PE­CU­LIAR

4 Ruedas - - Prueba -

El pe­que­ño ha­bi­tácu­lo pre­sen­ta una atrac­ti­va com­bi­na­ción de co­lo­res en ves­ti­du­ras y ta­ble­ro, ade­más de pre­su­mir una con­so­la cen­tral lim­pia en di­se­ño y atrac­ti­va por la ya men­cio­na­da pan­ta­lla de sie­te pul­ga­das.

Por ob­vias ra­zo­nes, el es­pa­cio es li­mi­ta­do y la fal­ta de ajus­te de al­tu­ra en el asien­to de pi­lo­to pro­vo­ca una sen­sa­ción de es­tar a bor­do de un go kart o un si­mu­la­dor de jue­go por la po­si­ción de ma­ne­jo su­ma­men­te ba­ja.

No obs­tan­te la vi­si­bi­li­dad al fren­te es bas­tan­te bue­na para sus di­men­sio­nes, no así la vis­ta la­te­ral, la cual se ve per­ju­di­ca­da por cul­pa de los es­pe­jos la­te­ra­les que de­be­rían ser un po­co más an­chos. Los asien­tos son bas­tan­te er­go­nó­mi­cos y pre­su­men de una su­je­ción ex­tra­or­di­na­ria.

La ca­po­ta del MX-5 Roadster tar­da al­re­de­dor de 13 se­gun­dos en abrir o cerrar y de he­cho no sa­cri­fi­ca es­pa­cio en la ca­jue­la.

Era la dé­ca­da de los ochen­ta y el au­ge de los roads­ters ha­bía ce­sa­do. Sin em­bar­go, apa­re­ció Maz­da con el MX-5 ori­gi­nal que, con so­lo 955 kilogramos, era un co­che de­por­ti­vo li­ge­ro que, ade­más, po­día pre­su­mir de un di­se­ño con mo­tor de­lan­te­ro y trac­ción tra­se­ra.

UN COHE­TE de bol­si­llo.

ES­PA­CIO LI­MI­TA­DO pero ¡qué im­por­ta!

NA­CIÓ PARA ROM­PER PA­RA­DIG­MAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.