ANZÓ

Pre­su­me un ren­di­mien­to com­bi­na­do de 21.9 km/l y una au­to­no­mía de has­ta 300 km en fun­ción al es­ti­lo del con­duc­tor y con­di­cio­nes del ca­mino o cli­ma.

4 Ruedas - - Prueba A Fondo -

La ten­den­cia ac­tual de los au­tos eléc­tri­cos se es­tá di­ri­gien­do bá­si­ca­men­te a la au­to­no­mía de sus ba­te­rías, ya sea con ba­te­rías más gran­des o de ma­yor ca­pa­ci­dad. Tal es el ca­so del BMW i3 (94 Ah) que con su nue­va ba­te­ría de 33 kwh, au­men­tó el por­cen­ta­je de su ca­pa­ci­dad. BMW ase­gu­ra que en con­di­cio­nes de con­duc­ción ha­bi­tual­men­te nor­ma­les tie­ne una au­to­no­mía de has­ta 300 km. El pack de ba­te­rías si­gue sien­do del mis­mo ta­ma­ño, aun­que su pe­so au­men­tó un po­co, que­dan­do en los 1.245 kg.

Cuen­ta con dos mo­to­res, uno eléc­tri­co que lle­va el im­pul­so de las rue­das tra­se­ras y otro de ga­so­li­na, el cual tie­ne la fun­ción de re­car­gar las ba­te­rías en ca­so de que no es­te­mos cer­ca de una to­ma de co­rrien­te y es­tas se des­car­guen mien­tras las uti­li­za­mos. Los dos se en­cuen­tran en la par­te tra­se­ra.

IN­TE­RIO­RES

Ofre­ce una ca­bi­na con ma­te­ria­les de al­ta ca­li­dad y buen en­sam­ble co­mo ya nos tie­ne acos­tum­bra­dos la mar­ca ale­ma­na en to­da su ga­ma. Sus aca­ba­dos in­clu­yen ma­de­ra en la par­te su­pe­rior del ta­ble­ro, es­ti­lo ‘mi­ni­ma­lis­ta’ en las puer­tas y un pi­so sin se­pa­ra­cio­nes en­tre el con­duc­tor y acom­pa­ñan­te.

De­bo con­fe­sar que tar­dé al­gu­nos mi­nu­tos en en­con­trar el bo­tón de en­cen­di­do y la pa­lan­ca de ve­lo­ci­da­des, y es que, los dos se en­cuen­tran a un cos­ta­do del vo­lan­te, al­go que me agra­dó mu­cho, ya que me hi­zo sen­tir co­mo si tu­vie­ra en mis ma­nos el con­trol de al­gu­na con­so­la, mien­tras con­du­cía un vi­deo­jue­go de ca­rre­ras.

Pa­ra en­trar a la par­te tra­se­ra tam­bién tar­dé al­gu­nos mi­nu­tos (me­nos que en en­con­trar co­mo en­cen­der­lo) ya que abren de ma­ne­ra in­ver­sa a las de­lan­te­ras, ha­cién­do­nos re­cor­dar aque­llos au­tos que usa­ba Al Ca­po­ne en los años 20. Es­ta for­ma de aper­tu­ra de puer­tas ha­ce que ten­gas más es­pa­cio pa­ra en­trar y sa­lir, pe­ro pue­de re­sul­tar un po­co com­ple­jo si tie­nes al­gún obs­tácu­lo a un cos­ta­do ya que tu ran­go de ma­nio­bra se re­du­ce. La par­te de atrás ofre­ce buen es­pa­cio pa­ra pier­nas y ca­be­za, aun­que só­lo pue­den via­jar dos per­so­nas.

CUA­TRO RUE­DAS

MA­NE­JO

El i3 es­tá lleno de dis­tin­tas sen­sa­cio­nes, ya que res­pon­de muy bien al pi­sar el ace­le­ra­dor, sin­tien­do no­ta­ble­men­te su po­ten­cia, pe­ro a la vez no se per­ci­be so­ni­do al­guno de es­te, por lo cual el in­te­rior es muy si­len­cio­so.

De ini­cio re­sul­ta un po­co cu­rio­sa la ma­ne­ra en que el mo­tor fre­na o me­jor di­cho, se re­tie­ne al sol­tar el ace­le­ra­dor, y es que en es­te pun­to es cuan­do en­tra el sis­te­ma de re­ge­ne­ra­ción de ener­gía, al mo­men­to de sol­tar el pe­dal del ace­le­ra­dor el au­to de­ja de au­men­tar la ve­lo­ci­dad has­ta de­te­ner­se.

En pri­me­ra ins­tan­cia pue­de pa­re­cer­nos un po­co di­fí­cil en­ten­der­lo, pe­ro si nos acos­tum­bra­mos a ello pue­de ser muy có­mo­do, ya que pa­ra tra­yec­tos en la ciu­dad prác­ti­ca­men­te no ne­ce­si­ta­mos usar el freno. En­ten­dien­do que el ace­le­ra­dor fre­na en cier­ta ma­ne­ra al sol­tar­lo, só­lo ten­dre­mos que usar el pe­dal del freno pa­ra una emer­gen­cia o pa­ra de­te­ner­nos en una pen­dien­te

La di­rec­ción es por me­dio de asis­ten­cia eléc­tri­ca y es po­co pre­ci­sa, po­si­ble­men­te sea por lo del­ga­das que son sus llan­tas. Su di­rec­ción es muy sua­ve y nos ofre­ce un ra­dio de gi­ro cor­to, lo cual es im­por­tan­te pa­ra un au­to de su ti­po, di­se­ña­do pa­ra la ciu­dad. La sus­pen­sión es fir­me y tie­ne bue­na sen­sa­ción en cur­va, to­man­do en cuen­ta el gro­sor de las llan­tas po­dría pro­vo­car to­do lo con­ta­rio, pe­ro ahí es don­de las asis­ten­cias elec­tró­ni­cas en­trar a es­ce­na y ha­ce su tra­ba­jo.

Tie­ne tres mo­dos de ma­ne­jo, uno es con­fort. Es­te mo­do en­tra por de­fault des­de que en­cen­de­mos el au­to. El se­gun­do es el mo­do Eco­pro, el cual ayu­da a con­su­mir me­nos ener­gía re­tar­dan­do la res­pues­ta del ace­le­ra­dor y que ade­más nos per­mi­te po­ner un lí­mi­te de ve­lo­ci­dad má­xi­ma a 90 km, en vez de 150 km que es a lo que nor­mal­men­te se li­mi­ta. Fi­nal­men­te el ter­cer mo­do es el Eco­pro+, que ade­más de li­mi­tar la ve­lo­ci­dad a 90 km, des­ha­bi­li­ta la op­ción del ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra no ge­ne­rar nin­gún es­fuer­zo ma­yor al mo­tor eléc­tri­co.

CON­CLU­SIÓN

De­fi­ni­ti­va­men­te es un au­to he­cho pa­ra ciu­dad, in­de­pen­dien­te­men­te de que su car­ga sea en cier­ta ma­ne­ra au­tó­no­ma. Po­dría re­sul­tar com­ple­jo re­car­gar ener­gía al sa­lir a ca­rre­te­ra en un via­je lar­go, ya que ten­dría­mos que es­pe­rar apro­xi­ma­da­men­te tres ho­ras pa­ra su car­ga má­xi­ma. A no ser que hi­cié­ra­mos una es­ca­la en un pun­to de pa­so a tu des­tino don­de pu­die­ras co­nec­tar­lo, ya que cuen­ta con la op­ción de un car­ga­dor do­més­ti­co. 4R

FI­CHA TÉC­NI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.