P. F. BMW M2

4 Ruedas - - Editorial 4ruedas -

Se­se tra­ta del nue­vo BMW M2, el más pe­que­ño de los mo­de­los “M” de la mar­ca, y de una vez les pue­do co­men­tar que la “M” va por “Mag­ni­fi­co”. La re­ce­ta de es­te mi­ni mons­truo se tra­ta de la pla­ta­for­ma del se­rie 2, con com­po­nen­tes de sus­pen­sión he­re­da­dos de sus her­ma­nos M3/M4, y un mo­tor de seis ci­lin­dros tur­bo que ge­ne­ra 370 ca­ba­llos y 343 lb/pie de tor­que, los fre­nos y di­fe­ren­cial del M3/M4 y el re­sul­ta- do es un pe­que­ño au­to ex­tre­ma­da­men­te muscu­loso.

Es­te mo­de­lo vie­ne ao­cu­par ese va­cío que de­jó su an­te­ce­sor el 1M, un mo­de­lo que tu­vo mu­cho éxi­to, pe­ro gra­cias a su pro­duc­ción li­mi­ta­da se con­vir­tió en un ob­je­to del de­seo, e in­clu­so subió su va­lor de re­ven­ta y es muy com­pli­ca­do con­se­guir uno a buen pre­cio hoy en día, y mu­chos, in­clu­yén­do­me nos que­da­mos con las ga­nas de te­ner uno y por eso es tan­ta la emo­ción de pro­bar es­te nue­vo M2.

Po­cas ve­ces en el año nos to­ca una sor­pre­sa co­mo es­ta, uno de los mo­de­los más es­pe­ra­dos por un ser­vi­dor ha lle­ga­do y se­rá mío, so­lo mío du­ran­te to­do el fin de se­ma­na.

EX­TE­RIOR Es un Se­rie 2 pe­ro con mu­cho múscu­lo bá­si­ca­men­te, in­clu­so el mo­de­lo que pro­ba­mos con­ta­ba con el pa­que­te M Per­for­man­ce que cons­ta de un ale­rón, es­tri­bos y es­pe­jos de fi­bra de car­bón, lo que lo ha­ce te­ner un look muy agre­si­vo. Los ri­nes son igua­les a los de un M3/M4 y de­bi­do a que com­par­te com­po­nen­tes de sus­pen­sión en los ejes de­lan­te­ros y tra­se­ros con sus her­ma­nos ma­yo­res, se no­ta in­me­dia­ta­men­te más an­cho que el M235. De ver­dad se ve rá­pi­do, y se­rá ofre­ci­do en so­la­men­te 4 co­lo­res di­fe­ren­tes, Blan­co, Gris, Negro y el co­lor del au­to de prue­ba lla­ma­do “Long Beach Blue”, un azul bas­tan­te inusual, pe­ro nos gus­ta. IN­TE­RIOR Por den­tro el co­che no es muy di­fe­ren­te a su her­mano me­nor el M235, ya que sin los le­tre­ros de M2 en el es­tri­bo de la puer­ta, o al­gu­nas “M” en el vo­lan­te y en el ve­lo­cí­me­tro no nos en­te­ra­mos que es­ta­mos a bor­do de un sú­per de­por­ti­vo, los asien­tos son có­mo­dos y con bue­na su­je­ción la­te­ral, en co­lor negro con las cos­tu­ras co­lor azul, y de­ta­lles en ga­mu­za y fi­bra de car­bono. No es el in­te­rior de un M3/M4, pe­ro es al­go ló­gi­co, pues el pre­cio es mu­cho me­nor y su ran­go es me­nor tam­bién. En el asien­to trasero pue­den ir dos per­so­nas có­mo­das en tra­yec­tos no tan lar­gos, y la ca­jue­la en más gran­de de lo que uno pen­sa­ría vien­do el co­che des­de afue­ra, pe­ro es­te ti­po de de­ta­lles no nos im­por­tan, lo que nos im­por­ta es el ma­ne­jo.

379 CA­BA LLOS Ero­ga­dos por el mo­tor de seis ci­lin­dros de es­te au­tén­ti­co mons­truo.

3LB/ PIE4DE TO3RQUE Le so­bra po­der a un au­to emi­nen­te­men­te muscu­loso y un fes­tín pa­ra ma­ne­jar.

MA­NE­JO ¿Qué ha­cer cuan­do tie­nes un M2 a tu dis­po­si­ción por 2 días? Pues no hay que des­apro­ve­char la opor­tu­ni­dad, y lo que hi­ce fue or­ga­ni­zar un ra­to en una pis­ta pa­ra ma­ne­jar, además de un tra­yec­to por ca­rre­te­ra pa­ra pro­bar­lo, ¿Des­tino? Va­lle de Bra­vo.

