La so­le­dad, esa mal­di­ta en­fer­me­dad

24 Horas - El diario sin limites - - MUNDO - AL­BER­TO PE­LÁEZ al­ber­to.pe­laez­mon­te­jos@gmail.com // @pe­lae­z_al­ber­to

Uno de ca­da cua­tro es­pa­ño­les ten­drá más de 65 años en 2033. Los na­ci­mien­tos se­gui­rán es­tan­cán­do­se. A par­tir de 2023 ha­brá al­gu­nos na­ci­mien­tos más gra­cias a la in­mi­gra­ción pro­ve­nien­te de Amé­ri­ca La­ti­na, Nor­te de Áfri­ca y Eu­ro­pa del Es­te, fun­da­men­tal­men­te.

En el res­to de Eu­ro­pa ocu­rri­rá al­go muy pa- re­ci­do. La po­bla­ción con­ti­nua­rá en­ve­je­cien­do y los na­ci­mien­tos se­gui­rán sien­do muy es ca­sos.

Tam­bién en 2033 la es­pe­ran­za de vi­da en Es­pa­ña se­rá de 82.9 años pa­ra los hom­bres y 87.7 pa­ra las mu­je­res, es de­cir, 2.5 y 1.9 más que aho­ra. La bue­na ali­men­ta­ción, la die­ta me­di­te­rrá­nea y la tec­no­lo­gía apli­ca­da a la me­di­ci­na pre­ven­ti­va ha­rán que sea­mos más lon­ge­vos.

Pe­ro así co­mo ten­de­re­mos a que nues­tras vi­das se alar­guen, tam­bién es­ta­re­mos abo­ca­dos a la so­le­dad. Si se man­tie­ne la ten­den­cia ac­tual, el nú­me­ro de ho­ga­res cre­ce­rá en ca­si 1.8 mi­llo­nes en los pró­xi­mos años. De los 20.3 mi­llo­nes de ho­ga­res, en 2033, se­gún las pro­yec­cio­nes ,28.9 del to­tal se­rán uni­per­so­na­les, es de­cir, den­tro de 15 años ca­si una de ca­da tres per­so­nas vi­vi­rá so­la.

Más allá de los nú­me­ros sin vi­da que son las ci­fras, lo cier­to es que mu­chos mo­ri­rán de so­le­dad. So­le­dad, esa mal­di­ta pa­la­bra que en­cie­rra un rui­do sor­do e im­per­cep­ti­ble.

No ha­ce fal­ta mo­rir pa­ra mo­rir en vi­da. La so­le­dad es la mor­fi­na que ayu­da a la muer­te.

Nos pa­sa­mos la vi­da vi­vien­do pa­ra tra­ba­jar. El tiem­po se nos va, se nos res­ba­la sin que po­da­mos dar mar­cha atrás, sin po­der po­ner­le un freno. La Tie­rra con­ti­núa gi­ran­do sin de­te­ner­se mien­tras pa­san los días, los me­ses, los años; uno tras otro, tras otro, tras otro, co­mo si fue­ra la sen­ten­cia pre­via a la eje­cu­ción.

Y des­pués de to­do eso, de ha­ber re­ga­la­do nues­tra vi­da a una cau­sa, de ha­ber de­ja­do no­ches en vi­gi­lia sin des­can­so, de sa­cri­fi­car­se pa­ra in­ten­tar te­ner una vi­da me­jor; des­pués de esas des­ma­ña­na­das que se con­fun­den con los días y con las no­ches pa­ra vol­ver a vi­vir el mo­men­to de no des­can­sar; des­pués del es­fuer­zo que su­po­ne ca­re­cer de tiem­po pa­ra uno por­que pen­sa­mos que ya lo dis­fru­ta­re­mos; des­pués de to­do eso se acer­ca el oca­so de nues­tra vi­da sin pe­dir per­mi­so pa­ra en­trar, y ace­char y po­seer esa pe­que­ña par­te de vi­da que aún nos que­da. En­ton­ces apa­re­ce la so­le­dad, una muer­te en vi­da que es si­len­cio­sa, pe­ro que pe­ne­tra por los po­ros de la piel pa­ra ins­ta­lar­se en el res­to del cuer­po, es­pe­cial­men­te en la men­te, que es su víc­ti­ma prin­ci­pal.

Por eso, des­pués de ver có­mo pa­sa la vi­da, có­mo nos va­mos que­dan­do so­los, es el mo­men­to de dis­fru­tar, de com­pren­der la fe­li­ci­dad del ins­tan­te por muy cor­to que sea.

Es­pa­ña, Eu­ro­pa, el mun­do se ha­ce más lon­ge­vo y ne­ce­si­ta­mos com­ba­tir con la idea de li­bar has­ta la úl­ti­ma go­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.