P. F. IN­FI­NI­TI Q50 HY­BRID

IN­FI­NI­TI Q50 HY­BRID

4 Ruedas - - Editorial 4ruedas -

Al re­co­rrer 2,600 km de ca­rre­te­ra com­pro­ba­mos que no so­lo se tra­ta de un au­to de lu­jo, sino un vehícu­lo fuer­te y re­sis­ten­te con el ni­vel de res­pues­ta de un de­por­ti­vo.

esul­ta muy di­fí­cil ima­gi­nar a un au­to que pue­da con­vi­vir con el si­len­cio y la tran­qui­li­dad de una pla­ya, de he­cho es muy mo­les­to ver a los cua­dri­mo­to­res ha­cien­do­hac su inú­til be­rrin­che en­tre las du­nas, pe­rop en es­te ca­so el In­fi­ni­ti Hy­brid fue unau pre­sen­cia dis­cre­ta en es­te en­torno ma man­te­nien­do in­tac­ta la esen­cia eco­ló­gi­ca de del lu­gar, las pla­yas de Tux­pan.

Gra­cias a s su mo­tor eléc­tri­co el Q50 Hy­brid pu­do des­li­zar­se a la ori­lla del mar de for­ma sil si­len­cio­sa, la ener­gía eléc­tri­ca que ge­ne­ra el Hy­brid es lim­pia en to­do sen­ti­do, por por­que se ge­ne­ra gra­cias a la fuer­za ci­né­ti­ca­ci­nét que pro­por­cio­na el tren mo­triz del au­to,a una ener­gía que en los de­más vehícu­los­vehí­cul se pier­de pa­ra siem­pre.

La tec­no­lo tec­no­lo­gía Hy­brid es ge­nial y, es­toy se­gu­ro que en los pró­xi­mo años to­das las mar­cas ten­drán en su pro­pio ca­tá­lo­go, el 30 por cien­to de sus pro­duc­tos con re­cu­pe­ra­ción de ener­gía.

Co­mo les ha­bía co­men­ta­do an­te­rior­men­te el au­to hí­bri­do alis­ta en su in­te­rior, ge­ne­ral­men­te en la par­te pla­na pues­ta por de­ba­jo de los asien­tos una hi­le­ra de pi­las re­car­ga­bles que al­ma­ce­nan­do la ener­gía ci­né­ti­ca del au­to y el ca­lor ge­ne­ra­do em­plean­do los fre­nos, pro­vee un re­gre­so ener­gé­ti­co lim­pio que com­ple­men­ta el tra­ba­jo del clá­si­co mo­tor a ga­so­li­na, re­du­cien­do los con­su­mos de ener­gé­ti­cos y ob­via­men­te la con­ta­mi­na­ción.

PRUE­BA DU­RA Y SIN LÍ­MI­TES

El In­fi­ni­ti Q50 S Hy­brid es un au­to de lu­jo, de he­cho es el au­to más im­por­tan­te que se ven­de en Mé­xi­co con es­ta tec­no­lo­gía.

Sus in­te­rio­res son ex­tre­ma­da­men­te re­fi­na­dos, con có­mo­dos asien­tos ca­le­fac­ta­bles y to­tal­men­te eléc­tri­cos y, ofre­cen lo me­jor de la tec­no­lo­gía au­to­mo­triz ac­tual­men­te dis­po­ni­ble.

De he­cho es la mis­ma tec­no­lo­gía que po­de­mos en­con­trar en un au­to to­pe de ga­ma co­mo el Mer­ce­des 500, con el que hi­ci­mos una prue­ba de lar­go re­co­rri­do (8,000 km) en la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na (ver su­per­dri­ve.org) y, re­sul­ta in­creí­ble la ca­ja de mo­ne­rías tec­no­ló­gi­cas que es­te hy­brid nos pue­de ofre­cer.

Por ejem­plo, cuen­ta con lim­pia­do­res au­to­má­ti­cos (que se ac­ti­van a las pri­me­ras go­tas de llu­via), un sen­sor que re­gu­la de for­ma au­to­má­ti­ca las lu­ces de al­ta y ba­ja in­ten­si­dad, un ra­dar que mo­ni­to­rea la dis­tan­cia con el vehícu­lo que nos pro­ce­de y re­gu­la la dis­tan­cia ac­cio­nan­do de for­ma opor­tu­na los fre­nos. Es­tos ele­men­tos que no pa­re­cen im­pres­cin­di­bles en pri­me­ra ins­tan­cia, re­sul­ta­ron muy im­por­tan­tes en los 2600 km re­co­rri­dos a tra­vés de Pue­bla, Hidalgo, Oa­xa­ca y Ve­ra­cruz. Fue una prue­ba du­ra, cru­zan­do ba­rri­ca­das de maes­tros, te­rra­ce­rías, mi­les de to­pes y to­dos los agu­je­ros que los alu­vio­nes en Hua­chi­nan­go (Pue­bla) pro­vo­ca­ron. Pa­re­ce que hu­bie­ra ne­ce­si­ta­do un to­do­te­rreno, pe­ro el desem­pe­ño que ofre­ció el hy­brid fue ex­ce­len­te. Es un vehícu­lo de lu­jo y además un au­to muy fuer­te y aguan­ta­dor y to­do es­to sin per­der el es­ti­lo y su ca­rác­ter de­por­ti­vo.

