La le­tra a si­lla­zos en­tra

24 Horas - El diario sin limites - - MÉXICO - JU­LIO PATÁN @pa­to­ju­lian

La cuar­ta trans­for­ma­ción no go­za de su mo­men­to más al­to de po­pu­la­ri­dad. Hay va­rios mo­ti­vos, en­tre ellos el di­le­ma del ae­ro­puer­to, que los elec­tos pre­ten­den re­sol­ver o con una con­sul­ta he­cha a las ca­rre­ras, sin mé­to­do ni in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra na­die; y el de la se­gu­ri­dad, que, in­ve­ro­sí­mil­men­te, na­die se preo­cu­pó en me­di­tar du­ran­te los 12 años de cam­pa­ña, y que aho­ra tra­tan de es­cri­bir so­bre las ro­di­llas, en­tre am­bi­güe­da­des so­bre la Guar­dia Na­cio­nal y unos fo­ros que sa­lie­ron, ya vi­mos, fa­tal. Pe­ro si es­tos dos te­mas dan qué pen­sar, no ha­ble­mos de la edu­ca­ción, un hán­di­cap te­rri­ble de nues­tro país, co­mo nos re­cuer­dan las me­di­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, que se­gún to­das las se­ña­les só­lo va a des­plo­mar­se más en el se­xe­nio por em­pe­zar.

¿Qué se­ña­les? Pri­me­ro, el te­mi­ta de la re­for­ma edu­ca­ti­va. Ha­ce unos días, el fo­ro de Aca­pul­co ter­mi­nó co­mo ter­mi­nan las co­sas con la CETEG: en una gol­pi­za; a si­lla­zos. Se pue­de ar­gu­men­tar que con la CETEG, con mu­chos sec­to­res de la CNTE, con el pro­fe­so­ra­do ra­di­cal, pues, las co­sas ter­mi­nan siem­pre de ese mo­do. Pe­ro el Pre­si­den­te elec­to y su en­torno ju­ra­ron so­lem­ne­men­te di­na­mi­tar la re­for­ma y así co­se­cha­ron mu­chos vo­tos de un sec­tor que, ade­más, re­sul­ta útil pa­ra en­gro­sar mí­ti­nes e in­ti­mi­dar a los es­cép­ti­cos. El pro­ble­ma es que ese sec­tor no ad­mi­te am­bi­güe­da­des, y el Go­bierno elec­to, an­te la re­for­ma, ha si­do, co­mo en tan­tos te­mas, bas­tan­te am­bi­guo. Así que en­fren­ta­mos dos es­ce­na­rios: o se le da muer­te a la re­for­ma, con las muy ma­las con­se­cuen­cias que eso ten­dría, pe­se a to­dos sus de­fec­tos, en los ni­ve­les edu­ca­ti­vos de es­te país; o no, lo que pro­vo­ca­rá una vio­len­ta in­su­rrec­ción del gremio.

La se­gun­da se­ñal es la idea de crear otras 100 uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. Es gra­ve. ¿Por qué? Por el an­te­ce­den­te de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de la Ciu­dad de Mé­xi­co, con 800 ti­tu­la­dos en 18 años, pe­ro eso sí, li­bre de exá­me­nes de ad­mi­sión y otros cri­te­rios eli­tis­tas. Cla­ro, los con­tin­gen­tes que sa­len de ahí ca­da que ha­ce fal­ta son rui­do­sos, bron­cos y gue­va­ris­tas.

Es­ta­mos, pues, an­te dos ac­tos de en­tre­ga de la edu­ca­ción al ra­di­ca­lis­mo de iz­quier­da, al que se pue­de sumar un ter­ce­ro: el de la UNAM, que vi­ve mo­men­tos de­li­ca­dí­si­mos, so­me­ti­da al po­rris­mo, vio­len­ta, in­ca­paz de reac­cio­nar. ¿Có­mo ha res­pon­di­do el Go­bierno por ve­nir, que in­ter­vie­ne en to­dos los asun­tos del país? Con un si­len­cio ge­ne­ra­li­za­do. Co­mo si la uni­ver­si­dad más gran­de de Mé­xi­co no fue­ra un te­ma de in­te­rés. Co­mo si la le­tra a si­lla­zos en­tra­ra.

¿Adi­vi­nan có­mo nos va a ir en la si­guien­te prue­ba PISA?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.