MA­NE­JO: DE SEDUCTOR A BES­TIA

4 Ruedas - - PRUEBA A FONDO -

Aquí de­ja de ser tierno para con­ver­tir­se en una bes­tia. El me­ca­nis­mo hí­bri­do apro­ve­cha el tor­que ins­tan­tá­neo del mo­tor eléctrico para ace­le­rar de for­ma ra­di­cal com­bi­nán­do­lo con el V6, dan­do co­mo re­sul­ta­do un ma­ne­jo no tan pre­de­ci­ble co­mo ten­dría por aña­di­du­ra cual­quier se­dán hí­bri­do del mercado.

No tie­ne el ma­ne­jo pu­ro de al­gún ale­mán, pe­ro lo sol­ven­ta con un com­por­ta­mien­to su­ma­men­te fino, siem­pre en pers­pec­ti­va, el au­to se ad­hie­re al pi­so con fie­re­za; se no­ta la ca­li­dad del sis­te­ma hí­bri­do que sin­cro­ni­za a la per­fec­ción con la ca­ja, cu­yos en­fria­do­res em­plean una me­jor di­fu­sión del calor para evi­tar com­pli­ca­cio­nes.

Eso es lo me­jor de su ma­ne­jo, la co­rre­la­ción en­tre ca­ja y mo­to­res. La trans­mi­sión rea­li­za cam­bios im­per­cep­ti­bles y po­see un hard­wa­re que ges­tio­na la po­ten­cia de los pro­pul­so­res, por lo que el em­pu­je ja­más se de­tie­ne des­de ba­jas rpm.

La di­rec­ción co­mu­ni­ca po­co con el ac­cio­nar de las rue­das (pa­re­cie­ra que el vehícu­lo se an­ti­ci­pa­ra a las reac­cio­nes por sí so­lo), es­to se de­be a que ajus­ta la pro­por­ción de di­rec­ción y es­fuer­zo con ba­se en la ve­lo­ci­dad del vehícu­lo y am­bien­te exterior. Eso le res­ta pun­tos en emo­ción pe­ro le su­ma ca­li­fi­ca­ción en estabilidad.

LA PA­LAN­CA es có­mo­da al tac­to.

LA CA­LI­DAD es no­ta­ble.

UN CUA­DRO prác­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.