HA­BI­TA­BI­LI­DAD Nom­bre] [ modelo] [Año Trac­ción] [

Un sue­ño he­cho reali­dad el cual ge­ne­ra un re­mo­lino de sen­sa­cio­nes an­tes, du­ran­te y des­pués de con­vi­vir con él. Abran pa­so a es­te hi­jo del vien­to que con sus 740 ca­ba­llos deja cla­ro que es el au­tén­ti­co em­pe­ra­dor ro­mano.

4 Ruedas - - Favorito Del Mes -

RAMR/T 2018 Ford LOBOXLT

El es­pa­cio es im­pre­sio­nan­te y tie­ne los de­ta­lles tí­pi­cos de la mar­ca co­mo el nom­bre en el ta­ble­ro, com­par­ti­men­tos por to­dos la­dos e in­clu­so para mo­ne­das y una do­ble guan­te­ra, un es­pa­cio ex­lu­si­vo para el ce­lu­lar para que no se mue­va ni un mi­lí­me­tro y mu­chos otros hue­cos para va­sos o co­sas que po­da­mos traer en las ma­nos. Una pan­ta­lla a la al­tu­ra, un enor­me vo­lan­te y asien­tos có­mo­dos para dis­fru­tar el 4x4. Lo que apa­ren­ta por fue­ra es lo que real­men­te es por den­tro.

Si al­gún día ne­ce­si­tas la pro­tec­ción de un “Au­to­bot”, és­te Trans­for­mer es para ti. Pue­des con­fiar­le cual­quier ca­mino que de­bas atra­ve­sar para lle­gar a tu des­tino, siem­pre irás có­mo­do y a sal­vo. Los ma­te­ria­les son gue­rre­ros.

Su ro­bus­ta y de­por­ti­va ca­rro­ce­ría en com­bi­na­ción con sus cua­tro puer­tas, su im­po­nen­te al­tu­ra y su ba­tea cu­bier­ta con ma­te­rial an­ti­de­rra­pan­te lo ha­cen un vehícu­lo de tra­ba­jo ru­do y tam­bién de uso dia­rio. Pun­to a des­ta­car, y con ma­yús­cu­las, es su desem­pe­ño, ren­di­mien­to y equi­pa­mien­to.

Qui­zá pue­da me­jo­rar un po­co en cues­tión de tec­no­lo­gía e in­cor­po­rar algunos sen­so­res 360 gra­dos, se­rían de gran ayu­da al con­du­cir ya que es tan gran­de que a ve­ces ne­ce­si­tas que al­guien te eche “aguas” para es­ta­cio­nar­te, o para ma­nio­bras de en­trar o sa­lir de lu­ga­res pe­que­ños don­de es un gi­gan­te. 4R

Ha­cien­do ho­nor a su le­ga­do, el mo­tor HEMI V8 le brin­da la ve­lo­ci­dad y la po­ten­cia para ma­ne­jar ca­si cual­quier car­ga. PER­FIL

POR­TA­DA POR CAR­LOS MI­LLA­RES / FOTOSOS JOR­GE NERI

Son las 7 de la ma­ña­na, el frío arre­cia cual tor­be­llino fol­cló­ri­co y la sen­sa­ción cala has­ta los hue­sos. Una in­ten­sa ne­bli­na de ca­mino a la pis­ta ro­dea el pai­sa­je y reúne las ca­rac­te­rís­ti­cas de lo que se­rá una experiencia por­ten­to­sa.

No cual­quier día se tie­ne la po­si­bi­li­dad de te­ner ac­ce­so a uno de los me­jo­res de­por­ti­vos del pla­ne­ta, un roadster de 740 ca­ba­llos y ca­ja au­to­má­ti­ca ro­bo­ti­za­da de sie­te ve­lo- ci­da­des que tie­ne la di­fí­cil mi­sión de di­sua­dir las crí­ti­cas pro­vo­ca­das por la an­chu­ra de su ca­rro­ce­ría, para lo cual la di­rec­ción en las cua­tro rue­das se­rá su prin­ci­pal aliado.

Me en­cuen­tro ya en la pis­ta Pe­ga­so don­de se­rá el me­teó­ri­co en­cuen­tro. Es la mis­ma sen­sa­ción que se desa­rro­lla cuan­do es­tás a pun­to de co­no­cer a tu de­por­tis­ta o mú­si­co pre­fe­ri­do. En es­te ca­so un “Meet & Greet“con un ita­liano de es­tir­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.