Ho­yos en la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral y cri­sis sin res­pues­ta

24 Horas - El diario sin limites - - MÉXICO - JO­SÉ UREÑA jo­seu­re­[email protected]

La ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral tie­ne mu­chos ho­yos. Hue­cos en los cua­les se fu­gan las es­pe­ran­zas de efi­cien­cia de los 30 mi­llo­nes­de elec­to­res, de ac­cio­nes de­fi­ni­to­rias so­bre el nue­vo fu­tu­ro, de res­pues­ta in­me­dia­ta an­te cri­sis. Si­tua­cio­nes nor­ma­les en ló­gi­ca fun­da­men­tal, si se con­si­de­ra el cam­bio al cual apun­ta el Go­bierno por ins­truc­cio­nes muy per­so­na­lí­si­mas de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Pe­ro en mu­chas se­cre­ta­rías de Es­ta­do, or­ga­nis­mos des­cen­tra­li­za­dos y or­ga­nis­mos con au­to­no­mía no sa­ben cuál ca­mino se­guir y, pas­ma­dos, es­pe­ran ins­truc­cio­nes su­pe­rio­res. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les es en­ten­di­ble. Ape­nas tran­si­ta la nue­va Ley Or­gá­ni­ca de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral, y no con éxi­to en­tre mu­chos fun­cio­na­rios en­car­ga­dos de las nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des, aun­que con me­nor in­gre­so.

En mu­chas de­pen­den­cias no en­tien­den cuál se­rá el re­sul­ta­do es­pe­cí­fi­co de la nue­va nor­ma so­bre sus propias res­pon­sa­bi­li­da­des, y por ello los ti­tu­la­res es­tán inac­ti­vos.

NI LE­YES NI OR­DE­NA­MIEN­TOS

Hay un tras­fon­do le­gal en es­ta si­tua­ción de ano­ma­lías.

En sus ini­cios, to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes fe­de­ra­les in­ten­tan im­po­ner su se­llo, y pa­ra ello mo­di­fi­can los nom­bres de las se­cre­ta­rías de Es­ta­do, aun­que no cam­bien las fun­cio­nes.

Da lo mis­mo si se lla­ma Se­cre­ta­ría de la Re­for­ma Agra­ria (SRA) o Se­cre­ta­ría de De­sa­rro­llo Agro­pe­cua­rio, Te­rri­to­rial y Ur­bano (Se­da­tu), pues al ca­bo no hay or­den ni en el cam­po ni en la ciu­dad.

Hoy no es la ex­cep­ción, so­bre to­do cuan­do se pre­ten­de re­gre­sar la his­to­ria na­cio­nal me­dio si­glo.

Pe­ro fal­tan mu­chos or­de­na­mien­tos.

Ve us­ted que a la Ley Or­gá­ni­ca de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral de­ben se­guir mu­chos or­de­na­mien­tos y ca­si la to­ta­li­dad de las de­pen­den­cias ca­re­cen de ellos y has­ta de ti­tu­la­res.

Lo si­guien­te es ar­mo­ni­zar esa Ley Or­gá­ni­ca Ge­ne­ral con ca­da Ley Or­gá­ni­ca -¡va­ya pleo­nas­mo !de se­cre­ta­rías de Es­ta­do, or­ga­nis­mos des­cen­tra­li­za­dos y or­ga­nis­mos au­tó­no­mos.

Y des­pués de ellos, los li­nea­mien­tos pa­ra ca­da uno de ellos.

Y a con­ti­nua­ción, la or­ga­ni­za­ción in­ter­na de re­cur­sos ma­te­ria­les y hu­ma­nos pa­ra po­der ope­rar con­for­me las nue­vas dis­po­si­cio­nes de la pom­po­sa­men­te lla­ma­da cuar­ta ad­mi­nis­tra­ción.

Pe­ro hoy no hay ni re­gla­men­tos in­ter­nos ni li­nea­mien­tos.

¿Quién de­bie­ra vi­gi­lar­los?

Pues la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca (SFP), de Ir­ma Erén­di­ra San­do­val.

Ya ven­ció el pla­zo le­gal pa­ra dis­po­ner de to­das esas nor­mas, pe­ro na­die asu­me res­pon­sa­bi­li­da­des y en con­se­cuen­cia se­gui­mos con un Go­bierno in­com­ple­to en mu­chos ca­sos y omi­so en otros.

LA DESPROTECCIÓN DE NI­ÑOS

1. El trán­si­to del se­xe­nio de­jó otro va­cío. La ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior pre­pa­ra­ba or­de­na­mien­tos a los me­dios in­for­ma­ti­vos –pe­rió­di­cos, ra­dio, te­le­vi­sión, re­des so­cia­les- pa­ra exi­gir res­pe­to a la iden­ti­dad de los ni­ños.

Se tra­ta­ba, de acuer­do al pro­yec­to, de cum­plir dis­po­si­cio­nes le­ga­les pa­ra evi­tar la di­fu­sión de la iden­ti­dad de me­no­res en ca­so de de­li­tos, de vio­la­cio­nes o de si­tua­cio­nes anó­ma­las.

Pe­ro aho­ra el ca­so vuel­ve a su ori­gen, y quién sa­be cuán­do se ten­ga el man­da­to le­gal de­fi­ni­ti­vo.

2. Tras el cri­men múltiple del fin de se­ma­na en Pla­ya del Car­men se han acen­tua­do las di­fe­ren­cias en­tre las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y es­ta­ta­les.

Las mu­ni­ci­pa­les ad­vier­ten en el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca del es­ta­do, Al­ber­to Ca­pe­lla, de pre­ten­der im­po­ner con­di­cio­nes a al­cal­des y mu­ni­ci­pios si no le son afi­nes.

Un asun­to pa­ra atraer la aten­ción del go­ber­na­dor Car­los Joa­quín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.