CAM­BIÓ TO­DO

4 Ruedas - - Detrás De Cámaras -

Henry Ford II po­sa or­gu­llo­so jun­to al pri­mer Mus­tang de la his­to­ria. Es el 17 de abril de 1964, fe­cha en que la mar­ca del óva­lo pre­sen­tó su nue­vo de­por­ti­vo en la Fe­ria Mun­dial de Flus­hing Mea­dows en Queens, Nue­va York. El em­ble­má­ti­co modelo de­bía su nom­bre al le­gen­da­rio avión de com­ba­te P-51 Mus­tang de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y su pre­cio de lan­za­mien­to fue de 2,368 dó­la­res. Ese día, los nor­te­ame­ri­ca­nos se per­ca­ta­ron de al­go inusual en el am­bien­te (es­to no te­nía na­da que ver con el lan­za­mien­to de la na­ve espacial Ge­mi­min1, ya ven que a los grin­gos ni les gus­ta lan­zar co­sas al es­pa­cio).

Ese 17 de abril un vehícu­lo de nom­bre Mus­tang lle­ga­ba al mun­do sin mu­chos re­flec­to­res. El au­to se ba­sa­ba en la se­gun­da ge­ne­ra­ción de su her­mano Ford Fal­con por lo que el pri­mer pen­sa­mien­to de los nor­te­ame­ri­ca­nos fue “Es un au­to vie­jo” (ja ¿es ne­ta?) que no for­zo­sa­men­te es ma­lo, aun­que ‘sa­bio’ hu­bie­ra si­do una me­jor definición.

Sus de­trac­to­res se rehu­sa­ron a creer que el es­ta­dou­ni­den­se pro­me­dio se sen­ti­ría atraí­do por un vehícu­lo re­du­ci­do a cua­tro pla­zas. Ni si­quie­ra el pro­pio Ford ima­gi­nó los al­can­ces que su modelo ten­dría en la his­to­ria de la in­dus­tria au­to­mo­triz.

4R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.