LA GEISHA QUE LES PRESENTAS A TUS PA­PAS

4 Ruedas - - PRUEBA A FONDO -

Mazda CX-9 Sig­na­tu­re, un SUV, ca­mio­ne­ta, ma­mi­ván, fa­mi­liar, y to­das esas co­sas que le pue­dan po­ner de mo­te o seg­men­to se que­dan a mí pa­re­cer erró­neas, es un co­che am­plio, “gi­gan­te”, gran­do­te etc... sí un mo­tor ex­cel­so que te per­mi­te ma­ne­jar con co­mo­di­dad y ve­lo­ci­dad tan­to en ciu­dad co­mo en ca­rre­te­ra a pe­sar de es­tar car­ga­da has­ta con el pe­ri­co.

Créan­me un vehícu­lo que sir­ve para to­do, bueno ca­si para to­do di­ría nues­tro ami­go Juan Bos­co (el de la sección de To­do­te­rreno), la Mazda CX-9 Sig­na­tu­re AWD es­tá di­se­ña­da para via­jes en fa­mi­lia de cor­tas y lar­gas dis­tan­cias, un ami­go có­mo­do con al­ma de de­por­ti­vo, uno de esos te­so­ros es­con­di­dos en el muy com­pe­ti­do mundo de los SUVS de sie­te asien­tos.

La “9” co­mo la lla­mo yo es una belleza en el ca­mino, la gen­te vol­tea a ver­la, su fren­te re­fi­na­do y curvas ha­cen que te pre­gun­tes que es­tás vien­do, eso en el día, de no­che ya ni les cuento que sus faros de LED y la pa­rri­lla ilu­mi­na­da te de­ja bo­quia­bier­to, una de esas her­mo­sas ra­re­zas del orien­te que an­da por los ca­mi­nos pre­su­mien­do su fi­gu­ra.

Dicen que de la vis­ta, nace el amor y así fue en mi ca­so, ya que la “9” me lla­mó la

aten­ción des­de me­tros atrás an­tes de lle­gar a ma­ne­jar­la. Pe­ro por si lo de afue­ra no con­ven­ce (co­mo aque­lla mu­jer her­mo­sa en la pri­me­ra ci­ta que te gus­ta pe­ro no sa­bes qué ti­po de per­so­na es), pues abri­mos la puer­ta y pa­re­ce que la ci­ta va me­jo­ran­do, una bella da­ma co­que­ta, sim­pá­ti­ca y por qué no, con to­nos bicolor que con­ven­cen a cual­quie­ra para se­guir sa­lien­do con ella.

Sus ves­ti­du­ras y ta­ble­ros en bi­tono ne­gro y vino, mar­can un nue­vo di­se­ño y una ele­gan­cia más que la de “Fran­cia”, una bo­ni­ta com­bi­na­ción, que jun­to a cier­tos de­ta­lles de ma­de­ra nos da la im­pre­sión de es­tar en un SUV de ori­gen teu­tón, pe­ro créan­me, sin no­tar bá­si­ca­men­te la di­fe­ren­cia.

Ima­gi­na que tie­nes tu pri­me­ra ci­ta con una mu­jer her­mo­sa ja­po­ne­sa. Es­tás ner­vio­so pe­ro an­sio­so por co­no­cer­la, esa mis­ma sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre es la que ge­ne­ra la CX-9 de Mazda.

EL DI­SE­ÑO KODO im­preg­na­do en ca­da tra­zo. TRAC­CIÓN en las cua­tro rue­das. SO­FIS­TI­CA­DOS MA­TE­RIA­LES tra­ba­ja­dos a mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.