Pro­ce­san a seis po­li­cías por ase­si­na­to de dos her­ma­nos

Los agen­tes dis­pa­ra­ron a los hom­bres, pre­sun­ta­men­te pa­ra im­pe­dir que uno de ellos es­ca­pa­ra por es­tar ebrio

24 Horas - El diario sin limites - - ESTADOS -

Seis po­li­cías mu­ni­ci­pa­les de Ori­za­ba, Ve­ra­cruz, fue­ron vin­cu­la­dos a pro­ce­so por ho­mi­ci­dio do­lo­so, acu­sa­dos de ser los pre­sun­tos res­pon­sa­bles de la muer­te de dos her­ma­nos, de nom­bre Er­nes­to y Román, a quie­nes ha­brían ase­si­na­do por la es­pal­da a las afue­ras de su do­mi­ci­lio.

El juez de­ter­mi­nó que los aho­ra pro­ce­sa­dos de­be­rán ser su­je­tos a dos años de pri­sión pre­ven­ti­va, mien­tras con­clu­yen las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el ca­so.

Al res­pec­to, el fis­cal Re­gio­nal de la Zo­na Cen­tro de la en­ti­dad, Ju­lio Ro­drí­guez Her­nán­dez, ma­ni­fes­tó que “es­tá acre­di­ta­do que ellos es­tu­vie­ron del día de los he­chos, que dis­pa­ra­ron y que fue­ron de­te­ni­dos”.

Tam­bién se­ña­ló que los agen­tes fue­ron tras­la­da­dos a un pe­nal en Zon­go­li­ca y no al de La To­ma, co­mo les co­rres­pon­día, pues ase­gu­ra­ron al juez de su ca­so que co­rrían pe­li­gro en esa úl­ti­ma pri­sión de­bi­do a que ahí se en­cuen­tran pri­va­das de su li­ber­tad per­so­nas que ellos de­tu­vie­ron.

“El juez ac­ce­dió y or­de­nó que fue­ran tras­la­da­dos a Zon­go­li­ca”, de­cla­ró el fis­cal re­gio­nal so­bre el ca­so.

De acuer­do a la ver­sión de la fa­mi­lia, los he­chos que ori­gi­na­ron la de­ten­ción de los po­li­cías ocu­rrie­ron la ma­ña­na del 1 de no­viem­bre pa­sa­do, cuan­do Román se di­ri­gía a su do­mi­ci­lio en es­ta­do etí­li­co, lo cual fue de­tec­ta­do por los agen­tes.

Sin em­bar­go, con el ob­je­ti­vo de no ser de­te­ni­do, Román hu­yó ha­cia su ca­sa, don­de los po­li­cías le dis­pa­ra­ron pa­ra evi­tar que en­tra­ra al in­mue­ble don­de, de acuer­do a la ley, no po­drían se­guir­lo.

Los pro­yec­ti­les im­pac­ta­ron en el hom­bre y pro­vo­ca­ron que el otro her­mano, Er­nes­to, sa­lie­ra de su do­mi­ci­lio pa­ra ave­ri­guar qué su­ce­día; fue en­ton­ces cuan­do los uni­for­ma­dos pre­sun­ta­men­te le dis­pa­ra­ron tam­bién.

Ca­be des­ta­car que am­bos her­ma­nos eran pro­fe­sio­nis­tas, Er­nes­to te­nía un con­sul­to­rio de Odon­to­lo­gía en el do­mi­ci­lio y Román era maes­tro en una es­cue­la se­cun­da­ría de la zo­na.

El ca­so pro­vo­có que el di­rec­tor de Go­ber­na­ción mu­ni­ci­pal, Juan Ra­món He­re­bia Her­nán­dez, fue­ra des­ti­tui­do de su car­go, lue­go de que los pa­dres de los her­ma­nos lo acu­sa­rán de al­te­rar la es­ce­na del cri­men, así co­mo obs­ta­cu­li­zar la lle­ga­da de una am­bu­lan­cia pa­ra aten­der a las víc­ti­mas.

“Le co­mu­ni­co que con es­ta fe­cha que­da us­ted des­ti­tui­do del car­go que le fue­ra con­fe­ri­do el 1 de enero del año en cur­so”, le­yó en una con­fe­ren­cia de pren­sa el al­cal­de de Ori­za­ba, Igor Ro­jí Ló­pez, el lu­nes pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.