DE PÁ­NI­CO Y MIE­DO

En 1927 Lind­bergh vo­ló de NY a Pa­rís. 45 años des­pués, en 1972, el hom­bre ca­mi­nó por úl­ti­ma vez en la lu­na, 45 años des­pués en 2017, Es­ta­dos Uni­dos tie­ne a Trump.

4 Ruedas - - Editorial -

Ese fue un Tweet que le ro­bé a Neil de­gras­se Ty­son y no es pa­ra me­nos su mo­les­tia, la in­ter­ven­ción en Twit­ter del, has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción, pre­si­den­te elec­to de Es­ta­dos Uni­dos no hi­zo más que re­vol­ver las aguas de la in­dus­tria au­to­mo­triz mun­dial, ya sea me­tien­do­se con GM, des­pués con Ford e in­clu­so le to­có a To­yo­ta y BMW.

Los tiem­pos son crue­les y por des­gra­cia en el mo­men­to me­nos in­di­ca­do la fir­ma del óva­lo azul, Ford, anun­ció la can­ce­la­ción de sus pla­nes de in­ver­sión pa­ra la plan­ta en San Luis Po­to­sí. Es­ta de­ci­sión obe­de­ce a un plan de re­es­truc­tu­ra de sus com­ple­jos pa­ra el desa­rro­llo de vehícu­los au­tó­no­mos y mo­to­ri­za­cio­nes eco­ló­gi­cas. Se­gún es­ta in­for­ma­ción el cos­to de desa­rro­llo fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos se­ría es­tra­tos­fé­ri­co de ahí que ha­yan de­ci­di­do ha­cer­lo en ca­sa. Hay que de­jar en cla­ro que el mo­de­lo que se pla­nea­ba pro-

du­cir en SLP, el Fo­cus, se pro­du­ci­rá en la plan­ta de Hermosillo en don­de se da­rá una im­por­tan­te am­plia­ción de pro­duc­ción. Has­ta ahí to­do bien: una em­pre­sa de­ci­de qué ha­cer con su di­ne­ro.

Pa­ra ma­la for­tu­na Do­nald Trump sa­lió a fe­li­ci­tar a Ford de una for­ma en la que to­do el mun­do pen­só que era gra­cias a él que se ha­bía pa­ra­do la in­ver­sión en Mé­xi­co. Como re­sul­ta­do lo úni­co que la gen­te re­cuer­da de ese al­ter­ca­do es que ‘Ford ya no quie­re a Mé­xi­co y que si ellos no nos quie­ren no­so­tros no los que-

re­mos’... y no sé que tan­ta sar­ta de ton­te­rías.

Creo que la fal­ta de in­for­ma­ción es muy pe­li­gro­sa pues Ford tie­ne más de 90 años in­vir­tien­do en Mé­xi­co, exis­ten 3 plan­tas en te­rri­to­rio na­cio­nal y dan más de 9 mil em­pleos di­rec­tos. ¿A quién crees que da­ña esa cam­pa­ña de des­pres­ti­gio? En fin.

El fu­tu­ro de la in­ver­sión ex­tran­je­ra ha­cia nues­tro país no es­tá su­je­to a un in­di­vi­duo o a una com­pa­ñía sino a lo po­co atrac­ti­vo que re­sul­ta­mos como des­tino de in­ver­sión pa­ra el ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.