El cam­bio en España

24 Horas - El diario sin limites - - MUNDO - AL­BER­TO PE­LÁEZ al­ber­to.pe­laez­mon­te­[email protected] // @pe­lae­z_al­ber­to Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas son in­de­pen­dien­tes y no re­fle­jan ne­ce­sa­ria­men­te el pun­to de vis­ta de 24 HO­RAS.

Las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma de An­da­lu­cía, ce­le­bra­das el do­min­go pa­sa­do, fue­ron más re­le­van­tes de lo que pen­sa­ban los pro­pios ciu­da­da­nos an­da­lu­ces. No fue­ron unas vo­ta­cio­nes au­tó­no­mas al uso; no. Se tra­ta­ron de unos co­mi­cios que se le­ye­ron en cla­ve na­cio­nal, un ter­mó­me­tro de lo que po­dría su­ce­der en el res­to del Es­ta­do es­pa­ñol cuan­do se ce­le­bren las ge­ne­ra­les que, con to­da pro­ba­bi­li­dad, se ade­lan­ta­rán a mar­zo o ma­yo del pró­xi­mo año.

Los an­da­lu­ces han cas­ti­ga­do al Par­ti­do So­cia­lis­ta y al con­ser­va­dor Par­ti­do Po­pu­lar. Am­bos han per­di­do un río de vo­tos y diputados.

Po­de­mos, la fuer­za de ex­tre­ma iz­quier­da de Pa­blo Igle­sias, tam­po­co ha ob­te­ni­do bue­nos re­sul­ta­dos. Ha si­do un vo­to de cas­ti­go a la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, a las fuer­zas po­lí­ti­cas he­ge­mó­ni­cas. Se tra­tó de un cas­ti­go a los “vi­cios” que ge­ne­ra un par­ti­do en el po­der du­ran­te 36 años inin­te­rrum­pi­dos. Por­que el Par­ti­do So­cia­lis­ta ha es­ta­do en el po­der en An­da­lu­cía na­da me­nos que 36 años. Eso for­ma par­te de la im­per­fec­ción de la de­mo­cra­cia. No de­be­ría per­mi­tir­se que un ins­ti­tu­to po­lí­ti­co es­tu­vie­ra en el po­der tan­to tiem­po. No de­be­ría per­mi­tir­se por­que el “quis­te” en el po­der desem­bo­ca en ami­guis­mos, ma­los ma­ne­jos y co­rrup­ción.

Pe­ro tam­bién se tra­tó de un vo­to de cas­ti­go al sis­te­ma de par­ti­dos tra­di­cio­na­les. La ciu­da­da­nía es­tá más que can­sa­da de la re­par­ti­ción del po­der en las mis­mas fuer­zas po­lí­ti­cas. Ge­ne­ra los mis­mos vi­cios que la he­ge­mo­nía del po­der de un so­lo par­ti­do du­ran­te tan­tos años. El des­em­pleo, una in­fla­ción ele­va­da, los des­ajus­tes ma­cro­eco­nó­mi­cos son, en par­te, con­se­cuen­cia de esos “ma­ne­jos” po­lí­ti­cos mal en­ten­di­dos.

Ciu­da­da­nos, la fuer­za po­lí­ti­ca del jo­ven Al­bert Ri­ve­ra, ha cre­ci­do ex­po­nen­cial­men­te, aun­que la sor­pre­sa la ha da­do VOX, un par­ti­do jo­ven, de ex­tre­ma de­re­cha. VOX ha irrum­pi­do en el Par­la­men­to andaluz con, na­da me­nos, 12 es­ca­ños.

¿Qué ha ocu­rri­do pa­ra que una fuer­za de ex­tre­ma de­re­cha ha­ya en­tra­do con tan­ta fuer­za en el rue­do po­lí­ti­co? Es un men­sa­je cla­ro del enal­te­ci­mien­to de los va­lo­res de siem­pre, un dis­cur­so du­ro en con­tra de la in­mi­gra­ción. En An­da­lu­cía, don­de el des­em­pleo es el cáncer de la so­cie­dad, ese men­sa­je ca­la, y ca­la mu­cho.

Si es­tos re­sul­ta­dos los ex­tra­po­la­mos a ni­vel na­cio­nal, de ca­ra a los co­mi­cios del pró­xi­mo año, ten­dre­mos una ecua­ción don­de las fuer­zas tra­di­cio­na­les se de­san­gra­rán en un río de vo­tos y diputados. Emi­gra­rán ha­cia la ex­tre­ma de­re­cha de VOX.

Ha­brá que te­ner cui­da­do con el as­cen­so me­teó­ri­co de la ex­tre­ma de­re­cha. En par­te era nor­mal que ocu­rrie­ra. Los po­lí­ti­cos de siem­pre se lo han bus­ca­do ellos so­los.

LEE MÁS CO­LUM­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.