Eduar­do Yáñez es muy ne­cio ....

24 Horas - El diario sin limites - - VIDA - Ana Ma­ría Al­va­ra­do @anamaal­va­ra­do

Eduar­do Yáñez, de­fi­ni­ti­va­men­te, no quie­re te­ner una bue­na re­la­ción con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y des­pués del pe­no­so in­ci­dien­te don­de gol­peó a un re­por­te­ro, pen­sa­mos que si bien no da­ría más en­tre­vis­tas, tam­po­co bus­ca­ría in­vo­lu­crar­se en nin­gún con­flic­to. Pe­ro de ma­ne­ra cu­rio­sa, posteó una fo­to­gra­fía bur­lán­do­se de la pren­sa y ha­cien­do se­ñas con sus ma­nos pa­ra man­dar men­sa­jes gro­se­ros; no se en­tien­de qué quie­re o cuál es su ob­je­ti­vo al se­guir pro­vo­can­do a los pe­rio­dis­tas de es­pec­tácu­los. Si no le in­tere­san que los ig­no­re, pe­ro ¿pa­ra qué ata­car­los? Lo úni­co que ga­na es su­mar a la lis­ta más enemi­gos.

Ge­ral­di­ne Ba­zán no tu­vo más re­me­dio que acla­rar lo que sa­lió pu­bli­ca­do en una re­vis­ta, don­de ase­gu­ran que pa­de­ce de una en­fer­me­dad ve­né­rea por con­si­de­rar que es una te­rri­ble in­va­sión a su in­ti­mi­dad. A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, la ac­triz co­men­ta que le gus­ta man­te­ner­se al mar­gen de las no­tas y es­pe­cu­la­cio­nes so­bre su vi­da, pe­ro ase­gu­ra que lo que se afir­ma en di­cha pu­bli­ca­ción es fal­so, ri­dícu­lo y ofen­si­vo. Ya que só­lo bus­can lu­crar con su ima­gen, se sin­tió las­ti­ma­da y vul­ne­ra­da. En­tien­de que su tra­ba­jo es pú­bli­co, pe­ro co­mo mu­jer y ser hu­mano de­fien­de su dig­ni­dad y pi­de que no con­si­de­ren ese ti­po de no­ti­cias pa­ra ser di­fun­di­das. De igual mo­do, Ga­briel So­to acu­sa a los me­dios que bus­can di­fa­mar­lo, es­tá har­to de las ca­lum­nias y las men­ti­ras. Le mo­les­ta que di­gan que el pri­mo de una ami­ga es su fuen­te con­fia­ble y, ase­gu­ra, que abor­dar te­mas tan de­li­ca­dos tie­ne al­tas con­se­cuen­cias y, por su­pues­to, de­fien­de a su ex mu­jer y a sus hi­jas, lo cual ha­bla bien de Ga­briel, por­que aún cuan­do ya se fir­mó el di­vor­cio y ha te­ni­do di­fe­ren­cias con Ge­ral­di­ne, da la ca­ra por ella, por­que le in­tere­sa el bie­nes­tar de sus ne­nas.

Cu­rio­so co­mo vue­lan las no­ti­cias y to­dos nos fui­mos con la fin­ta de que ha­bían en­tra­do a ro­bar la ca­sa de Gaby Spa­nic. Re­sul­ta que no se tra­ta­ba de ella, sino de su her­ma­na Da­nie­la, tan­to que Gaby tu­vo que acla­rar que, por for­tu­na, no le ha­bía pa­sa­do na­da y cu­rio­sa­men­te no men­cio­nó que era ca­sa de su her­ma­na ge­me­la. Al pa­re­cer, nue­va­men­te es­tán dis­tan­cia­das. Por for­tu­na Ade­mar Nahum, ex es­po­so de Da­nie­la la si­gue apo­yan­do; le ayu­dó con lo ne­ce­sa­rio pa­ra in­ter­po­ner la de­nun­cia an­te las au­to­ri­da­des y pa­ra re­for­zar las me­di­das de se­gu­ri­dad. Tam­bién acla­ró que no se lle­va­ron na­da de va­lor, pues abrie­ron la ca­ja fuer­te don­de só­lo ha­bía do­cu­men­tos.

Bár­ba­ra Mo­ri es­tá de acuer­do con que su hi­jo Ser­gio Ma­yer Mo­ri re­gre­se a la mú­si­ca; en es­tos años ha vi­vi­do en me­dio de mu­chos es­cán­da­los. Al prin­ci­pio no es­ta­ba se­gu­ro de po­der se­guir una ca­rre­ra co­mo ac­tor y can­tan­te, pe­ro hoy es su de­ci­sión y ten­drá que con­cen­trar­se pa­ra lo­grar un lu­gar den­tro del mun­do del es­pec­tácu­lo; te­nien­do dos pa­dres fa­mo­sos las puer­tas se le abren fá­cil­men­te, pe­ro con ta­len­to de­be sus­ten­tar su per­ma­nen­cia den­tro del me­dio. Hay más..., pe­ro has­ta ahí les cuen­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.