MA­NE­JO

4 Ruedas - - Datos -

En el ro­bus­to fren­te -ba­jo el co­fre que mar­ca una sua­ve caí­da- por­ta un mo­tor 3.5 li­tros de seis ci­lin­dros que ge­ne­ra 252 ca­ba­llos de fuer­za y 240 li­bras pie de tor­que aco­pla­do a una trans­mi­sión va­ria­ble con­ti­nua (CVT). El po­der de ace­le­ra­ción se re­fle­ja des­de que to­cas el pe­dal, per­fec­ta­men­te equi­li­bra­do. A la ho­ra de que­rer una res­pues­ta en una emer­gen­cia la ré­pli­ca es in­me­dia­ta.

De ini­cio re­co­rri­mos una ca­rre­te­ra muy pa­re­ci­da a la ru­mo­ro­sa que nos lle­va­ría a un es­ce­na­rio lleno de ár­bo­les y mon­ta­ñas con un ba­rran­co de fon­do. El ca­mino de do­ble sen­ti­do era un po­co an­gos­to, la fi­gu­ra ro­bus­ta de Nis­san Murano no fue im­pe­di­men­to en nin­gu­na cur­va pa­ra que és­te flu­ye­ra con el vien­to, la di­rec­ción fue pre­ci­sa y los neu­má­ti­cos se sin­tie­ron pe­ga­dos al pi­so en to­do mo­men­to.

Nos ge­ne­ró to­do un pla­cer y des­can­so con­du­cir­lo por­que con el mí­ni­mo es­fuer­zo la ca­mio­ne­ta se di­ri­gía ha­cia don­de apun­ta­ras el fren­te; no en­con­tra­mos blo­queos de

di­rec­ta tur­bo In­yec­ción 4WD

vi­si­bi­li­dad a tra­vés del pa­ra­bri­sas y en nin­gún mo­men­to sen­ti­mos in­co­mo­di­dad por sus di­men­sio­nes ex­te­rio­res, en el in­te­rior, el es­pa­cio era hol­ga­do.

La sua­ve suspensión no trans­mi­te mo­vi­mien­tos fue­ra del as­fal­to al in­te­rior ha­cién­do­lo más có­mo­do pa­ra los pa­sa­je­ros gra­cias a la suspensión Mul­ti-link en el eje tra­se­ro; de­tec­ta­mos un cha­sis ba­lan­cea­do que en­tre­ga­ba un aplo­mo inusual en es­te ti­po de vehícu­los. Íba­mos tan có­mo­dos que el lar­go via­je y el ex­ten­so tiem­po que pa­sa­mos a bor­do no nos cau­só can­san­cio o abu­rri­mien­to.

Es­tu­vi­mos tan en­tre­te­ni­dos con la li­neal for­ma de ma­ne­jo y los variados es­ce­na­rios que la ho­ra de co­mi­da se nos pa­só; pre­fe­ri­mos con­ti­nuar nues­tro re­co­rri­do y vi­si­tar uno de los es­ta­dios de beis­bol con más ca­pa­ci­dad en los Es­ta­dos Uni­dos, el “Dod­gers Sta­dium”. El re­cin­to lon­ge­vo de las gran­des li­gas fue nues­tro se­gun­do es­ce­na­rio del día don­de el look “ca­li­for­niano” le que­da­ba bien a Murano.

Pa­ra fi­na­li­zar nues­tra tra­ve­sía, re­co­rri­mos la zo­na ur­ba­na a la ma­ña­na si­guien­te, don­de en­con­tra­mos fa­cha­das pin­to­res­cas. El ar­te ur­bano le ca­yó muy bien a es­ta nue­va generación. En reali­dad, la di­ver­si­dad de ca­mi­nos que re­co­rri­mos hi­cie­ron lu­cir al SUV siem­pre de una for­ma no­ta­ble, po­dría de­cir que es de los po­cos au­to­mó­vi­les con la ca­pa­ci­dad de es­tar en cual­quier si­tua­ción y res­pon­der co­rrec­ta­men­te a ca­da ca­mino.

Su evo­lu­ción ase­gu­ra que su re­gre­so al mer­ca­do me­xi­cano se­rá -sin du­da al­gu­na- un hit pa­ra la mar­ca ja­po­ne­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.