JA­LIS­CO, NO TE RAJ

CHE­VRO­LET TRA­VER­SE La SUV me­dia­na de la mar­ca ame­ri­ca­na se con­vir­tió en cóm­pli­ce de un via­je re­lám­pa­go a Gua­da­la­ja­ra. Ca­si 10 ho­ras de ca­mino por ver a unos amigos bien lo va­len.

4 Ruedas - - Prueba -

adie pue­de re­cha­zar la in­vi­ta­ción a una fies­ta, y en es­pe­cial si es con gran­des amigos. Así em­pe­zó nues­tra aven­tu­ra con Che­vro­let Tra­ver­se; una sim­ple in­vi­ta­ción al fes­te­jo de una per­so­na que con­si­de­ro co­mo mi her­mano ex­tra­via­do fue la ex­cu­sa per­fec­ta para sa­lir en com­pa­ñía nu­tri­da a un via­je de ida y vuel­ta, con una es­ta­día de 24 ho­ras en la tie­rra del ma­ria­chi, para co­mo di­je­ra Jor­ge Ne­gre­te en su can­ción “¡Ay Ja­lis­co, no te ra­jes!”, echar­me un te­qui­la con los va­len­to­nes.

Cua­tro ma­le­tas, ape­nas con lo in­dis­pen­sa­ble para cum­plir con una fies­ta fa­mi­liar el do­min­go, fue to­do lo que car­ga­mos mis cua­tro amigos y yo un sá­ba­do al me­dio día en la Che­vro­let Tra­ver­se para em­pren­der ca­mino des­de la Ciudad de Mé­xi­co has­ta la tie­rra del te­qui­la.

No ne­ga­ré que cuan­do vi que úni­ca­men­te se­ría­mos cua­tro pa­sa­je­ros me cues­tio­né si es­te era el vehícu­lo ideal. Con un tan­que de 73 li­tros de com­bus­ti­ble y un mo­tor V6 3.6L de 305 bhp pen­sé que íba­mos so­bra­dos. Cual­quier SUV de dos fi­las de asien­to hu­bie­ra si­do su­fi­cien­te, pero quie­nes iban de pa­sa­je­ros en los dos asien­tos de la se­gun­da fi­la dis­fru­ta­ron la co­mo­di­dad de in­clu­so po­der re­cos­tar­se por mo­men­tos en la ter­ce­ra hi­le­ra y de los cin­co puer­tos USB en la par­te pos­te­rior para man­te­ner siem­pre la car­ga de sus te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. An­tes de par­tir co­nec­té mi te­lé­fono ce­lu­lar a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.