Go­ber­nar la Ciu­dad de Mé­xi­co

24 Horas - El diario sin limites - - MÉXICO - JU­LIO PATÁN @pa­to­ju­lian

Soy de los que vie­ron el cam­bio de po­de­res en el Zó­ca­lo con mu­cha preo­cu­pa­ción. No me gus­tó la galería de ti­ra­nue­los, ni la idea de con­ver­tir al Es­ta­do en mo­tor de la eco­no­mía, ni el Pre­si­den­te en pie de gue­rra y de ro­di­llas en una ce­re­mo­nia de lim­pia, por muy “pue­blo ori­gi­na­rio” que sea su ori­gen. Asi­mis­mo, la aper­tu­ra de Los Pi­nos me pa­re­ció una bra­vu­co­na­da sim­bó­li­ca y una fri­vo­li­dad, leer el tuit de con­ver­so de Muñoz Le­do fue tris­tí­si­mo y la ra­di­ca­li­za­ción del en­to­ura­ge obra­do­ris­ta, no ya de Yeidc­kol, que ha per­di­do cual­quier tem­pe­ran­cia, sino de mu­chos per­so­na­jes mo­de­ra­dos que han ab­ju­ra­do de cual­quier pro­pen­sión crí­ti­ca, es un mal sín­to­ma. Es­toy, pues, pe­si­mis­ta. Es­pe­ro de ve­ras equi­vo­car­me.

¿Y la Ciu­dad de Mé­xi­co? Hay una es­pe­ran­za no in­fun­da­da en que en es­tos ve­cin­da­rios las co­sas fun­cio­nen mu­cho me­jor, y so­bre to­do con me­nos in­tem­pe­ran­cia que en el ám­bi­to fe­de­ral. Hay señales in­quie­tan­tes: la vo­ca­ción to­doa­bar­ca­do­ra del Pre­si­den­te, que per­fec­ta­men­te po­dría in­cluir a la ca­pi­tal y de la que a Claudia Shein­baum le cos­ta­ría mu­cho eman­ci­par­se, y de­ta­lles co­mo po­ner ba­jo ame­na­za el Gran Pre­mio, in­quie­tan­te no só­lo por lo que im­pli­ca pa­ra la eco­no­mía ca­pi­ta­li­na, sino por la idea de Go­bierno que pa­re­ce im­pli­car: esa con­de­na a la pros­pe­ri­dad, esa idea de que “los po­bres” me­re­cen ac­ce­so gra­tui­to al espectáculo por el he­cho de ser­lo, tan cues­tio­na­ble en tan­tos pla­nos: tan, per­dón, po­pu­lis­ta. Pe­ro Shein­baum ha mon­ta­do un ga­bi­ne­te bá­si­ca­men­te no só­lo li­bre de per­so­na­jes dis­cu­ti­bles co­mo Bartlett, Yeidc­kol o Be­ja­rano, sino con­for­ma­do por per­so­nas que en ge­ne­ral tie­nen cre­den­cia­les pa­ra desem­pe­ñar sus pues­tos –no hay in­ge­nie­ros agró­no­mos en­car­ga­dos de ae­ro­puer­tos–, al­gu­nas irre­pro­cha­bles, co­mo Ro­sau­ra Ruiz, y que atenderá asun­tos in­com­pren­si­ble­men­te aban­do­na­dos, co­mo la mo­vi­li­dad, con la pro­me­sa de in­ver­sión en trans­por­te pú­bli­co, la di­gi­ta­li­za­ción, tan ne­ce­sa­ria, y la se­gu­ri­dad, he­cha pe­da­zos en la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior.

Más allá de la efi­ca­cia y la sen­sa­tez, lo que es­pe­ra­mos que do­mi­ne en la ad­mi­nis­tra­ción por ve­nir es el es­pí­ri­tu de­mo­crá­ti­co y has­ta li­ber­ta­rio que ha do­mi­na­do en es­ta ciu­dad des­de ha­ce al me­nos 20 años, y que mu­chos vi­mos en pe­li­gro, en el país, el 1 de di­ciem­bre. Un es­pí­ri­tu que sin du­da ha dis­tin­gui­do las ca­rre­ras de mu­chos miem­bros del nue­vo Go­bierno. Oja­lá, por los chi­lan­gos y por el país com­ple­to, que lo hon­ren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.