PER­DI­DOS EN

4 Ruedas - - Lanzamiento -

Cuan­do nos ex­tra­via­mos en al­gún si­tio nos pro­du­ce in­cer­ti­dum­bre, pe­ro cuan­do lo es a bor­do de un BMW i3s su­ce­de to­do lo con­tra­rio; la de­ses­pe­ra­ción se con­vier­te en pla­cer y el en­con­trar tu ca­mino que­da en segundo tér­mino. El úni­co de­seo es es­tar a bor­do de es­te eléc­tri­co.

a fir­ma ale­ma­na nos in­vi­tó a Lis­boa, Por­tu­gal, para la pre­sen­ta­ción del nue­vo i3, el cual aho­ra adop­ta por ape­lli­do la le­tra “s” y, por en­de, un as­pec­to más de­por­ti­vo.

Ha­ce unos me­ses, en el Sa­lón In­ter­na­cio­nal del Au­to­mó­vil (IAA), BMW hi­zo la pre­sen­ta­ción mun­dial de es­te vehícu­lo, pe­ro no fue sino has­ta no­viem­bre que no­so­tros tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de es­tar de fren­te con él.

Se­re­mos sin­ce­ros, des­de que lo co­no­ci­mos por fo­to­gra­fías cap­tó nues­tra aten­ción, so­bre to­do por­que no­ta­mos un cier­to as­pec­to más… ¿có­mo de­cir­lo?, ¡lla­ma­ti­vo!, sí, por­que la pa­la­bra de­por­ti­vo en nues­tro dic­cio­na­rio im­pli­ca te­ner un mo­tor de com­bus­tión con gran po­ten­cia, sin em­bar­go, las nue­vas lí­neas y co­lo­res uti­li­za­dos en es­te au­to le die­ron un to­que más pi­can­te, co­mo una be­lla mujer que cap­ta la mi­ra­da cuan­do cru­za la ace­ra.

Es­te vehícu­lo fue el pri­mer BMW de se­rie con ce­ro emi­sio­nes de­bi­do a su mo­tor eléc­tri­co. Se pre­sen­tó en 2011 pe­ro lle­gó a los mer­ca­dos en ju­lio de 2013.

LAN­ZA­MIEN­TO

Me­cá­ni­ca­men­te es­ta­mos an­te el fu­tu­ro de la in­dus­tria au­to­mo­triz, pe­ro tam­bién en la par­te de di­se­ño. Si el i3 nos pa­re­cía un au­to en­can­ta­dor, so­bre to­do por el di­se­ño de sus puer­tas tra­se­ras que se abren en for­ma sui­ci­da, el nue­vo i3s nos de­ja más que con un gra­to sa­bor de bo­ca. Aho­ra es más ba­jo, gra­cias a la nue­va sus­pen­sión de­por­ti­va 10 mm re­ba­ja­da que le adap­ta­ron, tam­bién, cre­ció un po­co, pe­ro so­lo en la par­te tra­se­ra para ver­se más ro­bus­to. El pa­ra­gol­pes fron­tal es­tá com­ple­ta­men­te pin­ta­do con el co­lor de la ca­rro­ce­ría y tie­ne un de­ta­lle en Sch­warz en for­ma de U que lo ro­dea y re­fuer­za la pre­sen­cia del vehícu­lo des­de la vis­ta fron­tal. Y, para ter­mi­nar, los ri­nes de 20 pul­ga­das le dan la apa­rien­cia ne­ce­sa­ria para ro­bar mi­ra­das.

Arri­ba de él, hay un sin nú­me­ro de sen­sa­cio­nes. Por una par­te, es­tán las nue­vas tec­no­lo­gías y el equipamiento. En el ta­ble­ro hay di­fe­ren­tes bo­to­nes que lle­gan has­ta el nú­me­ro ocho, to­dos ellos para apli­car dis­tin­tas fun­cio­nes, ya sea de la na­ve­ga­ción, así co­mo del in­foen­tre­te­ni­mien­to, el cual se des­plie­ga a tra­vés de una pan­ta­lla del 10,25 pul­ga­das con re­co­no­ci­mien­to de len­gua­je na­tu­ral, in­for­ma­ción de apar­ca­mien­to y Ap­ple Ca­rp­lay. Des­pués, y creo el más im­por­tan­te o lla­ma­ti­vo por así de­cir­lo, la for­ma de en­cen­di­do. És­ta se si­túa arri­ba de la pa­lan­ca de los lim­pia­do­res, es una es­pe­cie de tu­bo grue­so, el cual tie­ne el bo­tón de en­cen­di­do y un joys­tick para que, con el pul­gar des­plie­gues a neu­tral, re­ver­sa o dri­ve.

BMW nos pu­so una ru­ta con dos pun­tos de es­ca­la. Ha­go pa­re­ja con una co­le­ga; ella to­mó el man­do del vo­lan­te en pri­me­ra ins­tan­cia, por lo mien­tras me de­di­co a

Se­gún re­pre­sen­tan­tes de la mar­ca ale­ma­na, des­de el 2013, año en que sa­lió a la ven­ta, se han co­mer­cia­li­za­do al­re­de­dor de 100 mil uni­da­des. ND

dis­fru­tar del pai­sa­je de la ciu­dad y de sus ca­lles nos­tál­gi­cas; al­gu­nos ca­lle­jo­nes y de la vis­ta al mar que tie­ne por fon­do Lis­boa.

