Al­fre­do Ada­me no de­ja­rá de pe­lear...

24 Horas - El diario sin limites - - VIDA - Ana Ma­ría Al­va­ra­do @anamaal­va­ra­do Escanea y lee és­te y otros tex­tos de la co­lum­nis­ta www.24-ho­ras.mx

Al­fre­do Ada­me no se va a de­te­ner, ya pu­so cin­co de­nun­cias ci­vi­les y pe­na­les en con­tra de su ex Su­san Quin­ta­na y se­ña­la que en cua­tro de cin­co ca­sos ella po­dría aca­bar en la cár­cel. Pe­ro tam­bién pu­so otra de­nun­cia, por­que fue tes­ti­go de co­mo Su­san aban­do­na­ba a su hi­ja que pa­de­ce As­per­ger, ya que cuan­do se iba con él de fin de se­ma­na la jo­ven se que­da­ba so­la y le de­ja­ba piz­zas en el re­fri­ge­ra­dor pa­ra que co­mie­ra, por ello te­me por su bie­nes­tar, por­que además al­guien cer­cano le con­fe­só que Su­san me­te di­fe­ren­tes hom­bres y un día po­drían vio­lar­la, por eso es­tá dis­pues­to a lle­gar has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias, ya que co­mo ser hu­mano nun­ca per­mi­ti­rá que mal­tra­ten a al­guien, así no sea de su in­cum­ben­cia.

Al­fre­do ase­gu­ra que tie­ne 85 au­dios que le man­da­ron di­ver­sas per­so­nas, don­de Su­san es­ta­ba pla­nean­do ha­cer­le al­go, no sa­be si se­cues­tro o ex­tor­sión, pe­ro iba por al­go ma­yor.

Dio a co­no­cer que di­cha mu­jer, pa­ra po­der dor­mir to­ma­ba dos te­qui­las y una pas­ti­lla, la ca­li­fi­ca co­mo una psi­có­pa­ta, que no es­tá bien emo­cio­nal­men­te ha­blan­do.

El ac­tor re­co­no­ce que su error fue ha­ber­la co­no­ci­do a tra­vés de re­des so­cia­les y de ma­ne­ra in­me­dia­ta la lle­vó a vi­vir a su ca­sa y le pre­sen­tó a su fa­mi­lia. Al­fre­do no se me­te con na­die e in­ten­tó ce­rrar bien el ci­clo, acu­dió a 9 pro­gra­mas y habló bien de la da­ma, lo que ya no le pa­re­ció fue cuan­do Su­san habló pes­tes de él en TV­no­tas y en­ton­ces em­pe­zó la pe­lea.

El ac­tor ase­gu­ra que no se de­ten­drá has­ta de­mos­trar que es una arri­bis­ta, cal­cu­la­do­ra y con ma­las in­ten­cio­nes. Al­fre­do no hu­bie­ra he­cho na­da, si ella se hu­bie­ra re­ti­ra­do en si­len­cio, pe­ro si de­ci­dió ata­car­lo, que se aten­ga a las con­se­cuen­cias.

Pe­ro les cuen­to que Gustavo Adol­fo In­fan­te y una ser­vi­do­ra es­tá­ba­mos en una en­tre­vis­ta con Al­fre­do Ada­me en el pro­gra­ma Sa­le el Sol de IMAGENTV y de pron­to Su­san pi­dió en­trar al aire pa­ra gri­tar­le al ac­tor que es un men­ti­ro­so, que se sien­te Dios y que si pien­sa que nin­gu­na mu­jer le di­rá en su ca­ra la ver­dad es­tá equi­vo­ca­do, es un mi­só­gino que mal­tra­ta a las mu­je­res. Su­san di­ce es­tar de­ses­pe­ra­da por­que el ac­tor la ata­ca con­ti­nua­men­te y la ame­na­zó con des­truir su vi­da, y lo es­tá lo­gran­do, por­que la ha des­pres­ti­gia­do y pu­so una se­rie de de­man­das que ten­drá que aten­der. Una y otra vez le di­jo MEN­TI­RO­SO. No en­tien­de por qué no la de­ja en paz, y le pide que sim­ple­men­te si­ga con su vi­da y la ol­vi­de. Mien­tras vi­vie­ron jun­tos, lo aten­dió, le dio de co­mer y le da­ba sus pas­ti­llas pa­ra la pre­sión; en­ton­ces Ada­me ase­gu­ró que le dio pas­ti­llas pa­ra dor­mir con el fin de po­der re­vi­sar su ca­sa y en una oca­sión has­ta to­mó un di­ne­ro que no le co­rres­pon­día.

In­ten­té que hi­cie­ran las pa­ces, pe­ro Ada­me ya no echa­rá marcha atrás, pa­se lo que pa­se, por­que ase­gu­ra que só­lo odia a las mu­je­res que son ma­las y le ha­cen da­ño a los de­más. No te­me que su ca­rre­ra se vea afec­ta­da por los es­cán­da­los, por­que só­lo se es­tá de­fen­dien­do de los ata­ques de Su­san, por­que además no le im­por­ta la opi­nión de ter­ce­ras per­so­nas en un asun­to que só­lo le com­pe­te a él. Así que to­do es­te asun­to tar­da­rá en re­sol­ver­se por­que ya se en­cuen­tra en los juz­ga­dos. Hay más..., pe­ro has­ta ahí les cuen­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.