PORSCHE PANAMERA

El me­jor Gran Tu­ris­mo del mer­ca­do ac­tual. ¡Fe­li­ci­da­des!

4 Ruedas - - Índice - POR CAR­LOS MILLARES @DONMILLAGY

Panamera sur­gió ha­ce unos años con una gran car­ga en la es­pal­da: NO ser un Porsche co­mo los de a an­ta­ño. Cual­quier pu­ris­ta ta­ta (co­mo yo), vio con muy ma­los­los ojos el ob­ser­var un bó­li­do que se ale­ja­ba de cual­quier di­se­ño pu­ri­fi­ca­do y, al mis­mo tiem­po, no ge­ne­ra­ba esa ex­plo­sión de sen­ti­mien­tos con el que uno se enamo­ra­ba de cual­quier bó­li­do de la mar­ca. La pri­me­ra ge­ne­ra­ción fue ga­nan­do po­co a po­co se­gui­do­res y aho­ra sé que las crí­ti­cas le hi­cie­ron ‘lo que el vien­to a Juárez’. Se­gu­ra­men­te lo re­cor­cor­da­rás en nues­tra por­ta­da de e fe­bre­ro, aho­ra es­ta nue­va ge­ne­ra­ne­ra­ción lle­gó al ga­ra­ge de 4R don­de on­de deseá­ba­mos (o más bien yo desea­ba), dar­le una se­gun­da opor­tu­ni­dad y qui­tar­me pen­sa­mie­nien­tos más pu­ris­tas que ob­je­ti­vos. vos.

Lo re­vo­lu­cio­na­rio de Panamera me­ra es que ha lo­gra­do fu­sio­nar las as pres­ta­cio­nes de un de­por­ti­vo, o, con la co­mo­di­dad de una li­mu­si­mu­si­na. Dos as­pec­tos apa­ren­te­men­te men­te dis­pa­res y que po­cas ve­ces ha­bían po­di­do con­vi­vir en un mis­mo es­pa­cio/ tiem­po. Me qui­to to el som­bre­ro y le di­go de fren­te: e: “Me ce­rras­te la bo­ca Panamera”. me­ra”.

Y TIE­NE UN HER­MANO Ade­más del 4S, se ofre­ce la ver­sión Tur­bo que tie­ne el mo­tor de ga­so­li­na má­sás po­ten­te de la ga­ma. Se tra­ta de un V8 bi­tur­bo de 4.0 li­tros, que desa­rro­lla 550 ca­ba­llos de po­ten­cia­cia a 5.750 re­vo­lu­cio­nes.

DI­REC­TO AL GYM

Un atle­ta ne­ce­si­ta pro­teí­nas y en el ca­so del vehícu­lo ale­mán se le han aña­di­do 20 ca­ba­llos de fuer­za, lo cual per­mi­te a su nue­vo mo­tor bi­tur­bo de 2.9 li­tros ero­gar 440 bhp ya dis­po­ni­ble a 5.650 re­vo­lu­cio­nes, jus­to por en­ci­ma de la ve­lo­ci­dad no­mi­nal del pro­pul­sor. Gra­cias a la pues­ta a pun­to del cha­sis, a es­te GT só­lo le bas­tan 4,4 se­gun­dos pa­ra lle­gar de 0 a 100 km/h. Pa­ra ser un Porsche (y re­pi­to, pa­ra ser un Porsche), la co­mo­di­dad y po­si­ción de man­do en el asien­to del con­duc­tor es más que ade­cua­da. Cuan­do uno se sube a un 911, a un Boxs­ter o a un Cay­man, sa­be que sa­cri­fi- ca­rá co­mo­di­dad in­te­rior por un ma­ne­jo vi­go­ro­so; en el ca­so de Panamera es­tos dos atri­bu­tos no es­tán di­vor­cia­dos. La ca­li­dad de ma­te­ria­les es ex­cel­sa y lo le­gi­ble que re­sul­ta el cua­dro de ins­tru­men­tos me hi­zo di­bu­jar una son­ri­sa, la dis­po­si­ción de la con­so­la cen­tral es­tá muy a lo ‘Porsche’, va­rios ele­men­tos inun­dan su di­se­ño y re­cuer­dan in­va­ria­ble­men­te a sus her­ma­nos de ga­ma. Co­mo buen de­por­ti­vo, es­tos ele­men­tos no re­sul­tan tan in­tui­ti­vos y hay que ba­ta­llar­le pa­ra iden­ti­fi­car sus fun­cio­nes.

Es un au­to có­mo­do pe­ro...a ver, a ver, un mo­men­to ¿aca­so es­toy ha­blan­do de co­mo­di­dad en un Porsche? En es­te pun­to me doy cuen­ta que Panamera ha fu­sio­na­do lo me­jor de

dos mun­dos.

ORI­GEN Su nom­bre ha­ce re­fe­ren­cia a la Ca­rre­ra Pa­na­me­ri­ca­na, la cual fue dispu­tada por pri­me­ra vez en 1950.

EN SUS MAR­CAS...

Es mo­men­to de ace­le­rar y que mis pul­sa­cio­nes au­men­ten. El re­tar­do del tur­bo es mí­ni­mo y el em­pu­je que mues­tra el mo­tor se ex­pe­ri­men­ta des­de ba­jas, ba­jí­si­mas rpm dan­do co­mo re­sul­ta­do una agi­li­dad de reac­ción más de un com­pac­to que de un Gran Tu­ris­mo. No obs­tan­te, el lar­go de la ca­rro­ce­ría ha­ce que el vehícu­lo tien­da a so­bre­vi­rar y per­der trac­ción; afor­tu­na­da­men­te las asis­ten­cias en­tran a es­ce­na de in­me­dia­to.

