P. F. BMW X5M

BMW X5 M

4 Ruedas - - Editorial 4ruedas -

575 CA­BA­LLOS es lo que des­pren­de su es­pec­ta­cu­lar mo­tor 8 ci­lin­dros de 4.4 li­tros bi­tur­bo.

1999 FUE EL AÑO en el que se pre­sen­tó la pri­me­ra ge­ne­ra­ción del X5 du­ran­te el Sa­lón In­ter­na­cio­nal de Nor­tea­mé­ri­ca.

Des­cri­bir­te la sen­sa­ción que ema­na cual­quier mo­de­lo BMW ya pue­de so­nar reite­ra­ti­vo. De­cir­te lo bien ar­ma­dos que es­tán o que tie­nen los me­jo­res mo­to­res seis y ocho ci­lin­dros del mer­ca­do tam­bién es más que pre­de­ci­ble.

Lo im­por­tan­te en es­te pe­cu­liar con­tex­to es sa­ber la ra­zón por la cual to­da su ga­ma de SUVS ha in­no­va­do en el mer­ca­do, ha jun­ta­do lo me­jor de dos mun­dos y ha po­ten­cia­li­za­do lo que en an­ta­ño una ‘sim­ple’ ca­mio­ne­ta no po­dría ser (prin­ci­pal­men­te aque­llos que aña­den el pa­que­te ‘M’).

LA RA­ZÓN DEL ÉXI­TO

¿Año? 1999 ¿Lu­gar? Sa­lón In­ter­na­cio­nal de Nor­tea­mé­ri­ca. La pri­me­ra ge­ne­ra­ción del X5 lle­ga­ba al mun­do (X, le­tra em­plea­da pa­ra desig- nar a los vehícu­los con trac­ción en las cua­tro rue­das), y con su arri­bo na­cía el seg­men­to de­no­mi­na­do Sports Ac­ti­vity Vehi­cle (SAV). Pe­ro ¡ojo! si ha­bla­mos de ver­da­de­ros orí­ge­nes ten­dría­mos que mar­car el año 1985 co­mo cla­ve, año en que BMW pre­sen­tó su pri­mer vehícu­lo 4x4, un 325i All­rad.

Re­gre­se­mos a 1999 ¿En ver­dad BMW se ha­bía atre­vi­do a sa­car un SUV de trac­ción in­te­gral? Fue tan­to el im­pac­to en las men­tes de los pe­rio­dis­tas pre­sen­tes que mu­chos se atre­vie­ron a pre­de­cir que el apo­do del ‘nue­vo rey’ era más que ade­cua­do. Lo que sor­pren­dió fue la po­si­ción ele­va­da del asien­to y el in­te­rior por de­más es­pa­cio­so.

Y su apo­do le que­dó co­mo ani­llo. En tan só­lo 10 años, la nue­va crea­ción de la mar­ca ale­ma­na ya ha­bía ven­di­do más de 845,000 uni­da­des.

Un ver­da­de­ro tan­que so­bre rue­das ca­paz de reivin­di­car el lu­jo y la po­ten­cia en un só­lo se­gun­do pe­ro...¡cal­ma! to­do es­to tie­ne su ex­pli­ca­ción y se re­mon­ta al año 1985.

¿Dón­de ra­di­có su in­no­va­ción? Lo que X5 lo­gró fue per­pe­tuar con el clá­si­co ma­ne­jo de un BMW, pe­ro des­de un seg­men­to com­ple­ta­men­te nue­vo pa­ra la mar­ca. Pen­sar años an­tes en un BMW am­plio, pro­pul­sa­do por las cua­tro rue­das y con un com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble.

Y es pre­ci­sa­men­te lo que es­te mo­de­lo tie­ne: di­na­mis­mo en con­duc­ción, ver­sa­ti­li­dad, ni­vel pre­mium, se­gu­ri­dad y es­pa­cio. Si a to­do es­to se le aña­de además el pa­que­te M Per­for­man­ce de la mar­ca (ojo no es un M pro­pia­men­te co­mo un M3 o M4) es­ta­mos an­te una bes­tia so­bre el as­fal­to.

FACTOR X

A tra­vés de su sis­te­ma de trac­ción to­tal in­te­li­gen­te (crée­me el tér­mino in­te­li­gen­te es ver­dad), re­par­te la fuer­za mo­triz de un mo­do va­ria­ble en­tre las rue­das de­lan­te­ras y tra­se­ras, pro­po­nien­do de es­ta ma­ne­ra una ca­pa­ci­dad de trac­ción ex­tra­or­di­na­ria sin im­por­tar las con­di­cio­nes del ca­mino.

