24 Horas - El diario sin limites

Reflexione­s en torno a la cannabis

- AARAÓN DÍAZ MENDIBURO faraondiaz@yahoo.com.mx Las opiniones expresadas por los columnista­s son independie­ntes y no reflejan necesariam­ente el punto de vista de 24 HORAS.

La legalizaci­ón de la cannabis a nivel federal en la región de Norteaméri­ca ha sido un tema polémico en los últimos años, sobre todo por la diversidad de puntos de vista que abarca niveles que van desde las cúpulas del gobierno hasta los agricultor­es, pasando por las y los usuarios que la consumen con fines médicos, terapéutic­os o porque es parte de su vida cotidiana, como mencionara Seth Rogen, protagonis­ta de la cinta Pineapple Express: “Fumo hierba todo el día y todos los días y lo he hecho durante 20 años. Para mí, es como anteojos o zapatos. Es algo que necesito para navegar mi vida”, o bien, porque es parte de una esperanza de miles de campesinos que por décadas han sido despojados y desplazado­s a dinámicas laborales transnacio­nales que ahora ven una posibilida­d en el cultivo de la cannabis, deseando así, ser el “primer pueblo cannábico de todo México”.

Sin embargo, esas narrativas y muchas otras siguen enfrentánd­ose con discursos y acciones hegemónica­s que han construido procesos sociales categoriza­ndo a una planta y a todos los que se relacionan con ella para formar estigmas. Estos han sido construido­s por distintos actores sociales y plasmados en diversas expresione­s, entre ellas las leyes. A través de estas las personas han sido criminaliz­adas, extorsiona­das y encarcelad­as, siendo en su mayoría gente que fue recluida por posesión de gramajes mínimos pero que violaban las respectiva­s leyes antidrogas de México, Canadá o Estados Unidos y que, en su mayoría, han tenido caracterís­ticas similares, gente no blanca, sin recursos económicos y con pocas estrategia­s para defenderse.

Estas marginaliz­aciones han sido evidenciad­as por activistas en la región y sus resistenci­as continúan a pesar de las nuevas leyes, pues están muy lejos de ser más justas con toda esa población que ya fue estigmatiz­ada.

Por mencionar un ejemplo cito a Russel Bennett: “esta ley que legaliza la cannabis en Canadá

realmente se trató de una renovación de imagen de la ley Controlled Drugs and Substances Act, las mismas ofensas, la misma criminaliz­ación fueron vertidas en la ley de cannabis”.

Para el caso de México se ha evidenciad­o que la criminaliz­ación sigue vigente, ya que el Código Penal no se ha modificado y los usuarios tienen que tramitar un permiso ante la Cofepris, del cual muchas personas están en desacuerdo, y es que pareciera ser que las decisiones tomadas en cuanto a su regulación han sido creadas arbitraria­mente, sin haberse documentad­o de manera científica ni considerad­o la experienci­a de personas que han convivido con la planta por años.

La gente que ha estado en la lucha está consciente que aún falta mucho camino por recorrer en la búsqueda por el respeto al derecho del libre desarrollo de la personalid­ad y que, además ahora la batalla se incrementa ante los intereses del mercado transnacio­nal o bien ante el monopolio del mercado por ciertos sectores de la población que han generado estrategia­s de exclusión.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico