Ma­ri­gua­na: un aplau­so

24 Horas - El diario sin limites - - MÉXICO - Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas son in­de­pen­dien­tes y no re­fle­jan ne­ce­sa­ria­men­te el pun­to de vis­ta de 24 HO­RAS.

que arre­glar­la por­que bueno, se le bo­ta­ban las cos­tu­ras por to­das par­tes, co­mo cuan­do di­ce “Dis­tri­to Fe­de­ral” en vez de “Ciu­dad de Mé­xi­co”). Me­jor que ha­blen los que sa­ben, pe­ro no ha­ce fal­ta más que un po­co de sen­ti­do co­mún pa­ra en­ten­der que esa prohi­bi­ción, pri­me­ra de mu­chas pa­re­ci­das que de­be­rían des­apa­re­cer – es de su­po­ner­se y desear­se que se re­gu­le la pro­duc­ción­dea­ma­po­la­más­tem­pra­no­que­tar­de–, es un des­pro­pó­si­to ajeno al sen­ti­do co­mún y la ci­vi­li­za­ción. ¿Con­tri­bui­rá a dis­mi­nuir la vio­len­cia? De­pen­de qué en­ten­da­mos por vio­len­cia. La que se de­ri­va del trá­fi­co de dro­gas, esa que prac­ti­ca di­rec­ta­men­te el cri­men or­ga­ni­za­do, no, o no en la es­ca­la desea­ble, ni de cer­ca. Pe­ro hay otras for­mas de vio­len­cia que es ur­gen­te con­tra­rres­tar. An­tes que nin­gu­na, la de tan­ta gen­te pro­ce­sa­da y en­car­ce­la­da, en cár­ce­les me­xi­ca­nas; ade­más, con lo que con­lle­van de co­rrup­ción y, sí, vio­len­cia, por el pe­ca­do de fu­mar­se un chu­rro o car­gar unas hier­bas en el bol­si­llo. Es in­con­ce­bi­ble que en un país eso, ci­vi­li­za­do, se arrui­ne la vi­da de tan­ta gen­te, mu­cha de ella jo­ven, por al­go así. De nue­vo, aplau­so por el avi­so de Ri­car­do Mon­real que da prio­ri­dad a la li­be­ra­ción de esa gen­te. Oja­lá que sea pron­to, y que se el se­na­dor se ocu­pe de eso en vez de tum­bar a la bol­sa por una gue­rra inau­di­ta con­tra la ban­ca.

Más allá de la mi­nu­cia téc­ni­ca y le­gal, de si la pro­pues­ta se que­da cor­ta o no –per­mi­te la pro­duc­ción de mo­ta con per­mi­sos re­no­va­bles de 10 años y un to­pe anual de 480 gra­mos, el con­su­mo en lu­ga­res pú­bli­cos y la exportación, aun­que no pu­bli­ci­tar­la en me­dios–, es ce­le­bra­ble, so­bre to­do, la car­ga li­be­ral de la me­di­da, en un ca­si Go­bierno que no an­da so­bra­do de eso, de li­be­ra­lis­mo, y una Le­gis­la­tu­ra que lo si­gue sin ma­ti­ces crí­ti­cos. Y es que la pro­pues­ta de Sán­chez Cor­de­ro re­co­no­ce la ca­pa­ci­dad de los ciu­da­da­nos pa­ra de­ci­dir so­bre su cuer­po y su men­te co­mo in­di­vi­duos, sin pa­ter­na­lis­mos e im­po­si­cio­nes. En un cli­ma tan opre­si­vo co­mo el que se res­pi­ra, con des­ca­li­fi­ca­cio­nes a ra­ja­ta­bla por tu con­di­ción fi­fí, de­re­chai­ra o cha­yo­te­ra, o sea por ejer­cer tu li­ber­tad de pensamiento, tu cri­te­rio, es­ta mues­tra de res­pe­to, es­te vi­ra­je li­ber­ta­rio, es una bo­ca­na­da de ai­re fres­co.

LEE MÁS CO­LUM­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.