De ser tor­tu­ga a ser lie­bre

24 Horas - El diario sin limites - - MUNDO - AL­BER­TO PE­LÁEZ al­ber­to.pe­laez­mon­te­[email protected] // @pe­lae­z_al­ber­to

San­tia­go Abas­cal tie­ne ca­ra de ti­po du­ro. Es un hom­bre for­ni­do de an­chas es­pal­das y bar­ba ce­rra­da. Ca­mi­na pi­san­do fuer­te co­mo sa­bién­do­se se­gu­ro de sí mis­mo, que­rien­do im­po­ner de­ma­sia­do res­pe­to. San­tia­go Abas­cal es el lí­der de VOX, el par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha que ha sur­gi­do de las ce­ni­zas en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de An­da­lu­cía.

Es­ta fuer­za po­lí­ti­ca ha pa­sa­do del des­co­no­ci­mien­to más ab­so­lu­to al es­tre­lla­to, de ser tor­tu­ga a ser lie­bre. No te­nía nin­gún pe­so has­ta que el res­to de las fuer­zas po­lí­ti­cas con sus erro­res le han au­pa­do a con­ver­tir­se en un par­ti­do po­lí­ti­co que pe­sa en la are­na pú­bli­ca es­pa­ño­la.

Si en las elec­cio­nes de An­da­lu­cía se ha con­ver­ti­do en el ins­ti­tu­to po­lí­ti­co que le ha da­do la lla­ve de la go­ber­na­bi­li­dad al Par­ti­do Po­pu­lar, hay que pen­sar en él co­mo una fuer­za po­lí­ti­ca im­por­tan­te de ca­ra a los co­mi­cios ge­ne­ra­les de es­te año o el pró­xi­mo.

En las pró­xi­mas vo­ta­cio­nes po­dría­mos te­ner re­pre­sen­tan­tes par­la­men­ta­rios de la ex­tre­ma de­re­cha. Y no hay que lle­var­se las ma­nos a la ca­be­za, no. La fal­ta de sen­si­bi­li­dad de los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les, el he­cho de que los po­lí­ti­cos mi­ren ha­cia sus om­bli­gos y no ha­cia los ciu­da­da­nos, el fo­men­to de la de­sigual­dad so­cial, la crea­ción de em­pleos su­ma­men­te precarios, to­do ello ha con­tri­bui­do a que la opi­nión pú­bli­ca es­pa­ño­la des­pre­cie ca­da vez más a los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les y pon­ga su vis­ta en mo­de­los que gi­ran ha­cia los ex­tre­mos, ha­cia po­pu­lis­mos que tam­po­co re­suel­ven na­da, pe­ro que son más efec­ti­vos, al me­nos en los men­sa­jes.

Es­te fe­nó­meno que ha ocu­rri­do en Es­pa­ña, don­de la po­lí­ti­ca se ale­ja ca­da vez más ha­cia los po­los, es­tá ocu­rrien­do en gran par­te de Eu­ro­pa. La ciu­da­da­nía del Vie­jo Con­ti­nen­te es­tá can­sa­da de los mis­mos vi­cios, del tejemaneje de las cla­ses do­mi­nan­tes. Por eso es ló­gi­co que ha­ya na­ci­do en Fran­cia el mo­vi­mien­to de los “cha­le­cos ama­ri­llos”, don­de la pro­pia ciu­da­da­nía exi­ge, con ac­tos vio­len­tos, a las au­to­ri­da­des que cui­den más de los ciu­da­da­nos y se preo­cu­pen me­nos en ver có­mo si­guen ro­ban­do.

Fran­cia, Aus­tria, Ho­lan­da, Ita­lia y par­te de los paí­ses nór­di­cos son se­mi­lle­ros de vo­tos ha­cia las po­si­cio­nes más ex­tre­mas. Ha­bla­mos de los paí­ses más desa­rro­lla­dos y re­le­van­tes de to­da Eu­ro­pa. Si son tan­tos ciu­da­da­nos los que bus­can po­si­cio­nes ex­tre­mas, ha­bría que pre­gun­tar­se qué es­tán ha­cien­do los po­lí­ti­cos tan mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.