HOY ESCRIBEN

24 Horas - El diario sin limites - - PORTADA - POR JO­SÉ UREÑA

La suer­te es­tá echa­da. La elec­ción del do­min­go mar­ca­rá el des­tino del PAN o cuan­to ha­yan de­ja­do de él las pug­nas, las pur­gas y las fac­cio­nes.”

La suer­te es­tá echa­da. La elec­ción del do­min­go pró­xi­mo mar­ca­rá el des­tino del PAN o cuan­to ha­yan de­ja­do de él las pug­nas, las pur­gas y las fac­cio­nes. El desas­tre, pues.

To­do mun­do veía a una or­ga­ni­za­ción de­bi­li­ta­da con Gus­ta­vo Ma­de­ro, pe­ro lo­gró so­bre­vi­vir al ter­cer lu­gar de 2012 y dar pe­lea en 2015, cuan­do ob­tu­vo 22% de las cu­ru­les en jue­go. No fue po­ca co­sa re­le­gar al PRD al ter­cer lu­gar (11% de las dipu­tacio­nes) y man­dar al cuar to pues­to a Mo­re­na con me­nos de nue­ve pun­tos. Pe­ro desa­tino su­yo fue he­re­dar la pre­si­den­cia azul a Ri­car­do Ana­ya, he­chu­ra su­ya y de dis­cur­so ab­sor­ben­te, pe­ro al fi­nal con am­bi­cio­nes des­me­di­das y po­lí­ti­ca po­la­ri­zan­te.

Ma­de­ro tu­vo la in­ge­nua ilu­sión de ser pos­tu­la­do por su he­re­de­ro co­mo coor­di­na­dor del PAN en la Cá­ma­ra, li­bre ope­ra­ción po­lí­ti­ca pa­ra po­si­cio­nar­se y can­di­da­to pre­si­den­cial en 2018.

En to­do se equi­vo­có y hoy el par­ti­do pa­ga la fac­tu­ra.

EL RE­TO DE ROM­PER CON ANA­YA

La am­bi­ción de Ri­car­do Ana­ya es­tá de fon­do en la vo­ta­ción do­mi­ni­cal.

Mu­chos ven en Mar­ko Cor­tés a su fa­vo­ri­to, pe­ro en la frac­tu­ra no es po­si­ble per­ci­bir la pre­sen­cia de cua­dros con pe­so ma­yor pa­ra en­ca­be­zar cam­bios efec­ti­vos pa­ra con­ver­tir al PAN en opo­si­ción dig­na.

No lo es su con­trin­can­te Ma­nuel Gó­mez Mo­rín, sin ma­yor pre­sen­cia que su ape­lli­do –nie­to del fun­da­dor- e in­ca­paz de con­ven­cer a los apro­xi­ma­da­men­te 270 mil mi­li­tan­tes con de­re­cho a vo­to.

Pa­ra su des­gra­cia, la in­men­sa ma­yo­ría de los di­ri­gen­tes de co­mi­tés mu­ni­ci­pa­les, dis­tri­ta­les y es­ta­ta­les es­tán iden­ti­fi­ca­dos con

Cor­tés y le han pro­me­ti­do leal­tad.

Con el con­trol del apa­ra­to, es po­si­ble dar un pro­nós­ti­co:

Si el do­min­go es bueno pa­ra el mi­choa­cano, ga­na­rá con una pro­por­ción de 5 a 1, equi­va­len­te a una pro­por­ción de 80/20.

Y si es ma­lo, de 70/30.

En su triun­fo Mar­ko Cor­tés re­ci­bi­rá re­tos im­po­si­bles de elu­dir.

El pri­me­ro se­rá dis­tan­ciar­se, en dis­cur­so y pro­ce­der, de Ri­car­do Ana­ya por sa­lud pro­pia, éxi­to su­yo y fu­tu­ro del PAN.

Pa­ra mu­chos un pa­rri­ci­dio –“es mi ami­go y mi com­pa­ñe­ro, pe­ro ten­go his­to­ria y mé­ri­tos pro­pios”, me di­jo Cor­tés cuan­do de­ci­dió com­pe­tir- si­mi­lar al de Ri­car­do Ana­ya con

Gus­ta­vo Ma­de­ro.

Y el se­gun­do se­rá ten­der puen­tes con to­dos los pa­nis­tas, so­bre to­do los cal­de­ro­nis­tas, pa­ra fre­nar la diáspora y en­ca­be­zar a una po­si­ción “del au­to­ri­ta­ris­mo que vie­ne”, se­gún sus pro­pios tér­mi­nos.

Adi­cio­nal se­rá si ar­ma un fren­te opo­si­tor, co­mo es su de­seo, a fin de ga­ran­ti­zar un equi­li­brio po­lí­ti­co pa­ra be­ne­fi­cio de la re­pú­bli­ca.

Da­tos cla­ves pa­ra el país, ne­ce­si­ta­do de una de­re­cha só­li­da, ver­te­bra­da y con pro­yec­to ideo­ló­gi­co.

DE SER PRE­SI­DEN­CIAL A MAES­TRO

1.- Mien­tras el PAN re­co­ge sus ca­cha­rros, el ex can­di­da­to pre­si­den­cial Ri­car­do Ana­ya se pre­pa­ra pa­ra ser ca­te­drá­ti­co. ¿Dón­de?

Pues en Es­ta­dos Uni­dos –no en Atlan­ta, don­de fue lo­ca­li­za­da su fa­mi­lia cuan­do él ha­bla­ba de na­cio­na­lis­mo-, el país de su in­te­rés. Y 2.- Es­te vier­nes es de­ci­si­vo pa­ra el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

De­be­rá ele­gir a quien lo con­du­ci­rá en los pró­xi­mos años y, tras gol­pes ba­jos, ar­gu­cias y cam­pa­ña ne­gra, los con­ten­dien­tes pro­me­ten ci­vi­li­dad.

Us­ted co­no­ce a los con­ten­dien­tes: Rosalba Gue­rre­ro, Ce­lia Ma­rín, Ma­nuel Díaz In­fan­te, Ra­fael Gue­rra y Ál­va­ro Au­gus­to Pé­rez. ¡Jue­go lim­pio, se­ño­res!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.