DE RA­ZA

4 Ruedas - - Portada -

Ob­ser­vo el es­pec­ta­cu­lar mo­tor V12 a tra­vés del cris­tal tra­se­ro y mi men­te se trans­for­ma en un ma­nual de nos­tal­gia. El Aventador ha res­ca­ta­do la he­ren­cia de los his­tó­ri­cos mo­de­los S de Miura, Is­le­ro, Coun­tach y Urra­co.

Es pu­ra y cla­ra his­to­ria, si bien es­te enor­me propulsor (en gra­ve pe­li­gro de ex­tin­ción) ha ido au­men­ta­do su ci­lin­dra­da y cam­bian­do car­bu­ra­do­res por in­yec­ción elec­tró­ni­ca a lo lar­go de los años, no ha per­di­do su esen­cia des­de que la fir­ma de Sant’ Aga­ta Bo­log­ne­se, lo in­cor­po­ró en el Lam­borg­hi­ni 350 GTV en 1963.

En eso, to­mo la ho­ja de es­pe­ci­fi­ca­cio­nes y mi asom­bro per­pe­túa. Hay que en­ten­der a lo que nos es­ta­mos en­fren­tan­do: mo­tor V12 de 6.5 li­tros que ero­ga 740 hp y 509 lb-pie de tor­que, una ace­le­ra­ción de 0 a 100 km/h en 3.0 se­gun­dos y una ve­lo­ci­dad to­pe de 350 km/h (una dé­ci­ma más que el coupé). “Es una bes­tia so­bre rue­das”, pien­so en si­len­cio.

In­gre­so a tra­vés de las puer­tas de aper­tu­ra ver­ti­cal y la di­fi­cul­tad para aco­mo­dar­se es evi­den­te. El ha­bi­tácu­lo es muy a lo ‘Lam­bo’, con la in­clu­sión de pan­ta­llas TFT, ma­te­ria­les rí­gi­dos y una vis­ta tra­se­ra li­mi­ta­da.

La co­mo­di­dad y el es­pa­cio no es lo su­yo y lo sa­be­mos. Lam­borg­hi­ni tie­ne una ten­den­cia no es­cri­ta de sa­cri­fi­car el con­fort por el ma­ne­jo, aun­que una me­jor pre­sen­ta­ción al in­te­rior no le ven­dría del to­do mal, prin­ci­pal­men­te en el ta­ble­ro, don­de la acu­mu­la­ción de to­do ti­po de par­tí­cu­las es no­to­ria.

Lo que pro­vo­có una son­ri­sa es la es­pec­ta­cu­lar ins­tru­men­ta­ción di­gi­tal que pue­de ser per­so­na­li­za­ble al gus­to del clien­te, así co­mo el nue­vo sis­te­ma mul­ti­me­dia con Ap­ple Car­play. Aplau­sos ahí. La po­si­ción de ma­ne­jo no es la me­jor, pero la su­je­ción de los asien­tos per­mi­te un con­fort a ma­yor ve­lo­ci­dad que no me es­pe­ra­ba. Pul­sar el bo­tón ro­jo de en­cen­di­do y es­cu­char el ru­gi­do del mo­tor es co­mo es­tar en el cie­lo, ai­re para los pul­mo­nes, ver­da­de­ra mú­si­ca para los oí­dos.

La ma­ne­ra en que el mo­tor ru­ge y vi­bra man­tie­ne las pal­pi­ta­cio­nes a to­pe, sin que es­to sa­cri­fi­que la ex­tra­or­di­na­ria in­so­no­ri­za­ción que pre­su­me. No obs­tan­te, al­gu­nas pie­dri­tas en el ca­mino hi­cie­ron de las su­yas y mis du­das co­men­za­ron.

Para ello, el Roadster pre­sen­ta un sis­te­ma de sus­pen­sio­nes ac­ti­vas que mo­di­fi­can cons­tan­te­men­te el com­por­ta­mien­to se­gún las con­di­cio­nes del ca­mino. Ade­más de com­pen­sar el ba­lan­ceo y los mo­vi­mien­tos de ca­rro­ce­ría no desea­dos, el sis­te­ma tra­ba­ja con el me­ca­nis­mo Rear-wheel Stee­ring, ase­gu­ran­do una me­jor res­pues­ta en to­do ti­po de su­per­fi­cies.

La di­rec­ción co­mu­ni­ca po­co pero el au­to se pe­ga al as­fal­to con ahín­co y el ale­rón tra­se­ro ac­ti­vo coope­ra para de­vo­rar el piso en los cam­bios de tra­yec­to­ria. Los mo­dos de ma­ne­jo son: Strada, Sport, Corsa y Ego, és­te úl­ti­mo es una de­li­cia, ya que ofre­ce una experiencia de con­duc­ción a gus­to del usua­rio.

Ofre­ce una me­jo­ra del con­trol vec­to­rial que ge­ne­ra un con­trol pre­ci­so de la ve­lo­ci­dad, in­clu­so en al­tas re­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.