La di­rec­ción es pre­ci­sa, apun­ta exac­ta­men­te don­de nues­tra mi­ra­da va y for­ta­le­ce su aplo­mo en cur­vas. Si a es­to su­ma­mos el eje tra­se­ro di­rec­cio­nal y la com­pen­sa­ción ac­ti­va del ba­lan­ceo, es­ta­mos an­te un Gran Tu­ris­mo que a pe­sar de sus di­men­sio­nes, man­tie­ne el ma­ne­jo de sus her­ma­nos.

To­mar una cur­va es co­sa de ni­ños pa­ra Panamera; al ser trac­ción in­te­gral, el aplo­mo y lo bien que se asien­ta per­mi­te es­tar se­gu­ro en to­do mo­men­to, aun­que ca­re­ce de esa di­ver­sión que po- dría dar­te un trac­ción tra­se­ra.

Ideal pa­ra con­te­ner la ele­va­ción del vehícu­lo en fre­na­das y en ace­le­ra­cio­nes, el es­que­ma de sus­pen­sión per­mi­te un ma­yor con­trol so­bre el án­gu­lo de la rue­da. Me­dian­te los sen­so­res de ra­dar del ca­re­na­do de­lan­te­ro, el me­ca­nis­mo re­gu­la­dor de dis­tan­cia re­du­ce la ve­lo­ci­dad del vehícu­lo dis­mi­nu­yen­do la ace­le­ra­ción o bien fre­nan­do sua­ve­men­te.

ATRAC­TI­VO

La dis­tan­cia en­tre ejes se ha in­cre­men­ta­do en 3cm con res­pec­to a su pre­de­ce­sor, y de los mar­ca­dos la­te­ra­les sur­ge la lí­nea ca­rac­te­rís­ti­ca de Porsche. Si lo ve­mos de fren­te es un Porsche en to­da la ex­ten­sión de la idea, gra­cias a las prin­ci­pa­les óp­ti­cas LED con luz diur­na de cua­tro pun­tos. Ca­rac­te­rís­ti­co de to­dos los Panamera, aña­de la es­tre­cha fran­ja de pi­lo­tos tra­se­ros con di­se­ño tri­di­men­sio­nal en tec­no­lo­gía LED con lu­ces de freno de cua­tro pun­tos. El spoi­ler tra­se­ro des­ple­ga­ble in­te­gra­do en la ca­rro­ce­ría re­du­ce el em­pu­je as­cen­sio­nal en el eje tra­se­ro a ve­lo­ci­da­des ele­va­das.

CON­CLU­SIÓN

Jun­ta lo me­jor de dos mun­dos: de­por­ti­vi­dad y lu­jo. Es di­fí­cil en­con­trar­le al­go ma­lo, qui­zás al­go de pre­sen­cia de so­bre­vi­ra­je y su al­to pre­cio, aun­que es­ta­mos an­te el me­jor Gran Tu­ris­mo del mer­ca­do. 4R

Más po­der al po­der;p no, no es­ta­mes­ta­mos ha­blan­do­blan­do de aque­llaaq me­lo­día de ‘Mo­lo­tov’ que re­pu­dia­ba­dia­ba a nues­tros po­lí­ti­cos. Aa­quí na­da pue­de ser re­pu­dia­do, cuan­do men­cio­na­mos es­ta fra­se es por- que que­da co­mo ani­llo al de­do pa­ra des­cri­bir la bes­tia so­bre rue­das que ves en las imá­ge­nes.

El tunero ale­mán Gei­ger­cars se ca­rac­te­ri­za por su fi­ja­ción en los au­tos ame­ri­ca­nos (prin­ci­pal­men­te en los mus­cle ca­rs), y es­ta vez hi­zo un tra­ba­jo ver­da­de­ra­men­te ex­po-

nen­cial uti­li­zan­do la ba­se del mí­ti­co Ca­ma­ro, quien re­cien­te­men­te ce­le­bró sus pri­me­ras cin­co dé­ca­das de vi­da.

En­tre el cu­rrí­cu­lum del pre­pa­ra­dor ale­mán se en­cuen­tran tra­ba­jos so­bre Ca­di­llac CT6, Che­vro­let Cor­vet­te, Char­ger Hell­cat y Mus­tang Shelby, en­tre otros. Su nom­bre es Su­per­char­ged 630 y ha­ce re­fe­ren­cia a los ca­ba­llos de fuer­za que ero­ga su mo­tor V8 de 6.2 li­tros, el cual ha si­do po­ten­cia­li­za­do pa­ra pa­sar de 461 bhp a 630 bhp y de pa­so, ubi­car el par mo­tor en la na­da des­pre­cia­ble ci­fra de 583 lb-pie.

¿De qué ma­ne­ra es­ta bes­tia ha lo­gra­do es­tas in­creí­bles cre­den­cia­les? Me­dian­te un com­pre­sor vo­lu­mé­tri­co, ajus­tes en la ges­tión elec­tró­ni­ca y un nue­vo sis­te­ma de re­fri­ge­ra­ción del acei­te del mo­tor lo ha con­se­gui­do.

Es­ta­mos an­te la pre­sen­cia de un de­mo­nio ca­paz de ace­le­rar nues­tras pul­sa­cio­nes en ca­da cur­va.

4R

AÑA­DE UN JUE­GO JUEGOJ de amor­ti­gua­do­resg ajus­ta­bles KW Va­riant 1.

Un to­tal de 630 ca­ba­llos de fuer­za y es­ta jo­ya pre­su­me de to­do. BÁSIC O [MO­TOR] V8 de 6.2 li­tros [PO­TEN­CIA] 630 bhp [TOR­QUE] 583 lb-pie [ORI­GEN] Ale­ma­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.