­pues­tos que eva­die­ron sus ciu­da­da­nos apro­ve­chan­do el her­me­tis­mo sui­zo. Por­que ya na­die to­le­ra la mul­ti­pli­ca­ción de los es­cán­da­los de co­rrup­ción y de frau­de fis­cal en es­ta épo­ca mar­ca­da por una ga­lo­pan­te de­sigual­dad so­cial que alla­na el ca­mino pa­ra el triun­fo de la ex­tre­ma de­re­cha po­pu­lis­ta, y cues­ta di­ge­rir el dato de Ox­fam de que 82% de la ri­que­za mun­dial ge­ne­ra­da el año pa­sa­do fue al bol­si­llo del 1% más ri­co de la po­bla­ción.

Lle­gó la ho­ra de la trans­pa­ren­cia fis­cal, al me­nos so­bre el pa­pel.

En vir­tud del in­ter­cam­bio au­to­má­ti­co de ar­chi­vos que pac­tó ha­ce 4 años con los 38 paí­ses miem­bros de la OCDE (Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos) y ha­ce tres con la Unión Eu­ro­pea, el Estado hel­vé­ti­co ya co­men­zó a fa­ci­li­tar in­for­ma­ción a las au­to­ri­da­des na­cio­na­les de Ha­cien­da de de­ce­nas de paí­ses de ori­gen de los clien­tes de sus en­ti­da­des. Ya ha pues­to nom­bre, ape­lli­do, di­rec­ción, ros­tro, sal­do e in­gre­sos a cer­ca de dos mi­llo­nes de cuen­tas ban­ca­rias.

El año que en­tra, Sui­za coope­ra­rá con 80 Es­ta­dos. An­tes de que ter­mi­ne 2018 fil­tra­rá in­for­ma­cio­nes a los 28 miem­bros de la Unión Eu­ro­pea y a otros nueve paí­ses y territorios: Aus­tra­lia, Ca­na­dá, Co­rea del Sur, Guern­sey, Is­la de Man, Is­lan­dia, Ja­pón, Jer­sey y No­rue­ga.

EFEC­TO RES­TRIN­GI­DO

Pe­ro, ¿real­men­te ahu­yen­ta­rá el se­cre­to al ex­tran­je­ro acau­da­la­do? Desaparecerá en se­rio la con­fi­den­cia­li­dad y Sui­za re­nun­cia­rá a su po­si­ción de lí­der ab­so­lu­to en ad­mi­nis­tra­ción de for­tu­nas? La res­pues­ta es no.

La ne­bli­na ad­qui­ri­rá otras for­mas. Lo ex­pli­ca muy bien el con­sul­tor de la or­ga­ni­za­ción Tax Jus­ti­ce Net­work, An­dres Kno­bel. Si nos fi­ja­mos bien -ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor-, en el sis­te­ma de in­ter­cam­bio au­to­má­ti­co fal­ta una lar­ga lis­ta de paí­ses de Asia, Áfri­ca Me­dio Orien­te y Amé­ri­ca La­ti­na, in­clui­do Mé­xi­co, con los que la Con­fe­de­ra­ción Hel­vé­ti­ca se ve me­nos com­pro­me­ti­da po­lí­ti­ca o eco­nó­mi­ca­men­te y don­de no exis­ten ma­yo­res exi­gen­cias de trans­pa­ren­cia. Los cuen­taha­bien­tes oriun­dos de esas na­cio­nes, po­see­do­res de for­tu­nas vo­lu­mi­no­sas, pue­den dor­mir tran­qui­los sin te­ner que ren­dir cuen­tas al fis­co. De mo­men­to.

Lla­ma tam­bién la aten­ción una pe­cu­liar cláu­su­la que po­ne la eti­que­ta “in­to­ca­ble” a las cuen­tas crea­das an­tes de 2017 con ac­ti­vos me­no­res de 250 mil dó­la­res. Al igual que la ne­ga­ti­va sui­za a coope­rar con ba­se en da­tos ro­ba­dos.

La con­sul­to­ra BCG Pers­pec­ti­ves in­di­ca que has­ta ha­ce po­co Sui­za ate­so­ra­ba 2.2 bi­llo­nes de dó­la­res que es­ca­pa­ron al fis­co de otros paí­ses. El gi­gan­te sui­zo UBS (Union de Ban­ques Suis­ses) es­ti­ma que a raíz del fin del se­cre­to ban­ca­rio po­drían ha­ber hui­do de sus agen­cias has­ta 25 mil mi­llo­nes de dó­la­res de clien­tes eu­ro­peos.

Pro­ba­ble­men­te ha­brá fu­ga de for­tu­nas a pa­raí­sos fis­ca­les co­mo Is­las Cai­mán, Pa­na­má o San Ma­rino. De mo­men­to, 9 de ca­da 10 tras­na­cio­na­les es­con­den sus ga­nan­cias en uno de esos territorios opa­cos y, de acuer­do a Ox­fam, el di­ne­ro guar­da­do en los pa­raí­sos tri­bu­ta­rios su­pera ya el PIB del Reino Uni­do y de Ale­ma­nia jun­tos.

Pe­ro los ban­que­ros sui­zos no llo­ran. Su país su­po sa­lir in­mu­ne a to­do ti­po de ca­ta­clis­mos his­tó­ri­cos, in­clui­das las dos gue­rras mun­dia­les. Si se vie­ne otra, tam­bién so­bre­vi­vi­rá, gra­cias so­bre to­do al ver­ti­gi­no­so au­men­to del nú­me­ro de los ri­cos que se ha­cen ca­da vez más ri­cos, y se­gu­ra­men­te con­ver­ti­rán a Gi­ne­bra o Zú­rich- ciu­da­des con más ex­per­tos fi­nan­cie­ros per cá­pi­ta en el mun­doen la mo­ra­da más apa­ci­ble y se­gu­ra pa­ra sus te­so­ros. Por­que na­die tie­ne tan­ta ex­pe­rien­cia co­mo Sui­za en la lla­ma­da in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra mun­dial. Is­las Cai­mán no pue­den en­trar a la mis­ma ca­te­go­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.