¡UN BUEN JALÓN DE OREJAS!

¿Para quién? Para cho­fe­res de ta­xis y mi­cro­bu­ses de nues­tras gran­des me­tró­po­lis.

4 Ruedas - - Índice -

Al cir­cu­lar por ciu­da­des gran­des, léa­se Gua­da­la­ja­ra, Mon­te­rrey, Que­ré­ta­ro, Pue­bla, León, he no­ta­do bue­na pre­sen­cia de po­li­cías uni­for­ma­dos, es­pe­cí­fi­ca­men­te de trán­si­to y via­li­dad, así co­mo cá­ma­ras para efec­tuar las fo­to-mul­tas tan po­lé­mi­cas.

Cier­ta par­te de la po­bla­ción es­tá aca­tan­do los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad. Creo que el res­pe­to obe­de­ce más al te­mor de ser san­cio­na­do eco­nó­mi­ca­men­te, que por una ver­da­de­ra con­cien­cia vial. Ce­le­bro que los con­duc­to­res ahora cui­dan de no re­ba­sar los lí­mi­tes, de no pi­sar las ma­rim­bas pea­to­na­les, pero bueno, siem­pre ha­brá un ne­gri­to en el arroz: los ope­ra­do­res de ta­xis y trans­por­te pú­bli­co. Sé que no son to­dos, pero quie­ro con­tar­les una anéc­do­ta que me ocu­rrió con el ope­ra­dor de un Ta­xi del Aeropuerto de la Ciudad de Mé­xi­co.

To­do em­pe­zó co­mo a las 22:00, yo cir­cu­la­ba en mi vehícu­lo por Pa­seo de la Re­for­ma, en las pro­xi­mi­da­des del Bos­que de Cha­pul­te­pec. El flu­jo vehi­cu­lar era cons­tan­te y avan­zá­ba­mos to­dos al rit­mo im­pues­to por la ley de 50 Km/h. De pron­to me per­ca­to que hay un Nis­san Tii­da de­trás de mi que me “aven­ta­ba las al­tas” y cir­cu­la­ba muy pe­ga­do a la par­te tra­se­ra de mi vehícu­lo, él ha­cía in­ten­tos por re­ba­sar­me sin con­se­guir­lo por­que to­dos cir­cu­lá­ba­mos al mis­mo pro­me­dio. En al­gún mo­men­to el Tii­da hi­zo una ma­nio­bra brus­ca para ade­lan­tar­me ve­loz­men­te por la de­re­cha, no sin an­tes lan­zar­me im­pro­pe­rios.

En 150 me­tros ade­lan­te lo en­con­tré de­te­ni­do en el se­má­fo­ro, me si­tué a su la­do, ba­jé la ven­ta­ni­lla de mi au­to, y le di­je con voz ami­ga­ble: ¡Bue­nas No­ches! El lí­mi­te de ve­lo­ci­dad es 50Km/h por si no lo sa­be! Ai­ra­da­men­te me con­tes­tó:

¡Los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad son para P%&S! ¡A no­so­tros los de ser­vi­cios pú­bli­cos nos la [email protected]!

Tris­te­men­te las le­yes no se apli­can igual, mien­tras unos cum­pli­mos las nor­mas, otros has­ta se bur­lan co­mo nues­tros que­ri­dos amigos del ser­vi­cio pú­bli­co, y en es­ta oca­sión no voy a ha­blar de al­ter­ca­dos con pe­se­ros, ya que de eso se pue­de es­cri­bir un tra­ta­do de 10 fas­cícu­los de 450 pá­gi­nas ca­da uno. Nos lee­mos en Ma­yo. 4R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.