EL ÚL­TI­MO TAN­GO EN MA­DRID

Ri­ver Pla­te y Bo­ca Ju­niors de­fi­ni­rán el Su­per­clá­si­co pam­pe­ro más im­por­tan­te de la his­to­ria, ro­dea­dos de es­pec­ta­do­res de to­do el mun­do

24 Horas - El diario sin limites - - DXT -

Des­pués de la in­fi­ni­dad de es­ce­na­rios que se es­pe­cu­la­ron pa­ra la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res en­tre Ri­ver Pla­te y Bo­ca Ju­niors, to­do es­tá pre­pa­ra­do pa­ra que el do­min­go en el San­tia­go Ber­na­béu se jue­gue el par­ti­do que arro­ja­rá al cam­peón de Amé­ri­ca.

Pe­se a las mu­chas pro­tes­tas que se sus­ci­ta­ron cuan­do se dio a co­no­cer que la ca­pi­tal es­pa­ño­la se­ría el lu­gar don­de se co­ro­na­ría el mo­nar­ca del nue­vo con­ti­nen­te, to­dos ca­ta­ron la de­ci­sión. Con ale­gría o a re­ga­ña­dien­tes, se lle­gó a la con­clu­sión de que era lo me­jor, pues en Ar­gen­ti­na no es­ta­ban ga­ran­ti­za­das las me­di­das de se­gu­ri­dad­pa­ra ju­ga­do­res y afi­cio­na­dos.

De pri­me­ra ins­tan­cia, Bo­ca en voz de su pre­si­den­te An­ge­li­ci, no te­nían in­ten­ción de via­jar a Ma­drid y con­ti­nua­rían con la pe­lea so­bre el es­cri­to­rio. Sin em­bar­go, Con­me­bol des­es­ti­mó la ape­la­ción del con­jun­to xe­nei­ze so­bre los ata­ques que re­ci­bie­ron sus ju­ga­do­res pre­vio al par­ti­do de vuel­ta en el es­ta­dio Mo- nu­men­tal, y acep­ta­ron dar la lu­cha en el cam­po, por lo que fue­ron los pri­me­ros en via­jar a España.

Si bien los pro­ta­go­nis­tas tam­po­co es­tán sa­tis­fe­chos con cru­zar el char­co, pe­ro sa­ben que es un com­pro­mi­so que de­ben hon­rar. El defensa mi­llo­na­rio, Jo na­ta­nMai dan a, ase­gu­ró que am­bos equi­pos se en­cuen­tran muy pa­re­jos. “Fue un epi­so­dio des­agra­da­ble y oja­lá no hu­bie­ra pa­sa­do, por lo que es­te nue­vo par­ti­do cam­bia el no po­der­se de­fi­nir con nues­tro pú­bli­co, pe­ro se dio de es­ta ma­ne­ra y nos en­fo­ca­mos en lo que se vie­ne. Es­ta­mos en igual­dad de con­di­cio­nes, los dos es­ta­mos muy bien. Es una lin­da fi­nal. Oja­lá po­da­mos dis­fru­tar de es­te mo­men­to a pe­sar de lo que pa­só. So­mos unos pri­vi­le­gia­dos y hay que dis­fru­tar­lo”, di­jo.

La fie­bre por ser tes­ti­go del par­ti­do que en­lo­que­ce a la Ar­gen­ti­na en sue­lo his­pano se ha convertido en te­ma del mun­do del ba­lom­pié, tan­to que ju­ga­do­res y afi­cio­na­dos de di­ver­sas la­ti­tu­des del pla­ne­ta han via­ja­do has­ta Ma­drid pa­ra sen­tir de pri­me­ra mano el am­bien­te que las hin­cha­das bo­nae­ren­ses po­nen en es­tos en­cuen­tros y cau­ti­van a to­dos los ex­tran­je­ros.

Por una no­che, el San­tia­go Ber­na­béu­se di­vi­dir áconl os co­lo­res de Bo­ca

y Ri­ver, y sus ins­ta­la­cio­nes re­tum­ba­rán con los áni­mos y gri­tos que no ce­de­rán en nin­gún mo­men­to pa­ra alen­tar ca­da hin­cha­da a su equi­po, más que su equi­po, a su amor de to­da una vi­da, y de pa­so, ¿por qué no?, hun­dir al acé­rri­mo ri­val.

PUES­TA A PUN­TO. Ju­ga­do­res de Bo­ca Ju­niors y de Ri­ver Pla­te tu­vie­ron su pri­mer en­tre­na­mien­to en don­de les asig­na­ron, y ya es­tán lis­tos pa­ra el par­ti­do más im­por­tan­te de sus ca­rre­ras. El am­bien­te al in­te­rior de am­bos con­jun­tos fue de mu­cha cor­dia­li­dad y con­ta­ron con apo­yo de sus fans.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.