PSV: no­ble­za y gra­ti­tud

24 Horas - El diario sin limites - - DXT - AL­BER­TO LATI @al­ber­to­la­ti

Vis­to en frío, un equi­po po­dría pen­sar que na­da de­be a quie­nes en el pa­sa­do ahí ju­ga­ron. Fi­nal­men­te, se les pa­gó pun­tual lo que en un con­tra­to se ha­bía es­ti­pu­la­do, que tra­tán­do­se del fut­bol sue­le ser mu­cho más que lo que el co­mún de la gen­te sue­ña con co­brar en otros ám­bi­tos.

Sien­do ex­tre­mos, in­clu­so no fal­ta el club con­ven­ci­do de que la deu­da es a la in­ver­sa: to­do lo que se dio al fut­bo­lis­ta, la opor­tu­ni­dad brin­da­da, el es­ca­pa­ra­te, el ac­ce­so a tí­tu­los y un in­ter­mi­na­ble et­cé­te­ra.

Lue­go te­ne­mos a los que en­tien­den que es­to no se tra­ta de fi­gu­ras nu­mé­ri­cas, ni de al­go­rit­mos o fór­mu­las, ni de re­vi­sio­nes en li­bros con­ta­bles (¿cuán­to cos­tó ca­da gol?, ¿y cuán­to ca­da ba­rri­da?, ¿y cuán­to ca­da mi­nu­to en la can­cha?), sino de amor…, y us­ted sa­brá có­mo le va a la pa­re­ja que vi­ve con­tras­tan­do en una pa­to­ló­gi­ca ba­lan­za lo da­do con lo re­ci­bi­do.

El PSV Eind­ho­ven, pro­pie­dad de una mul­ti­na­cio­nal co­mo lo es la Phi­lips –de he­cho, las si­glas son por Phi­lips Sports Ve­re­ni­ging: Unión De­por­ti­va de la Phi­lips–, se re­la­cio­na des­de el co­ra­zón tan­to con sus se­gui­do­res co­mo con sus ju­ga­do­res.

Cuan­do tan en bo­ga es­tá tra­tar a los afi­cio­na­dos co­mo me­ros con­su­mi­do­res y a los ju­ga­do­res co­mo sim­ples em­plea­dos, es­ta en­ti­dad es el más an­ces­tral ejem­plo de có­mo llevar un equi­po que per­te­ne­ce a tan re­le­van­te mar­ca.

Un víncu­lo pa­sio­nal, col­ma­do de gra­ti­tud, co­mo el que pu­di­mos ver cuan­do An­drés Guar­da­do fue ins­ta­do por las gra­das a que­dar­se en esa ins­ti­tu­ción: “¡Nues­tra águi­la me­xi­ca­na tie­ne que es­tar en el PSV! ¡Nues­tra ca­sa es tu ca­sa, An­drés!”. Víncu­lo que aho­ra lle­ga has­ta Car­los Sal­ci­do y Ma­za Ro­drí­guez, en su mo­men­to de­fen­so­res del con­jun­to boe­ren.

Nom­brar­los em­ba­ja­do­res e in­vi­tar­los a un ho­me­na­je, no es un acto de jus­ti­cia, sino de mo­da­les y va­lo­res. Lo jus­to fue pa­gar­les. Lo va­le­ro­so es re­tri­buir­les, aun des­pués de unos años, de esa for­ma.

Al mis­mo tiem­po con­tri­bu­ye a man­te­ner con tal po­si­cio­na­mien­to la mar­ca PSV Eind­ho­ven en Mé­xi­co. Ha­bla­mos del uni­for­me que más tri­co­lo­res han ves­ti­do en Eu­ro­pa –Sal­ci­do, Ma­za, Guar­da­do, Héc­tor Mo­reno, Hir­ving Lo­zano, Erick Gu­tié­rrez–, lo que abre las puer­tas pa­ra que mu­chos más lo ha­gan.

Vien­do el tra­to que to­dos ellos han re­ci­bi­do, es de es­pe­rar­se que el hoy as­pi­ran­te a emi­grar prio­ri­ce co­mo po­si­bi­li­dad el ir a Eind­ho­ven. Sa­be­do­res de que ahí se les res­pe­ta­rá y va­lo­ra­rá, cons­cien­tes de que la re­la­ción no que­da­rá re­le­ga­da a lo ma­te­rial.

Jus­to por­que nin­gu­na obli­ga­ción tie­ne el PSV de se­me­jan­tes ges­tos, es por­que lu­ce tan no­ble. Apren­da­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.