24 Horas - El diario sin limites

Nintendo: cómo aprovechar mejor las virtudes del Presidente

- JULIO PATÁN @juliopatan­09

Me imagino que eso es lo que le gusta a tantas y tantos mexicanos: no tener que tomar decisiones. Para eso sirve un Presidente que todo lo piensa y lo decide por nosotros. ¿La compra de medicament­os? Ciérrenlo todo y vamos viendo. ¿Hacienda? En Palacio. ¿Seguridad Pública? Guardia Nacional y billete por todos lados. ¿Economía en la pandemia? Cero pesos a las PyMES. ¿La electricid­ad? Exprópiese. ¿El Covid? Es una gripita.

Pero no se trata sólo de los grandes temas. El Presidente, atento a todo, porque no se mueve la hoja de un árbol en este país sin que se entere, ya nos recomendó hacer ejercicio y preferente­mente jugar beis para mantenerse en forma (“Este cuerpecito no se logra durmiendo siestas”, dice sin decir); informó que divorciars­e es malo; dijo que es bueno comer en fondas, y que el dinero es pecaminoso. Todo eso, al tiempo que da clases de historia, recita poesía, hace de DJ, cuenta chistes, organiza rifas, conceptual­iza una nueva red social y, claro, hace aportacion­es fundamenta­les a las teorías de medios.

Esto viene a cuento porque el otro día avisó que va a mandar un mensaje (asumimos que fraternal, amorosísim­o, respetuoso) sobre un problema de solución inaplazabl­e para nuestro país: Nintendo. Que los videojuego­s son muy violentos, pasó a informar. Sin duda: probableme­nte ese aviso, combinado con los abrazos, termine de resolver el problemita que tenemos de asesinatos y el condiciona­miento de las elecciones por el narco. Pero no nos detengamos aquí. Se me ocurre, y este es mi punto, que estamos desperdici­ando al Presidente. ¿Y si alargamos otras dos horas las mañaneras y las dedicamos a una sesión de consultas presencial­es?

Cada día, el Supremo Líder se instala en una silla grandota, dorada, con forros de terciopelo, el lábaro a la espalda, el busto de Juárez a un lado, y un número determinad­o de integrante­s del pueblo bueno, en ʶla, por orden, hace consultas de cualquier tipo. “Presidente: mi marido no me toca. He pensado en divorciarm­e”. Y don Andrés da dos que tres consejos sobre cómo mantener viva la llama. “Señor: voy a viajar a Nayarit. ¿Algún restaurant­e que recomiende?”. Y bum: camarones envueltos en tocino. “Me llama la atención Tik Tok. ¿Lo considera viable moralmente?” “Mejor acércate a la Biblia”. “¿Es convenient­e recalentar la barbacoa en el micro?” “Pero con una tacita de agua para que no se seque”. Y así.

Sigan al Presidente para una ʶgura paterna que todos necesitamo­s, y al doctor Patán para consejos sobre nuestra vida democrátic­a.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico