LOS MI­NE­ROS EN 4X4

En el co­rre­dor de la Mon­ta­ña po­de­mos en­con­trar un pa­raí­so de be­lle­zas na­tu­ra­les, en­can­ta­do­res pue­blos má­gi­cos, tradición y un si­tio ideal para rea­li­zar tu­ris­mo de aven­tu­ra mo­to­ri­za­do.

4 Ruedas - - Reportaje -

EPOR JUAN BOS­CO MAR­TÍ­NEZ | FO­TOS BOS­CO’S CAMP

l Pue­blo Má­gi­co de Mi­ne­ral de Mon­te en Hi­dal­go fue el mar­co para la reunión de los equi­pos par­ti­ci­pan­tes pro­ve­nien­tes de di­fe­ren­tes lu­ga­res del país. La ca­ra­va­na par­tió rum­bo a Huas­ca de Ocampo, don­de fue re­ci­bi­da con gran ale­gría y aplau­sos de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y pú­bli­co en ge­ne­ral; sin em­bar­go, nun­ca ima­gi­na­mos trans­for­mar las pa­la­bras en he­chos pues una geo­gra­fía ro­ta en mil montes con for­mas y co­lo­res ca­pri­cho­sos, de ba­rran­cos pro­fun­dos, de ca­mi­nos de pie­dras des­li­zan­tes y de otras ma­ra­vi­llas que mas bien nos pa­re­cie­ron cues­tión de en­can­ta­mien­to nos es­pe­ra­ban con gran in­te­rés.

TO­DO UN RE­TO

El re­to prin­ci­pal con­sis­tió en una subida en­tre zan­jas per­pen­di­cu­la­res al eje de las rue­das a las que se­guían algunos es­ca­lo­nes. Con su­fi­cien­te tac­to en el ace­le­ra­dor, do­si­fi­can­do la po­ten­cia del mo­tor y eli­gien­do el tra­zo co­rrec­to, el to­do­te­rreno po­día li­brar ma­los pa­sos sin complicaci­ones. Los miem­bros del staff se si­tua­ron en los pun­tos de ma­yor com­ple­ji­dad, pre­pa­ra­dos para dar apoyo y tam­bién eva­luar la ac­tua­ción de ca­da equi­po par­ti­ci­pan­te.

Al atar­de­cer el des­te­llo de las lu­ciér­na­gas mar­có el ca­mino para cul­mi­nar con un día ex­tre­mo lleno de aven­tu­ra.

Si tu cuen­tas con un Jeep de­cí­de­te a con­quis­tar los re­tos que la na­tu­ra­le­za le pue­de ofre­cer.

Los di­fí­ci­les ca­mio­nes pu­sie­ron a prue­ba la des­tre­za de ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes.

TÉC­NI­CA DE CON­DUC­CIÓN: CRU­CE DE ZAN­JAS

Cuan­do te­ne­mos que su­pe­rar zan­jas, pro­cu­ra­re­mos ha­cer­lo de for­ma obli­cua para no in­tro­du­cir dos rue­das del mis­mo eje a la vez. Al afron­tar la zan­ja se de­be ha­cer de for­ma len­ta en pri­me­ra ve­lo­ci­dad y dar un po­co de em­pu­je una vez que la llan­ta ha­ya en­tra­do ya en el obs­tácu­lo. Si es muy pro­fun­da, po­dre­mos re­lle­nar­la par­cial­men­te con pie­dras y tie­rra para sua­vi­zar­la.

Si se tra­ta de un pa­so en V o zan­ja pro­fun­da en la que en­tra­mos lon­gi­tu­di­nal­men­te, man­ten­dre­mos la di­rec­ción muy fir­me para lle­var el vehícu­lo en po­si­ción ho­ri­zon­tal, se­rá im­pres­cin­di­ble uti­li­zar el blo­queo de di­fe­ren­cial para sa­lir sin nin­gún ti­po de ayu­da. En lu­ga­res don­de la ro­da­da es­ta muy mar­ca­da y pro

fun­da, po­dre­mos cir­cu­lar fá­cil­men­te sin per­der la tra­yec­to­ria, pero, si la ro­da­da es muy pro­fun­da, co­rre­mos el riesgo de que­dar “em­ban­ca­dos”. En es­te ca­so, pro­cu­ra­re­mos cir­cu­lar con una llan­ta por el ex­te­rior y la otra en­tre las ro­da­das.

En al­gu­nas oca­sio­nes, es po­si­ble que al­gu­na de las rue­das pier­da el con­tac­to con el sue­lo. De­be­mos afron­tar el obs­tácu­lo con poca ve­lo­ci­dad. Lo me­jor es pa­sar­lo con la ve­lo­ci­dad ne­ce­sa­ria para que se pro­duz­ca un le­ve ba­lan­ceo.

POR CA­MI­NOS DE RE­YES

En cual­quier re­gión de Mé­xi­co exis­te ese lu­gar má­gi­co don­de a tra­vés de ca­mi­nos mal­tra­ta­dos fue­ra de uso, va­mos des­cu­brien­do la otra ca­ra de nues­tro país. A ve­ces las ex­pe­di­cio­nes pa­re­cen una tor­tu­ra, pero eso es lo que nos une, lo que nos acer­ca a la na­tu­ra­le­za y a nues­tro te­rri­to­rio. 4R

Es im­por­tan­te ele­gir los neu­má­ti­cos ade­cua­dos para sa­lir a la te­rra­ce­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.