4X4

PO­DER AB­SO­LU­TO EN

4 Ruedas - - Todo -

Sin du­da, uno de los lu­ga­res más es­pec­ta­cu­la­res en cuan­to a na­tu­ra­le­za y her­mo­sos pai­sa­jes en el Es­ta­do de Mé­xi­co es la “Is­la de las Aves” en Atla­co­mul­co. Ubi­ca­da en me­dio de la pre­sa Jo­sé Tri­ni­dad Fa­be­la, és­te lu­gar ofre­ce uno de los es­pec­tácu­los más im­pre­sio­nan­tes, pues se tra­ta de una is­la ar­bo­la­da, acon­di­cio­na­da ar­ti­fi­cial­men­te y en me­dio de una pre­sa, la mis­ma en la que se dan ci­ta cien­tos de aves de di­fe­ren­tes es­pe­cies co­mo son gan­sos, pa­lo­mas y ga­lli­nas de Gui­nea.

Es un lu­gar ideal pa­ra pa­sar un fin de se­ma­na y por su­pues­to el lu­gar don­de se reali­zó la ru­ta Bos­co’s Camp 4x4 a bor­do de uni­da­des mar­ca JEEP. Los equi­pos se reunie­ron en la “Ha­cien­da la Con­cep­ción” don­de se ofre­ció un desa­yuno ener­gé­ti­co y se plan­teó la tác­ti­ca pa­ra en­fren­tar los obs­tácu­los del día. En­tre lo­da­za­les, ho­yos pro­fun­dos y zan­jas, el uso de la re­duc­to­ra fue in­mi­nen­te, la sus­pen­sión ar­ti­cu­la­ba al má­xi­mo pa­ra no per­der pi­so y con la asis­ten­cia del blo­queo de di­fe­ren­cial (el cual aco­pla las dos fle­chas al mis­mo tiem-

Una ru­ta di­fe­ren­te y al mis­mo tiem­po lle­na de adre­na­li­na. La ‘Is­la de las Aves’ nos re­ci­bió ávi­da de ser ex­plo­ra­da y no­so­tros obe­de­ci­mos sin du­dar.

MAN­TE­NI­MIEN­TO DE TUS LLAN­TAS

Pre­sión.- De­be­mos ve­ri­fi­car la pre­sión de los neu­má­ti­cos en frío al me­nos 2 ve­ces por mes. Lle­var la co­rrec­ta pre­sión aho­rra­rá com­bus­ti­ble y alar­ga­rá la vi­da de la llan­ta.

Vál­vu­las.- Se de­ben cam­biar cuan­do se ins­ta­len llan­tas nue­vas, man­tie­nen la pre­sión ade­cua­da en el in­te­rior y per­mi­ten un me­nor des­gas­te. Si se ven cuar­tea­das se de­ben re­em­pla­zar de in­me­dia­to.

Des­gas­te.- De­be ser lo más uni­for­me po­si­ble. Si es irre­gu­lar po­de­mos te­ner vi­bra­cio­nes o reac­cio­nes pe­li­gro­sas (bam­bo­leo).

Ro­ta­ción y di­bu­jo.- Es acon­se­ja­ble ro­tar las llan­tas ca­da 10,000 km e ins­ta­lar en el eje tra­se­ro las nue­vas. La pro­fun­di­dad de las ra­nu­ras son de 6 a 9 mi­lí­me­tros, el mí­ni­mo es de 1.6 mm. 4R

La de­ci­sión de otor­gar­le un ape­la­ti­vo o de­no­mi­na­ción a un au­to es una ac­ti­vi­dad que con­lle­va va­rios me­ses y que no se to­ma a la li­ge­ra (bueno por lo me­nos eso pen­sá­ba­mos an­tes de es­cri­bir es­te ar­tícu­lo)

Fac­to­res hay bas­tan­tes; la zo­na geo­grá­fi­ca don­de se ven­de­rá, el di­se­ño del vehícu­lo, el ori­gen de la mar­ca o la pla­ta­for­ma en que se ba­sa jue­gan un pa­pel de­ci­si­vo al mo­men­to de to­mar tan di­fí­cil de­ci­sión. La di­ver­si­dad de idio­mas tam­bién afec­ta al mo­men­to de ven­der un modelo con cier­to nom­bre en de­ter­mi­na­do país. Aque­llos que nom­bra­ron a es­tos vehícu­los no pen­sa­ron en eso y... ¡po­bre­ci­tos!, les die­ron en to­da la to­rre. Aquí te pre­sen­ta­mos la pri­me­ra par­te de nues­tra lis­ta con los au­tos con nom­bres más feos. Ché­ca­los y es­pe­ra la se­gun­da muy pron­to. Co­rría el año 1976, cuan­do Ford pre­sen­tó un pro- to­ti­po lla­ma­do “Co­rri­da” (es en se­rio), el cual es­ta- ba di­se­ña­do por la mar­ca a Ghia y se des­ta­ca­ba por su sis­te­ma de aper­tu­ra de puer­tas que se co­rrían ha­cia acia arri­ba y des­pués se do­blaa­ban, re­du­cien­do su ta­ma­ño.año.

Afor­tu­na­da­men­te pa­raa mu­chos, el modelo so­lo se que­dó en un sim­ple pro­to­oto­ti­po. Apa­ren­te­men­te no tie­ne pro­ble­ma el nom­bre, pe­ro sí lo hu­bo. La com­pa­ñía tu­vo que re­bau­ti­zar­lo y po­ner­le “Tia­go”, a cau­sa de su pa­re­ci­do con el vi­rus del zi­ka, de­cla­ra­do por la OMS una emer­gen­cia de salud pú­bli­ca mun­dial y que per­ju­di­có a di­ver­sos paí­ses a prin­ci­pios de 2016.

Afor­tu­na­da­men­te en Mé­xi­co lo co­no­ce­mos co­mo Mit­su­bis­hi Mon­te­ro; en otros paí­ses el Pa­je­ro hi­zo re­fe­ren­cia al Leo­par­dus pa­je­ros, un fe­lino sud­ame­ri­cano co­no­ci­do co­mo ga­to pa­je­ro o de los pa­jo­na­les (lo que­re­mos ex­pli­car y sa­le peor). Es ob­vio que an­te tan­to do­ble sen­ti­do (pa­jue(pa­jue la=mas­tur­ba­ción), Mit­su­bis­hi tu­vo que cam­biar­le el nom­bre de es­te la­do­lad del mun­do. Se tra­tó de un modelo bas­tan­te po­pu­lar en ca­si to­do el mun­do, pro­du­ci­do de 1968 al 2000 (re­gre­só re­cien­te­men­te). Ade­más de Eu­ro­pa, el au­to fue fa­bri­ca­do en Amé­ri­ca del Sur, don­de en­tre 1982 y 2000 se en­sam­bla­ron la ter­ce­ra y cuar­ta ge­ne­ra­ción en Ar­gen­ti­na y Bra­sil. Su nom­bre de ‘chi­ca de com­pa­ñía’ lo acom­pa­ñó du­ran­te to­dos esos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.