Es un au­to de 360 ca­ba­llos de fuer­za con dos mo­to­res, uno de ga­so­li­na y el se­gun­do eléc­tri­co de 50 kw que uni­dos pro­por­cio­nan un arran­que de­fi­ni­ti­vo que de­ja atrás cual­quier otro au­to, una gran se­gu­ri­dad en los re­ba­ses, es­pe­cial­men­te cuan­do no hay mu­cho es­pa­cio de ma­nio­bras. Los 258 lb-ft de tor­que te per­mi­ten sa­lir de cual­quier apu­ro. Una po­ten­cia que se ges­tio­na de for­ma sa­tis­fac­to­ria gra­cias a la ca­ja de sie­te ve­lo­ci­da­des se­mi­au­to­má­ti­ca y a los con­tro­les adi­cio­na­les que per­mi­ten di­ri­gir la po­ten­cia ero­ga­da y el me­jor sis­te­ma de sus­pen­sio­nes a ele­gir.

5 MO­DOS Ofre­ce cin­co di­fe­ren­tes for­mas de ma­ne­jo a ele­gir con In­fi­ni­ti Dri­ve Mo­de Se­lec­tor: Stan­dard, Sport, Snow, Eco y Mo­do Per­so­nal.

Siem­pre pre­ci­so en su con­duc­ción, el Hy­brid de­mos­tró una gran ca­pa­ci­dad de ma­ne­jo, gra­cias a sus ri­nes de 19 pul­ga­das. La ad­he­ren­cia nun­ca fue un pro­ble­ma in­de­pen­dien­te­men­te del es­ta­do del pa­vi­men­to y, el sis­te­ma de amor­ti­gua­do­res que ele­gí (es­tán­dar) siem­pre me ga­ran­ti­zó muy buen con­fort.

Im­por­tan­tes pa­ra man­te­ner una con­duc­ción se­gu­ra, las se­ña­les vi­sua­les co­lo­ca­das en los es­pe­jos la­te­ra­les avi­san la llegada de un au­to en los cos­ta­dos, los clá­si­cos pun­tos cie­gos que siem­pre traen ma­los re­cuer­dos de los tiem­pos cuan­do es­tos dis­po­si­ti­vos no exis­tían. Las dos cá­ma­ras co­lo­ca­das en las par­tes de­lan­te­ra y tra­se­ra per­mi­tien es­ta­cio­nar­te con se­gu­ri­dad en cual­quier cir­cuns­tan­cia. So­lo hay que re­cor­dar lim­piar los vi­so­res de am­bas cá­ma­ras pa­ra man­te­ner la per­fec­ta vi­si­bi­li­dad.

El Q50 Hy­brid fue un gran com­pa­ñe­ro de via­je y lo más im­por­tan­te fue que de­mos­tró ser un au­to muy

fuer­te, ro­bus­to y per­fec­ta­men­te adap­ta­do a las di­fe­ren­tes con­di­cio­nes de nues­tras ca­rre­te­ras. Las iné­di­tas llan­tas con ri­nes de 19 pul­ga­das son muy fuer­tes, de es­truc­tu­ra rí­gi­da. En ca­so de pon­cha­du­ra lo­gran man­te­ner su es­truc­tu­ra ca­si in­tac­ta y te per­mi­ten lle­gar a un cen­tro de aten­ción sin ba­jar­te del au­to.

Me gus­ta­ría en­fa­ti­zar que ca­da llan­ta dis­po­ne de un sen­sor muy pre­ci­so que te per­mi­te te­ner ba­jo con­trol la pre­sión de las mis­mas y es­te dis­po­si­ti­vo me re­sul­tó muy im­por­tan­te cuan­do las al­ta tem­pe­ra­tu­ras ele­va­ron las llan­tas a más de 47 li­bras. El hy­brid es un au­to de lu­jo que es ca­paz de en­su­ciar­se las ma­nos lo­gran­do man­te­ner su es­ti­lo y la co­mo­di­dad de sus pa­sa­je­ros sin im­por­tar el en­torno don­de se en­cuen­tra, bien­ve­ni­do el úni­co au­to de lu­jo que pa­re­ce he­cho ex pro­fe­so pa­ra nues­tras ca­rre­te­ras y re­tos cli­ma­to­ló­gi­cos. 4R

MO­DO ECO Per­mi­te dis­fru­tar la efi­cien­cia de sus dos mo­to­res, re­car­gan­do la ba­te­rías en ba­ja­das y re­cu­pe­ran­do en subidas y re­ba­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.