La sen­sa­ción en el asien­to de­re­cho es de una gran co­mu­nión, muy có­mo­do, el pa­ra­bri­sas an­cho nos per­mi­te ad­mi­rar to­dos los detalles y co­lo­res. Se­gui­mos la ru­ta es­ta­ble­ci­da por la mar­ca, pe­ro… ¡nos he­mos equi­vo­ca­do al dar una vuel­ta!

La­men­ta­ble­men­te la cul­tu­ra vial en Por­tu­gal de­ja mu­cho qué desear. Los con­duc­to­res son un po­co arre­ba­ta­dos, las ca­lles muy an­gos­tas y los se­ña­la­mien­tos, a los cua­les no es­ta­mos acos­tum­bra­dos, confusos. Pe­ro qué im­por­ta, en reali­dad da­mos gra­cias de ha­ber­nos per­di­do, así ten­dre­mos más tiem­po de es­tar a bor­do del i3s y de dis­fru­tar de sus nuevos atri­bu­tos.

Des­pués del pri­mer pun­to es el cam­bio de pi­lo­to, por fin me to­ca ha­cer si­ner­gia con él. Ya no hay ca­lles es­tre­chas, aho­ra so­lo au­to­pis­ta. Me­te­mos el ace­le­ra­dor a fon­do y nos im­pre­sio­na la for­ma de to­mar po­ten­cia, cla­ro es trac­ción tra­se­ra, de in­me­dia­to sien­tes el tor­que y tu cuer­po lo re­co­no­ce ad­hi­rién­do­se al asien­to. Res­pon­de efi­caz­men­te, tar­da so­lo 6,9 se­gun­dos para lle­gar a los 100 km/h; su ve­lo­ci­dad to­pe es de 160 km/h. Para es­ta ver­sión la po­ten­cia au­men­tó de 170 bhp a 184 bhp.

Las sen­sa­cio­nes de ma­ne­jo que nos de­ja es­te vehícu­lo es de se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad. El com­por­ta­mien­to al tra­zar cur­vas es ex­ce­len­te, nues­tra úni­ca preo­cu­pa­ción es por la au­to­no­mía, para es­ta ver­sión no au­men­tó, si­gue sien­do de has­ta 200 ki­ló­me­tros, cla­ro, si no uti­li­za­mos el ai­re acon­di­cio­na­do ni po­ne­mos mú­si­ca, al­go im­po­si­ble en nues­tros tiem­pos. Te­ne­mos miedo de que se que­de sin ba­te­ría, aun­que nues­tro des­tino fi­nal no es­tá muy le­jos. Sí, el i3, aún con el ape­lli­do s, es un co­che ci­ta­dino. Por fin lle­ga­mos a Es­to­ril, cir­cui­to que al­ber­ga­ra a la Fór­mu­la Uno has­ta 1996. Nos han pre­pa­ra­do prue­bas so­bre piso mo­ja­do, sla­lom y ace­le­ra­ción. Las rea­li­za­mos y no­ta­mos que el mo­do DTC (Con­trol Di­ná­mi­co de Trac­ción) dis­fru­ta aho­ra de gran agi­li­dad a ve­lo­ci­da­des más al­tas y du­ran­te la to­ma de cur­vas en con­duc­ción de­por­ti­va. El nue­vo i3s tie­ne tres mo­dos de ma­ne­jo, Sport, Eco y Con­for­ta­ble, en es­ta ver­sión hay para to­dos los gus­tos.

Son las 5:30 de la tar­de y en Lis­boa es­tá por ano­che­cer. La luz del día se apa­ga y al­gu­nas lu­ces del cir­cui­to por­tu­gués se en­cien­den, pe­ro so­lo para guiar­nos a la puer­ta de sa­li­da, el día con él ter­mi­nó. Fue po­co el tiem­po que tu­vi­mos para con­vi­vir con el i3s; an­tes de des­pe­dir­nos lo ve­mos de fren­te y so­lo nos res­ta de­cir­le: pron­to nos vol­ve­re­mos a ver, nues­tra prueba con­ti­go aún no ha ter­mi­na­do. El BMW i3s es una de las po­cas op­cio­nes de mo­vi­li­dad eléc­tri­ca que te­ne­mos ac­tual­men­te. ¿Es cos­to­sa? Sí, pe­ro a tra­vés del tiem­po re­cu­pe­ra­rás ese di­ne­ro al no gas­tar en gasolina. To­ma en cuen­ta que no es un au­to para gran­des dis­tan­cias en una úni­ca car­ga. La au­to­no­mía aún es un pun­to a tra­ba­jar, pe­ro el di­se­ño y la ca­li­dad al ser un BMW lo ha­cen ex­cep­cio­nal. 4R

1,791 mm 4,006 mm

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.