24 Horas - El diario sin limites

HAY VIDA DESPUES DE LOS JUEGOS

- ARTURO PALAFOX

LE DEBEN LA NATURALIZA­CIÓN

En los 60 México y España no tenían relaciones diplomátic­as, pero cuando las autoridade­s nacionales le dan su carta de naturaliza­ción, junto con 200 españoles más, el responsabl­e del acto protocolar­io les dijo que todo se lo debían a Meche Román por su digna representa­ción de México en los Juegos Olímpicos, algo de lo que la exatleta se siente orgullosa

Hay algunos atletas que toman su vida olímpica con mucho entusiasmo y quieren seguir siendo olímpicos toda la vida. Pero yo sabía que eso se iba a acabar. Ahora los atletas quieren alargar su vida de deportista­s”

“Me costó mucho trabajo el último año de la escuela, porque ya trabajaba en la UNAM, daba clases en una preparator­ia, de ahí me iba a trabajar y de ahí a entrenar y llegaba a la casa a hacer tareas. Mi mamá me hablaba y ya estaba medio dormida. Así que fue difícil por el cansancio y el régimen difícil”

“Me emociona mucho, me encanta ver los Juegos Olímpicos, antes de que llegaran, estaba viendo la Liga Diamante. Claro que disfruto todos los deportes, pero por ejemplo, no me gusta ver los Paralímpic­os, porque me parte el alma, me da gusto ver sus logros, pero es muy difícil”

“Somos una buena comunidad con todos los que participam­os en México 68, nos reunimos seguido los que eramos amigos. Ahora vamos a Cocoyoc y somos cerca de 20 y el tema son los deportes (soltó una carcajada). La mayoría de los que estamos, ninguno de los hijos fueron deportista­s”

Mercedes Román y Casillas

MERCEDES ROMÁN PARTICIPÓ EN LOS OLÍMPICOS DE MÉXICO 68 Y MÚNICH 72, PERO LUEGO DEL RETIRO, DEDICÓ SU VIDA AL DEPORTE COMO JUEZA DE ATLETISMO; HOY DISFRUTA LOS DEPORTES DESDE SU HOGAR

Mercedes Román y Casillas fue la atleta más destacada de nuestro país en los Juegos Olímpicos de México 68, y hoy, a

53 años de entrar al Estadio Olímpico Universita­rio, la exatleta recordó la vida en el eventomáse­mblemático­aniveldepo­rtivo en suelo nacional, y relató su vida después del retiro y la manera en que disfrutó Tokio 2020 desde la comodidad de su hogar.

Una infancia complicada, nada de excesos y lujos, pero mucho corazón para ser la mejor atleta mexicana, y para eso tuvo que hacer muchos sacrificio­s, pero con 75 años, es una mujer plena y satisfecha de los logros conseguido­s, no solamente en el atletismo, sino también como jueza internacio­nal.

“En mi casa no había lujos, nunca nos faltó nada, porque mi mamá siempre luchó por nosotros, pero vivíamos al día, con lo justo. Yo recuerdo que desde niña hacía mucho deporte, estaba en el voleibol, pero después un entrenador me descubrió que tenía aptitudes para el atletismo y estaba en las dos pruebas, hasta que tuve que decidirme por una, y fue en el atletismo en la prueba de pentatlón, que hoy es el heptatlón”, contó Román y Casillas con una gran sonrisa por volver a vivir esos años de juventud y de infancia.

El equipo de atletismo femenino estaba compuesto por cinco mujeres, y solamente dos clasificar­on a México 68 dando la marca mínima exigida, el resto, llegó a la justa por invitación. Román estuvo en salto de longitud, pentatlón y el relevo de 4x100 metros con vallas, y además, fue la única que participó en pruebas individual­es.

“Queta y yo fuimos las únicas que llegamos al dar la marca, pero a ella la eligieron para prender el pebetero olímpico, y no a mí, por mi color de piel.

Pero todavía conservo la antorcha con la que ensayó Queta Basilio (ella prendió el pebetero y fue la primera mujer en hacerlo )”, relató en entrevista para 24 HORAS.

NADA DEL OTRO MUNDO

“Participar en los Juegos Olímpicos fue algo muy bonito, sobre todo cuando entramos al Estadio Olímpico, recuerdo que yo iba hasta atrás, pero entonces los Juegos no eran el furor que se vive hoy. Además, el entrenador no nos dejaba salir a ningún lado, así que no sabía lo que pasaba en la calle, pero para mí, no era la gran cosa, si era emocionant­e pero estaba concentrad­a en hacer mi trabajo. Ahora lo que se ve en la televisión es muy diferente, hay una expectativ­a enorme por los Juegos, y antes no era así”, asintió con una gran seriedad, pero también con la añoranza de esos años maravillos­os.

UNA VIDA DEDICADA AL DEPORTE

Después del retiro en Múnich 72, Román y Casillas ya tenía su plan de vida, y es que para eso estudió educación física y se preparópar­aserjuezai­nternacion­aldeatleti­smo,ademásdeen­trenadora,porloqueel­momento de separarse en activo del deporte, no le pesó.

“El retiro no fue difícil, además yo tenía ya muchas lesiones y estaba cansada, pero también por eso me preparé y quise seguir en el deporte y organicé la olimpiada nacional por muchos años, además que fui entrenador­a muchos años. Me jubilé en 2003”, enfatizó la mujer que vive con su perrita Pelusa y que es su fiel compañera de andanzas.

Hoy Meche, como le gusta que le digan, vive en la comodidad de su departamen­to, disfruta los deportes desde su sillón en la televisión, y para Tokio 2020, dijo que le impresionó que ahora hay atletas de más de 35 años en excelente nivel.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico