EN SUS MAR­CAS, LIS­TOS...

Es­cu­cha­mos ‘arran­co­nes’ y lo pri­me­ro que nos vie­ne a la men­te son ex­ce­sos, apues­tas, al­cohol y de­más; sin em­bar­go, exis­te al­go más.

4 Ruedas - - Reportaje -

¿ Sa­bías que los pri­me­ros arran­co­nes de la historia se lle­va­ron a ca­bo en cam­pos de avia­ción aban­do­na­dos y ‘pis­tas’ de ca­rre­ra im­pro­vi­sa­das? Tras re­gre­sar de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, los sol­da­dos del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano lo ha­cían ávi­dos de adre­na­li­na, por lo que op­ta­ron por desaho­gar esa pa­sión me­dian­te arran­co­nes en la dé­ca­da de los 50. To­das es­tas ca­rre­ras te­nían al­go en co­mún: eran ile­ga­les.

Los es­ce­na­rios han cam­bia­do pe­ro la adre­na­li­na ha per­ma­ne­ci­do. ‘El pie de­re­cho en el ace­le­ra­dor y el iz­quier­do en el freno. La ca­ja lis­ta pa­ra ser ac­cio­na­da. Se co­lo­ca en la lí­nea de sa­li­da, es­pe­rar la luz del se­má­fo­ro. Qui­tar el pie del freno, to­mar fir­me­men­te el vo­lan­te y pal­par la sen­sa­ción de ace­le­rar’. Así se vi­ve la pa­sión de los arran­co­nes.

DES­DE EL INI­CIO: ¿CÓ­MO SE PRE­PA­RA UN AU­TO?

Más de la mi­tad de los vehícu­los que par-

ti­ci­pan en arran­co­nes han si­do mo­di­fi­ca­dos pa­ra sol­ven­tar la pre­sión a la que ca­da uno de sus com­po­nen­tes es­ta­rán so­me­ti­dos. Re­pro­gra­ma­ción de la compu­tado­ra, cam­bio de amor­ti­gua­do­res, sis­te­ma de es­ca­pe, etc. Las me­jo­ras en el au­to de­ben ser lo más fia­bles po­si­ble y en el lu­gar y mo­men­to ade­cua­dos.

“Mo­di­fi­car un au­to de fá­bri­ca es una prác­ti­ca que ha ve­ni­do cre­cien­do mu­chí­si­mo en los últimos años”, nos in­di­ca ‘Ju­nior’, me­cá­ni­co que se es­pe­cia­li­za en mo­di­fi­car to­do ti­po de vehícu­los en la ca­pi­tal del país.

Nues­tro en­tre­vis­ta­do, quien cuen­ta con su pro­pio ta­ller don­de re­pa­ra y mo­di­fi­ca com­po­nen­tes de vehícu­los, men­cio­na que a raíz del éxi­to mun­dial de pe­lí­cu­las co­mo ‘Rá­pi­do y Fu­rio­so’ o ‘Need For Speed’, el gus­to por al­te­rar y co­rrer vehícu­los se ha dis­pa­ra­do sus­tan­cial­men­te.

“Los que más se mo­di­fi­can son del gru­po VW: Golf, León, Cupra, Ibi­za y Po­lo, aun­que tam­bién me han lle­ga­do Focus RS y ST, Su­ba­rus, BMW y Mi­ni Coo­pers”.

- ¿Es ca­ro mo­di­fi­car un vehícu­lo? -

R: De­fi­ni­ti­va­men­te sí. Ob­via­men­te el cos­to va­ría del nú­me­ro de mo­di­fi­ca­cio­nes que se pre­ten­den rea­li­zar y del ta­ma­ño del vehícu­lo. En pro­me­dio, un usua­rio se pue­de gas­tar en­tre $50,000 y $60,000 con un pa­que­te com­ple­to de cam­bios.

Si las mo­di­fi­ca­cio­nes son ma­yo­res y abar­ca mon­tar­les ‘ca­pri­chos al gus­to del clien­te’, co­mo trans­mi­sión, tur­bo, etc, el gas­to ya po­dría al­can­zar has­ta $300,000.

En­tre las prin­ci­pa­les alteraciones bá­si­cas que su­fre el vehícu­lo es­tán el cam­bio de fil­tro de ai­re y del sis­te­ma de es­ca­pe, re­pro­gra­ma­ción de la compu­tado­ra (con lo cual el au­to pue­de in­cre­men­tar su po­ten­cia en­tre 20 y 80 bhp), co­lo­ca­ción de un in­ter­coo­ler pa­ra en­friar el ai­re com­pri­mi­do y de una vál­vu­la de ali­vio, así co­mo del tur­bo­car­ga­dor, fre­nos ven­ti­la­dos y óxi­do ni­tro­so.

Pe­ro no to­do de­pen­de de las mo­di­fi­ca­cio­nes, los pi­lo­tos tam­bién de­ben en­tre­nar el tiem­po de reac­ción. Los me­jo­res consiguen un tiem­po en torno a los 120 mi­li­se­gun­dos, in­de­pen­dien­te­men­te de los cam­bios al au­to.

PE­LI­GRO CONS­TAN­TE

Cual­quie­ra que se jac­te de amar la velocidad, de apa­sio­nar­se con el olor a llanta que­ma­da y de vi­brar ca­da que es­cu­cha el ru­gir de un mo­tor, ve en la ace­le­ra­ción de un au­to su mo­dus vi­ven­di. Por des­gra­cia, mu­chos de es­tos apa­sio­na­dos eli­gen ca­rre­ras ca­lle­je­ras (ile­ga­les) que en la ma­yo­ría de los ca­sos los lle­van a la cár­cel o, en el peor de los ca­sos, a la muer­te.

“Mi­ra, yo he co­rri­do tan­to en ca­rre­ras le­ga­les co­mo ca­lle­je­ras y en es­tas úl­ti­mas vas con la adre­na­li­na a to­pe por el mie­do a que lle­gue la po­li­cía”, nos co­men­ta Ar­man­do, quien lle­va más de 10 años co­rrien­do en arran­co­nes.

Las pa­la­bras de nues­tro en­tre­vis­ta­do re­su­men lo que pa­ra mu­chos re­pre­sen­ta el sen­ti­do de la velocidad, sin em­bar­go Ar­man­do di­ce que los pe­li­gros son ma­yúscu­los en es­te ti­po de ca­rre­ras don­de com­pi­ten jó­ve­nes que no tie­nen la su­fi­cien­te pre­pa­ra­ción ni el ade­cua­do co­noc­mien­to de los pe­li­gros a los que se ex­po­nen y a lo que ex­po­nen a los de­más.

De­ri­va­do del ‘Ope­ra­ti­vo Arran­co­nes’, se de­tie­nen en pro­me­dio 100 per­so­nas al mes (só­lo en la ca­pi­tal del país) a pe­sar de la po­ca pre­sión que ejer­ce la au­to­ri­dad. “Sa­be­mos don­de es­tán y aun­que rea­li­za­mos de­ten­cio­nes, sa­len rá­pi­do y sim­ple­men­te se van cam­bian­do de ave­ni­das”, nos re­fie­re un po­li­cía de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Un ac­ci­den­te en au­to a una velocidad de 100 ki­ló­me­tros por ho­ra, equi­va­le a re­ci­bir un gol­pe tan fuer­te co­mo caer de un edi­fi­cio de 14 pi­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.