Du­ran­te el tra­mo en que lo lle­vé en ca­rre­te­ra, me hi­zo ana­li­zar co­mo un vehícu­lo de sus di­men­sio­nes y con se­me­jan­te po­ten­cia es ca­paz de ace­le­rar a fon­do des­de muy ba­jas rpm, sin mo­ver­se en lo ab­so­lu­to y reac­cio­nan­do de ma­ne­ra ca­si per­fec­ta. Cla­ro que el con­trol di­ná­mi­co de es­ta­bi­li­dad lo ha­ce más efec­ti­vo.

Pa­ra es­ta va­rian­te se pu­so én­fa­sis en el flu­jo del ai­re con el ob­je­ti­vo de dis­mi­nuir las fuer­zas ae­ro­di­ná­mi­cas as­cen­den­tes. La fi­na­li­dad es que los fre­nos y, prin­ci­pal­men­te el mo­tor, es­tén lo su­fi­cien­te­men­te bien re­fri­ge­ra­dos pa­ra al­gu­na emer­gen­cia.

Ha­blan­do del mo­tor, es sim­ple­men­te im­pre­sio­nan­te. To­ma la ba­se del M5, pe­ro le aña­de ma­yor vi­gor gra­cias a la so­bre­car­ga del tur­bo doble, la in­yec­ción di­rec­ta de ga­so­li­na, así co­mo el sis­te­ma Val­ve­tro­nic. Es­to da co­mo re­sul­ta­do la en­tre­ga in­ce­san­te de par mo­tor des­de muy ba­jas re­vo­lu­cio­nes, y unas reac­cio­nes más rá­pí­das y con­tun­den­tes.

ATEN­CIÓN En tan só­lo 10 años, el nue­vo BMW X5 ya ha­bía ven­di­do más de 845.000 uni­da­des.

CA­LI­DAD

Las cos­tu­ras so­bre­pues­tas do­bles con­fie­ren a los asien­tos un as­pec­to ex­clu­si­vo.

RE­SO­LU­TI­VO

Lo di­ná­mi­co lo trae por aña­di­du­ra, el con­trol di­ná­mi­co de sus­pen­sión re­du­ce las va­ria­cio­nes en la car­ga de la rue­da, ga­ran­ti­za que los neu­má­ti­cos ten­gan una ex­ce­len­te trac­ción y con­tra­rres­ta el mo­vi­mien­to de la ca­rro­ce­ría in­de­pen­dien­te­men­te del pe­so. Se tra­ta del ma­yor equi­li­brio en­tre di­na­mis­mo y con­fort.

Cla­ro que es­te ac­cio­nar tam­po­co se po­dría lo­grar sin unos neu­má­ti­cos ad hoc con su com­por­ta­mien­to. Los neu­má­ti­cos ade­lan­te 285/40 R20 y tra­se­ros 325/35 R20 ofre­cen un aga­rre apo­teó­si­co y le per­mi­ten una con­duc­ta sin re­pro­ches.

El di­se­ño ex­te­rior no es muy di­fe­ren­te al res­to de la ga­ma X5. Un fren­te po­de­ro­so con las gran­des to­mas de ai­re y la pa­rri­lla doble con el em­ble­ma M re­don­dea­do por los im­po­nen­tes fa­ros y fal­do­nes la­te­ra­les M. Los ri­nes de alea­ción li­ge­ra es­ti­lo 611 M de 20 pul­ga­das van por la mis­ma lí­nea de po­der; si has­ta le aña­di­mos una de­fen­sa tra­se­ra M y un di­fu­sor ro­dea­dos por un par de es­ca­pes cro­ma­dos... es­ta­mos ex­ta­sia­dos. El in­te­rior es pre­mium por don­de se le vea y la ca­li­dad de ma­te­ria­les es ex­cel­sa.

¿Se le pue­de en­con­trar al­go ma­lo? Sí, es ex­ce­si­vo en to­do. Es ex­ce­si­va­men­te po­ten­te, ex­ce­si­va­men­te gran­de, ex­ce­si­va­men­te gas­ta­lón, ex­ce­si­va­men­te ca­ro, etc. Pe­ro...¿aca­so eso es al­go ma­lo? Pa­ra na­da, lo ha­ce sim­ple­men­te por­que quie­re y pue­de. 4R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.