Kha­bib y Pu­tin al ata­que

24 Horas - El diario sin limites - - DXT - AL­BER­TO LATI @al­ber­to­la­ti

Lo úni­co que po­día ha­cer in­clu­so más bo­chor­no­so el cie­rre de la pe­lea de la UFC del pa­sa­do sá­ba­do, con un lu­cha­dor sal­tan­do la re­ja pa­ra gol­pear al equi­po de su ri­val y una ba­ta­lla cam­pal desata­da, era que se mez­cla­ra con po­lí­ti­ca.

Pues bien: só­lo fue­ron ne­ce­sa­rios unos días pa­ra que así su­ce­die­ra. Vla­di­mir Pu­tin, pre­si­den­te de Ru­sia, en­ten­dió que ese epi­so­dio po­día dar­le pau­ta pa­ra con­so­li­dar va­rios men­sa­jes tan­to an­te sus go­ber­na­dos co­mo ha­cia el ex­te­rior, y así lo apro­ve­chó.

Se reunió con Kha­bib Nur­ma­go­me­dov, quien de­rro­ta­ra a Co­nor McG­re­gor y lue­go des­en­ca­de­na­ra la tri­ful­ca, de­jan­do de­cla­ra­cio­nes ta­les co­mo, “ga­nas­te de ma­ne­ra dig­na y con­vin­cen­te”. O in­clu­so mez­clan­do su reac­ción ra­bio­sa con la re­la­ción de Ru­sia con Oc­ci­den­te: “si nos ata­can des­de el ex­te­rior, en­ton­ces, por su­pues­to, no só­lo tú, sino to­dos no­so­tros po­de­mos sal­tar tan­to que lo aca­ba­rán la­men­tan­do. Pe­ro me­jor no lle­gar a esa si­tua­ción”.

Oca­sión per­fec­ta pa­ra con­gra­ciar­se con las dos re­gio­nes que ma­yor ten­sión man­tie­nen con el Krem­lin, am­bas con afa­nes se­pa­ra­tis­tas y gru­pos ex­tre­mis­tas, Che­che­nia y Da­gues­tán. Kha­bib es da­gues­ta­ní y, en par­te, el con­flic­to con McG­re­gor es­ca­ló cuan­do el ir­lan­dés hi­zo co­men­ta­rios so­bre Che­che­nia, con cu­yo lí­der (por cier­to, muy ra­di­cal y ho­mó­fo­bo) se ha vis­to a Kha­bib. Por ello, el re­ma­te de Pu­tin fue in­sis­tir que só­lo exis­te una Ru­sia y que es­tá uni­da.

Po­cas ve­ces se po­drá ver una re­tó­ri­ca más ofen­si­va de la mano del de­por­te: “Cuan­do al­guien nos pro­vo­ca pue­de es­pe­rar el in­fierno” no es una fra­se del villano de Bat­man o de otra épo­ca, sino una ana­lo­gía que hi­zo Pu­tin en­tre lo que ca­len­tó el com­ba­te de Kha­bib con McG­re­gor y lo que Ru­sia po­dría ha­cer si se le in­ci­ta.

En el fon­do, los dos pe­lea­do­res tu­vie­ron par­te de cul­pa, pe­ro ja­más po­drá jus­ti­fi­car­se una ex­plo­sión co­mo la de Kha­bib, man­chan­do no só­lo a la UFC, sino al de­por­te en ge­ne­ral.

De vuel­ta en la Gue­rra Fría, cuan­to afec­te a los de­por­tis­tas de un cam­po, po­drá ser in­ter­pre­ta­do (o ma­ni­pu­la­do) co­mo ac­to de per­se­cu­ción po­lí­ti­ca. Kha­bib ad­mi­tió de ini­cio su ex­ce­so y has­ta cla­mó que sería cas­ti­ga­do por su pa­dre. Eso cam­bió en cuan­to Pu­tin di­jo que pe­di­ría a su pa­dre que no fue­ra du­ro con él. Aho­ra Kha­bib ha vuel­to a arre­me­ter, en­fa­ti­zan­do que él só­lo reac­cio­nó a los in­sul­tos de McG­re­gor y que no per­mi­ti­rá hu­mi­lla­cio­nes.

¿Y Ru­sia? Tor­nan­do eso en una ad­ver­ten­cia geo­po­lí­ti­ca. Si se me­ten con ella, pue­den te­mer un ra­bio­so sal­to co­mo el de Kha­bib.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.