EL PE­QUE­ÑO SAMURAI

El ho­no­ra­ble gue­rre­ro de la fir­ma ja­po­ne­sa lle­ga a Mé­xi­co pa­ra lu­char en el com­pe­ti­do seg­men­to de los hatch­backs sub­com­pac­tos.

4 Ruedas - - Prueba A Fondo -

a pa­la­bra “sa­mu­rái” se uti­li­za pa­ra de­sig­nar a una gran va­rie­dad de gue­rre­ros del an­ti­güo Ja­pón, eran hé­roes con con­duc­tas ho­no­ra­bles y, aun­que no se con­si­de­ra­ban de san­gre azul, eran no­ta­ble­men­te po­de­ro­sos. Así que no nos rom­pi­mos la ca­be­za pa­ra po­ner­le tí­tu­lo a es­te tex­to; ha­blar de Swift es ha­cer­lo de to­do un gue­rre­ro del ca­mino y aho­ra ha­ce pre­sen­cia con to­dos sus in­gre­dien­tes ni­po­nes pa­ra no de­cep­cio­nar a sus afi­cio­na­dos y, por su­pues­to, pa­ra ga­nar más se­gui­do­res con sus atri­bu­tos orien­ta­les.

UN PO­CO DE HIS­TO­RIA

Suzuki Mo­tor Cor­po­ra­tion es una com­pa­ñía ja­po­ne­sa fun­da­da en 1909 en la lo­ca­li­dad de Ha­ma­mat­su, Ja­pón, por Mi­chio Suzuki. Em­pe­zó su an­da­du­ra con­ju­gan­do la cons­truc­ción de te­la­res de al­go­dón has­ta que hu­bo pla­nes en 1937 pa­ra cons­truir un pe­que­ño au­to­mó­vil. Esos pro­yec­tos pa­ra la cons­truc­ción de un vehícu­lo mo­to­ri­za­do fue­ron pos­pues­tos de­bi­do a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y no re­sur­gie­ron has­ta que se co­lap­só el mer­ca­do del al­go­dón en 1951. De to­das for­mas, por esas fe­chas la mar­ca co­men­zó a ven­der bi­ci­cle­tas mo­to­ri­za­das mien­tras di­se­ña­ba otro au­to­mó­vil, re­ve­la­do en 1955 co­mo el “Su­zu­light” (”Suzuki li­ge­ro”).

La mar­ca si­guió su ca­mino en la in­dus­tria has­ta que apa­re­ció la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de Suzuki Swift la cual se in­tro­du­jo en el año 2000 en el mer­ca­do ja­po­nés; la se­gun­da ge­ne­ra­ción lle­gó en el 2004, man­te­nién­do­se en pro­duc­ción pa­ra­le­la co­mo al­ter­na­ti­va eco­nó­mi­ca, así sur­gió la va­rian­te Sport (que se des­con­ti­nuó más ade­lan­te). En 2005, la fir­ma ja­po­ne­sa en­tró al mer­ca­do me­xi­cano con el se­dán Ae­rio y el SUV Grand Vi­ta­ra, co­lo­can­do 762 uni­da­des en su pri­mer año; al año si­guien­te pre­sen­tó tres vehícu­los más pa­ra com­ple­tar su ga­ma: el Swift, el SX4 Cros­so­ver y el SX4 Se­dán. Tres años más tar­de ob- tu­vo el pri­mer lu­gar en el seg­men­to de au­tos me­dia­nos con su in­te­gran­te ´Ki­zas­hi´, y jus­to ese 2009 pre­sen­tó el “Swift 100 aniver­sa­rio” pa­ra con­me­mo­rar la cen­tu­ría de la mar­ca y su­mar en nues­tro mer­ca­do más de 33,000 uni­da­des ven­di­das; en 2012 “Swift Sport” fue el cau­san­te de ven­tas por más de 10,000 uni­da­des.

