EL OTRO AMOR DE Ma­rilyn

4 Ruedas - - Detrás De Cámaras -

Nor­ma Jea­ne Mor­ten­son, me­jor co­no­ci­da co­mo Ma­rilyn Mon­roe, po­sa con un de­por­ti­vo de la ex­tin­ta mar­ca bri­tá­ni­ca de au­tos, Sin­ger, du­ran­te una se­sión fo­to­grá­fi­ca en 1952. Po­cos lo sa­ben, pe­ro las jo­yas, los ves­ti­dos y el es­plen­do­ro­so gla­mour con los que siem­pre apa­re­cía en pú­bli­co no fue­ron el úni­co amor de la her­mo­sa sú­per es­tre­lla nor­te­ame­ri­ca­na, (ni si­quie­ra los hom­bres que lo­gra­ron con­quis­tar­la): La pa­sión des­bor­da­da de Ma­rilyn apun­ta­ba di­rec­ta­men­te ha­cia jo­yas so­bre cua­tro rue­das; el amor que siem­pre ex­pe­ri­men­tó pa­ra con los au­tos sur­gió cuan­do tu­vo el pri­me­ro de ellos, un Ford Su­per De­lu­xe 1948, con el que se trans­por­ta­ba en su épo­ca de mo­de­lo pa­ra la ca­de­na de te­le­vi­sión Fox. A par­tir de que su ca­rre­ra bro­tó en el ci­ne, Mon­roe tu­vo en su ga­ra­ge ver­da­de­ras be­lle­zas so­bre rue­das co­mo un Ca­di­llac Con­ver­ti­ble ne­gro, un Lin­coln Ca­pri Con­ver­ti­ble, un Ford Thun­der­bird (que ma­ne­ja­ba Art­hur Mi­ller, en ese mo­men­to su es­po­so) y un es­pec­ta­cu­lar Chrys­ler 300h Con­ver­ti­ble. 4R

“Per­te­nez­co al pú­bli­co; él es mi úni­ca fa­mi­lia” Ma­rilyn Mon­roe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.