Ma­ria­na Gar­za apo­ya a su ex es­po­so Pa­blo Pe­rro­ni

24 Horas - El diario sin limites - - VIDA + - Ana Ma­ría Al­va­ra­do @anamaal­va­ra­do

En el mun­do va­mos avan­zan­do y, de pron­to, re­tro­ce­de­mos un mi­le­nio. Siem­pre es­cu­cha­mos el con­cep­to de: YO SOY OPEN MINDED que, se su­po­ne, da pa­so a acep­tar las pre­fe­ren­cias se­xua­les de los de­más en un lu­gar don­de no de­beNo ría­mos juz­gar ni cri­ti­car a los que vi­ven la se­xua­li­dad a su an­to­jo; pe­ro si­gue sien­do no­ti­cia cuan­do al­gún fa­mo­so que no ha di­cho abier­ta­men­te que es gay, bi­se­xual, les­bia­na o trans­gé­ne­ro de pron­to es bal­co­nea­do por una re­vis­ta o al­gún me­dio y mu­chos se so­pren­den. creo que de­ba­mos pre­sen­tar­nos y, al mis­mo tiem­po, ex­pli­car si nos gus­ta acos­tar­nos con hom­bres, mu­je­res o con to­dos, eso es par­te de la pri­va­ci­dad de ca­da ser hu­mano, mien­tras ellos es­tén de acuer­do y no las­ti­men a na­die, a los de­más no de­be­ría de im­por­tar­nos.

Es­ta se­ma­na apa­re­ció en una re­vis­ta que Pa­blo Pe­rro­ni ter­mi­nó su ma­tri­mo­nio con Ma­ria­na Gar­za por­que le era in­fiel con otros hom­bres y em­pe­zó el es­cán­da­lo. Ellos con to­da la tran­qui­li­dad ofre­cie­ron una con­fe­ren­cia de pren­sa pa­ra ha­blar de la obra Happy (que, por cier­to, na­die ha­bló de ella) y apro­ve­cha­ron pa­ra ha­blar del te­ma de la se­ma­na, sin ca­ras, ni as­pa­vien­tos. Pa­blo de­cla­ró que él se enamo­ra de la per­so­na, y no im­por­ta si es hom­bre o mu­jer. Du­ran­te 12 años es­tu­vo ena­mo­ra­do de Ma­ria­na y has­ta de­ci­die­ron te­ner una hi­ja, pe­ro él no ac­tuó mal por­que se lo di­jo a su mu­jer y ella lo acep­tó así. Ase­gu­ran que su hi­ja Ma­ría no tie­ne nin­gún pro­ble­ma, y ya sa­be que sus pa­pás es­tán se­pa­ra­dos y acu­de a te­ra­pia pa­ra cu­rar sus he­ri­das.

Con ele­gan­cia sa­lie­ron ade­lan­te, res­pon­die­ron to­dos los cues­tio­na­mien­tos y ha­bla­ron con la ver­dad. Bien po­drían ha­ber di­cho que era un in­ven­to de la re­vis­ta y que era fal­so, pe­ro Pa­blo acep­tó pú­bli­ca­men­te que es bi­se­xual y pi­dió com­pren­sión; ase­gu­ró que le pa­re­ce in­creí­ble que esas no­ti­cias si­gan sien­do un te­ma re­le­van­te, por­que no de­be­ría ni de po­ner­se a dis­cu­sión. El ac­tor nun­ca ha ne­ga­do sus pre­fe­ren­cias, pe­ro co­men­tó que tam­po­co es ma­te­ria de aná­li­sis; le due­le que la so­cie­dad aún si­ga sien­do con­ser­va­do­ra y exis­ta la dis­cri­mi­na­ción.

Ma­ria­na lo apo­ya y ase­gu­ra que son ami­gos y se lle­van muy bien por el bien de la hi­ja que tie­nen en co­mún, ade­más del ne­go­cio que tie­nen jun­tos, ya que se­gui­rán ad­mi­nis­tran­do en pa­re­ja el Tea­tro Mi­lán, pues­to que son so­cios.

Pa­blo y Ma­ria­na pu­sie­ron un buen ejem­plo, an­te una si­tua­ción in­có­mo­da, tris­te y do­lo­ro­sa, pues na­die tie­ne por­qué sa­lir a ven­ti­lar sus in­ti­mi­da­des. Ellos no can­ce­la­ron la con­fe­ren­cia, de­ci­die­ron dar la ca­ra y ha­blar de fren­te, con es­to se po­ne pun­to fi­nal a las es­pe­cu­la­cio­nes; aun­que por al­gu­nas se­ma­nas les se­gui­rán pre­gun­tan­do por es­te asun­to, sin em­bar­go en bre­ve que­da­rá en el ol­vi­do. Tal co­mo su­ce­dió con Mon­tse­rrat Oli­ver, una vez que ella em­pe­zó a mos­trar a su no­via y de­jó de es­con­der­se, con na­tu­ra­li­dad em­pe­zó a ha­blar del te­ma y los me­dios ha­blan li­bre­men­te de la pa­re­ja de Mon­tse­rrat: Ya­ya Ko­si­ko­va y así na­die que­da im­pac­ta­do, es al­go que ya se sa­be y cuan­do aca­ba el mis­te­rio, no hay na­da que per­se­guir.

Hay más..., pe­ro has­ta ahí les cuen­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.