EL PE­QUE­ÑO SA­MU­RÁI

Es el turno de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de es­te gran chi­co y des­de su lan­za­mien­to en Mé­xi­co se han co­mer­cia­li­za­do más de 5 mi­llo­nes de uni­da­des del mo­de­lo al­re­de­dor del mun­do. Lle­gó a nues­tro país con un cam­bio no­ta­ble­men­te evo­lu­cio­na­do y sin per­der su esen­cia, pe­ro so­bre to­do vino a com­ple­tar la ga­ma de la mar­ca ja­po­ne­sa.

El icó­ni­co mo­de­lo es ca­ta­lo­ga­do co­mo el prin­ci­pal pi­lar de la mar­ca y, a pe­sar de la pre­sen­cia de “Ig­nis” den­tro del seg­men­to de sub­com­pac­tos y de sus al­tos ni­ve­les de re­fi­na­mien­to y bo­ni­to di­se­ño, Swift no de­ja de ser el pe­que­ño gran sa­mu­rái.

Suzuki Swift se ca­rac­te­ri­za por ser un atrac­ti­vo sub­com­pac­to que aho­ra se re­nue­va pa­ra dar una me­jor ca­ra a sus se­gui­do­res; si ha­bla­mos de su di­se­ño ex­te­rior no­ta­mos la evo­lu­ción de su es­ti­lo sin sa­cri­fi­car su naturaleza -a dis­tan­cia se nota que es un “Swift”- pe­ro aho­ra más ro­bus­to co­mo si lo hu­bie­ran pues­to a en­gor­dar, es­to es iró­ni­co por­que aho­ra el pe­que­ño au­to tie­ne 120 ki­los me­nos, lo que lo ha­ce más rau­do y enér­gi­co a la ho­ra de ace­le­rar.

Tie­ne tra­zos me­nos so­brios y de­ta­lles que agra­dan a la vis­ta, co­mo la ma­ni­ja de las puer­tas tra­se­ras, que aho­ra las tie­ne en la par­te de arri­ba -a la 1 pm del re­loj (ha­cen re­cor­dar al pe­que­ño Spark)- se nota más di­ná­mi­co y de­por­ti­vo. El fren­te pre­su­me de una pa­ri­lla más an­cha y mues­tra lí­neas cur­vas que lo ha­cen más mo­derno, las lu­ces diur­nas de LED en fas­cia son más pe­que­ñas que las an­te­rio­res y aban­do­na­ron la for­ma alar­ga­da pa­ra dar­le más pro­fun­di­dad a la mi­ra­da, las ca­la­ve­ras tam­bién re­du­je­ron su ta­ma­ño y pa­re­cie­ra que les die­ron un gol­pe ha­cia el in­te­rior pa­ra que de­jen de es­tar tan pro­nun­cia­das por fue­ra, la fas­cia tra­se­ra es más an­cha y cor­ta, el di­se­ño ex­te­rior, en ge­ne­ral, es pre­de­ci­ble -el Suzuki Swift es y se­gui­rá sien­do, el Suzuki Swift-, pe­ro sin du­da es­tos pe­que­ños gran­des de­ta­lles lo ha­cen un vehícu­lo más cor­pu­len­to. La nue­va ca­rro­ce­ría es le­ve­men­te más cor­ta, ba­ja y en­san­cha­da.

El pro­ta­go­nis­ta en el in­te­rior es el es­pa­cio y con­fort -sí que le ha­cía fal­ta, los mi­lí­me­tros que sean son bien re­ci­bi­dos-, en la con­so­la cen­tral re­sal­ta una pan­ta­lla touch de 7” con na­ve­ga­dor, re­pro­duc­tor de CD com­pa­ti­ble con mp3/wma, en­tra­da de puer­to USB y AUX, Ra­dio am/fm y Blue­tooth.

