LOS 5 (O MÁS BIEN 6) FAN­TÁS­TI­COS SA­BÍAS QUE... ATEN­CIÓN

4 Ruedas - - Videocinema -

La pe­lí­cu­la ca­re­ce de un gran ar­gu­men­to, las ac­tua­cio­nes ja­más se­rán acree­do­ras a un pre­mio de la Aca­de­mia, ni la historia te de­ja­rá pen­san­do por mu­cho tiem­po. La cin­ta Need For Speed es una pe­lí­cu­la obli­ga­to­ria pa­ra to­do aquel ‘pe­trol­head’ que vi­bra al ver un sú­pe­de­por­ti­vo en­fren­te o que in­ter­pre­ta la velocidad co­mo un mo­do de vida.

Di­ri­gi­da por Scott Waugh y es­cri­ta por John y Geor­ge Ga­tins, la cin­ta fun­ge co­mo una adap­ta­ción de la sa­ga de vi­deo­jue­gos de Elec­tro­nic Arts, Need For Speed, de­ján­do­nos li­te­ral­men­te so­ñar des­pier­tos. Es­tá pro­ta­go­ni­za­da por Aa­ron Paul, sí el mis­mo que se hi­cie­ra mun­dial­men­te co­no­ci­do por par­ti­ci­par en la exi­to­sa se­rie Brea­king Bad.

In­sis­ti­mos, es­ta cin­ta no de­jó un gran ar­gu­men­to pa­ra quien bus­ca al­go más que au­tos a to­da velocidad, pe­ro sí pa­ra to­dos aque­llos fa­ná­ti­cos del fa­mo­so vi­deo­jue­go de ca­rre­ras. La pe­lí­cu­la cuen­ta la historia de To­bey Marshall (Aa­ron Paul), un me­cá­ni­co que re­pa­ra (y pre­pa­ra) mus­cle cars en un cir­cui­to de ca­rre­ras ile­gal ca­lle­je­ro.

Es de­cir Mars­hal no só­lo los mo­di­fi­ca, tam­bién le da rien­da

CA­RRE­RA que la se­gun­da en­tre­ga de es­ta cin­ta se­rá fil­ma­da en Chi­na y es­ta­rá dis­po­ni­ble a fi­na­les de 2017.

La úl­ti­ma ca­rre­ra es sim­ple­men­te apo­teó­si­ca. Un GTA Spano, un Sa­leen S7 Twin Tur­bo, un Bu­gat­ti Vey­ron 16.4 Su­per Sport, un Mcla­ren P1, un Lam­borg­hi­ni Ses­to Ele­men­to y un Koe­nig­segg Age­ra R son pro­ta­go­nis­tas de una de las com­pe­ten­cias más asom­bro­sas de la historia. Se tra­ta de un due­lo pal­mo a pal­mo don­de los lí­mi­tes no exis­ten y don­de la adre­na­li­na es­tá a flor de piel. Las es­ce­nas fi­na­les ejem­pli­fi­can una com­pe­ten­cia tre­pi­dan­te en el que es­tos 6 bó­li­dos lu­chan por so­bre­vi­vir y lle­gar a la me­ta.

Ca­da to­ma ge­ne­ra adre­na­li­na; de he­cho se uti­li­za­ron va­rias ré­pli­cas de es­tos bó­li­dos, bus­can­do que los ac­to­res se preo­cu­pa­ran en sus diá­lo­gos. De es­ta ma­ne­ra, un ex­per­to ma­ne­ja­ba des­de fue­ra, en una ca­bi­na mon­ta­da en el ex­te­rior del vehícu­lo, el cual si­tua­ba al stunt dri­ver por de­trás y por en­ci­ma del ac­tor.

4R

A ma­nos del pro­ta­go­nis­ta, lle­ga el su­pues­to úl­ti­mo au­to que fa­bri­ca­ron Ca­rrol Shelby y Ford, pa­ra que és­te ter­mi­ne de desa­rro­llar­lo. En la cin­ta tam­bién apa­re­cen jo­yas de los años se­sen­ta, co­mo el Ford Gran To­rino ‘69, Che­vro­let Ca­ma­ro ‘68 y el Pon­tiac GTO ‘66.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.