Mar­cha: ¿El NAIM o la le­ga­li­dad?

24 Horas - El diario sin limites - - MÉXICO - RI­CAR­DO ALE­MÁN @Ri­car­doa­le­ma­nMx

El do­min­go pró­xi­mo es­tá pre­vis­ta la mar­cha con­tra la can­ce­la­ción del ae­ro­puer­to de Tex­co­co; pro­tes­ta que, se­gún dis­tin­tas opi­nio­nes, na­ció muer­ta. ¿Por qué muer­ta?

1.- Por­que si bien los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos del NAIM se­rían pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos –por­que im­pac­ta en ca­si to­da la eco­no­mía–, lo cier­to es que los usua­rios del trans­por­te aé­reo no gus­tan de la mo­vi­li­za­ción so­cial y…

2.- Por­que el ma­yor gol­pe por la can­ce­la­ción de la obra es a las gran­des em­pre­sas con­tra­tis­tas, las que tam­po­co se mo­vi­li­zan, ade­más de que, se­gún el pro­pio Pre­si­den­te elec­to, ya pac­ta­ron un acuer­do po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co.

Sin em­bar­go, aquí cree­mos que tan­to los em­pre­sa­rios con­tra­tis­tas del NAIM, co­mo los or­ga­ni­za­do­res de la mar­cha de pro­tes­ta, equi­vo­ca­ron los ob­je­ti­vos, la es­tra­te­gia y la de­fen­sa de uno de los ma­yo­res pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra de la his­to­ria me­xi­ca­na.

¿Y por qué se equi­vo­ca­ron tan­to em­pre­sa­rios co­mo con­vo­can­tes de la mar­cha?

a).- Por­que los je­fes del sec­tor pri­va­do, los ca­pi­ta­nes de em­pre­sa y los ba­ro­nes de la in­ver­sión no vie­ron y me­nos en­ten­die­ron el pe­li­gro de un po­lí­ti­co co­mo Ló­pez Obra­dor, cu­ya con­gruen­cia en el en­ga­ño, la men­ti­ra y la si­mu­la­ción son ejem­pla­res.

b).- Só­lo bas­ta­ba re­vi­sar la his­to­ria po­lí­ti­ca de Obra­dor pa­ra sa­ber que no cum­ple na­da de lo que pro­me­te y que sus úni­cos aliados son aque­llos que obe­de­cen sin chis­tar.

c).- Exis­ten ca­sos de po­de­ro­sos em­pre­sa­rios que, in­clu­so, co­que­tea­ron con Mo­re­na y con su can­di­da­to Pre­si­den­cial, es­pe­ran­za­dos de que res­pe­ta­ría sus in­ver­sio­nes si re­cu­rrían “al apa­pa­cho” dis­cur­si­vo y me­diá­ti­co.

d).- Sin em­bar­go, el ma­yor error con­sis­tió en no ha­ber so­cia­li­za­do el NAIM –no lo­gra­ron que la so­cie­dad lo hi­cie­ra su­yo–, y tam­po­co di­se­ña­ron una es­tra­te­gia de con­trol de da­ños ca­paz de ele­var el cos­to de una de­ci­sión co­mo la de ti­rar la obra.

e).- Al fi­nal, en­ga­ña­dos y sin un efi­cien­te con­trol de da­ños, los em­pre­sa­rios tras­la­da­ron la res­pon­sa­bi­li­dad a la so­cie­dad ci­vil que, sin mu­cha con­vic­ción, con­vo­có a la mar­cha del do­min­go pró­xi­mo.

f).- ¿Mar­char con­tra qué o a fa­vor de qué? Los or­ga­ni­za­do­res lla­ma­ron a mar­char con­tra la de­ci­sión au­to­ri­ta­ria de can­ce­lar el NAIM, lle­va­da a ca­bo por un Go­bierno que no res­pe­ta la le­ga­li­dad y me­nos las ins­ti­tu­cio­nes. Na­die sa­be lo que va a pa­sar el do­min­go en la mar­cha. Lo que sí sa­be­mos es que –a pe­sar de la in­to­le­ran­cia de la pren­sa lo­pis­ta–, los mar­chan­tes ha­brían in­cre­men­ta­do su nú­me­ro en pro­por­ción geo­mé­tri­ca si la con­vo­ca­to­ria hu­bie­se si­do a fa­vor de la le­ga­li­dad, del res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción, a las ins­ti­tu­cio­nes y con­tra un go­ber­nan­te que lla­mó “pi­rru­ris” a los que le exi­gie­ron aca­bar con la vio­len­cia en el DF.

Más que a fa­vor del NAIM, la mar­cha de­be ser con­tra las de­ci­sio­nes au­to­ri­ta­rias de un Go­bierno que vio­len­ta pos­tu­la­dos cons­ti­tu­cio­na­les, prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y que sin pu­dor en­ga­ña a los ciu­da­da­nos

Ayer fue el NAIM y hoy el true­que de con­tra­tos pa­ra San­ta Lu­cía –en lo os­cu­ri­to–, y ma­ña­na se­rá la des­truc­ción de­mo­crá­ti­ca.

Al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.