El ta­ble­ro es con­ven­cio­nal, ni le so­bran ni le fal­tan bo­to­nes, el ac­cio­nar de la ca­ja au­to­má­ti­ca es có­mo­da y tie­ne op­ción ma­nual, pe­ro los cam­bios se ha­cen úni­ca­men­te a tra­vés de las pa­le­tas de­trás del vo­lan­te, dán­do­te una sen­sa­ción de ma­ne­jo más de­por­ti­va y ju­ve­nil al ex­pri­mir el po­der del gue­rre­ro sa­mu­rái. Una me­jo­ra dis­tin­gui­ble y, que se agra­de­ce, es la ca­jue­la, pues tie­ne una ca­pa­ci­dad de 265 li­tros, 54 más que el mo­de­lo an­te­rior, lo que le po­si­cio­na bien en el seg­men­to.

AL VO­LAN­TE

La mar­ca es­tre­na nue­va pla­ta­for­ma de­no­mi­na­da “Hear­tect” en su icó­ni­co mo­de­lo, la cual ayu­da a un ma­ne­jo ágil y se­gu­ro gra­cias a su li­ge­re­za y ri­gi­dez; es­te so­por­te le ha per­mi­ti­do re­cor­tar pe­so haciéndolo un au­to más li­viano de lo que ya era. Sin lu­gar a du­das sor­pren­dió su enér­gi­ca res­pues­ta y su gran agi­li­dad con re­fe­ren­cia al mo­de­lo an­te­rior; el he­cho de ser más li­viano y te­ner un mo­tor Boos­ter­jet de 1.0 li­tro tur­bo de in­yec­ción di­rec­ta y 3 ci­lin­dros de 110 bhp y 118 lb­pie de tor­que con trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de 6 ve­lo­ci­da­des (ver­sión al vo­lan­te) -con op­ción a trans­mi­sión ma­nual de 5 ve­lo­ci­da­des­ha­ce que la res­pues­ta sea mu­cho me­jor, y no por­que sea gro­se­ro o re­bel­de, sino por­que tie­nes el em­pu­je cuan­do se ne- ce­si­ta. Sus mo­vi­mien­tos po­seen mu­cha más sol­tu­ra gra­cias a una bue­na re­la­ción de pe­so/po­ten­cia, co­mo se co­men­tó.

Res­pec­to al tan te­mi­do con­su­mo de ga­so­li­na, es­te nue­vo mu­cha­cho -que cre­ció en múscu­lo y no en pe­so- nos ofre­ció, du­ran­te la prue­ba de ma­ne­jo, unos glo­rio­sos 19.7 km/l, pe­ro no du­da­mos que su con­su­mo ofi­cial sea ma­yor, to­man­do en cuen­ta to­dos los cam­bios que se han he­cho en el pe­so to­tal del vehícu­lo y con la in­cor­po­ra­ción de una nue­va amor­ti­za­ción. Res­pec­to al fun­cio­na­mien­to del cam­bio de ve­lo­ci­da­des, es muy efi­cien­te, aun­que po­dría ser al­go más cor­to pa­ra evi­tar un des­fa­se de tiem­po en la po­ten­cia. Exis­te una se­gun­da ver­sión con mo­tor 1.2 li­tros de in­yec­ción mul­ti­pun­to de 82 bhp.

TO­DO UN GUE­RRE­RO en ciu­dad y ca­rre­te­ra, su con­fort y efi­cien­cia no des­alien­tan.

ALE­RÓN tra­se­ro que ayu­da a la ae­ro­di­ná­mi­ca.

CA­LA­VE­RAS mo­der­nas y me­nos ro­bus­tas.

CA­PA­CI­DAD DE ca­jue­la 265 lts., 54 más que la an­te­rior.

RI­NES más de­por­ti­vos.

DI­SE­ÑO más ro­bus­to; manijas tra­se­ras a las 11 am del re­loj.

CON­TRO­LES de man­do al vo­lan­te pa­ra no des­pe­gar las ma­nos en el ca­mino.

DES­TA­CA el ac­cio­nar de la ca­ja, siem­pre pre­ci­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.