Uno de los de­ta­lles que más me gus­tó de es­te bó­li­do, fue que cuen­ta con un de­to­na­dor por­tá­til que pa­re­ce co­mo pa­ra desatar una bom­ba nu­clear, con la le­yen­da de “Pre­cau­ción, so­lo uso en pis­ta” que ob­via­men­te pre­sio­né des­de que sa­lí del es­ta­cio­na­mien­to don­de lo re­ci­bí, lo que ha­ce es­te de­to­na­dor es abrir los es­ca­pes pa­ra que el co­che sue­ne co­mo co­che de ca­rre­ras, y ob­via­men­te se que­da­ron abier­tos el 100% del tiem­po que pro­ba­mos el co­che, y la ver­dad es que el so­ni- do es adic­ti­vo, pe­ro más allá de eso, la ace­le­ra­ción es im­pre­sio­nan­te, en el mo­do “Sport Plus” la ca­ja de cam­bios de doble em­bra­gue ha­ce los cam­bios tan ex­plo­si­va­men­te que in­clu­so se sien­te una pe­que­ña pa­ta­da ca­da vez que uno ha­ce un cam­bio, ha­cién­do­lo lle­gar de 0 a 100 km/h en me­nos de 4 se­gun­dos, y con una ve­lo­ci­dad má­xi­ma que no qui­se ave­ri­guar ya que jun­to a mi es­ta­ba sen­ta­da mi no­via lis­ta pa­ra po­ner­me en or­den. El aga­rre es real­men­te es­pec­ta­cu­lar, la can­ti­dad de Grip Me­cá­ni­co es al­go que en ca­rre­te­ra es muy com­pli­ca­do en­con­trar el lí­mi­te, el co­che sim­ple­men­te se aga­rra de­ma­sia­do. La sen­sa­ción del vo­lan­te en el mo­do Sport Plus es real­men­te fir­me, in­clu­so se lle­ga a sen­tir pe­sa­do a ra­tos, pe­ro tie­ne muy bue­na re­tro­ali­men­ta­ción del te­rreno y el co­che es real­men­te apun­ta­do, ca­si no no­ta­mos so­bre vi­ra­je en la en­tra­da a las cur­vas, y de­bi­do a su cor­ta dis­tan­cia en­tre ejes, el co­che se sien­te muy ágil en las cur­vas y los cam­bios rá­pi­dos de di­rec­ción.

Ya en la pis­ta fue mo­men­to de bus­car el lí­mi­te del vehícu­lo y por su­pues­to, drif­tear­lo un po­co, ha­bía es­cu­cha­do ma­ra­vi­llas del co­che, pe­ro uno se da cuen­ta has­ta que ni­vel so­lo lle­ván­do­lo a pis­ta.

Lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue des­co­nec­tar to­dos los sis­te­mas de trac­ción y es­ta­bi­li­dad, pues es la úni­ca ma­ne­ra que uno tie­ne de sen­tir ver­da­de­ra­men­te el ba­lan­ce me­cá­ni­co de un co­che, y pue­do de­cir que es el me­jor BMW “M” que he pro­ba­do en mi vi­da, se sien­te li­ge­ro co­mo plu­ma, fre­na ex­ce­len­te, y ace­le­ra co­mo dia­blo. Tie­ne el desem­pe­ño del M4, pe­ro con una sen­sa­ción más análo­ga y me­nos elec­tró­ni­ca, el di­fe­ren­cial in­te­li­gen­te de­tec­ta que quie­res drif­tear y se blo­quea pa­ra ayu­dar­te a gas­tar­te las llan­tas del co­che que no es tu­yo, el ba­lan­ce del co­che es per­fec­to y pre­de­ci­ble, has­ta tu abue­li­to po­dría drif­tear­lo.

En con­clu­sión, el M2 es uno de los me­jo­res vehícu­los que ha he­cho BMW Mo­tors­port, ya que re­gre­san a la esen­cia de to­do, la sim­ple­za ha­ce la di­fe­ren­cia, si­guien­do la re­ce­ta de su an­te­ce­sor el 1M, sim­ple­men­te to­mar in­gre­dien­tes del M3/M4, po­ner­los so­bre una pla­ta­for­ma ya probada, con un mo­tor con­fia­ble, y al­gún in­gre­dien­te se­cre­to que da co­mo re­sul­ta­do una de­li­cia de co­che. El pre­cio del M2 co­mien­za en $1,099,900.00 y yo ya es­toy pen­san­do en có­mo ven­der mi ca­sa y mis muebles, y to­do lo que ten­go pa­ra po­der te­ner el mío. 4R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.