La ca­mio­ne­ta de la fir­ma sue­ca pre­su­me un sis­te­ma de so­ni­do que te lle­va­rá al mis­mí­si­mo cie­lo.

Vol­vo XC60 0 muestra una ca­ra di­ná­mi­ca pe­ro tam­bién de con­fort, que te ha­rán sen­tir en ca­da ki­ló­me­tro de re­co­rri­do co­mo o si es­tu­vie­ras en n ca­sa.

4 Ruedas - - INDICE -

74

Mu­chos uti­li­za­nan la fra­se sen­tir­se co­mo en ca­sa­sa ha­cién­do­la al­go tri-tri­lla­da, po­cos lu­ga­res o am­bien­tes con­si­guen ese ob­je­ti­vo de ofre­cer­nos un es­pa­cio don­de es­te­mos se­gu­ros, pe­ro tam­bién don­de po­da­mos di­ver­tir­nos ya sea so­los o acom­pa­ña­dos, don­de el tiempo pa­se sin abu­rrir­nos, pe­ro Vol­vo ca­pi­ta­li­zó muy bien es­to con la XC60.

Su de­sig­na­ción co­mo au­to­mó­vil del año en el más re­cien­te Autoshow de Nue­va York no de­be­ría ser una sor­pre­sa. Na­die du­da que­que pue­den exis­tir di­se­ños más atre­vi­dos o con un desem­pe­ño más de­por­ti­vo­de­por­ti­vo, pe­ro al en­tre­gar un re­co­no­ci­mien­to de es­te ti­po es im­por­tan­te va­lo­rar to­dos los as­pec­tos y la ca­mio­ne­ta de la mar­ca sue­ca reúne las ma­yo­res cua­li­da­des en un so­lo pa­que­te.

Vol­vo de­jó de ser una mar­ca abu­rri­da y con productos co­mo es­te SUV, que con­jun­tan ve­lo­ci­dad, con­fort, se­gu­ri­dad, tec­no­lo­gía y un di­se­ño atrac­ti­vo, es­tán a la ofen­si­va para de­mos­trar que han evo­lu­cio­na­do, y va­ya que lo hi­cie­ron bien.

El en­can­to em­pie­za des­de la par­te externa con la ro­bus­tez en la par­te fron­tal y en la for­ma que con­ce­den las lí­neas la­te­ra­les.

Los faros tra­se­ros y de­lan­te­ros se pre­sen­tan más es­ti­li­za­dos que su ge­ne­ra­ción an­te­rior.la con­jun­ción de es­tos ele­men­tos brin­dan una ima­gen fuer­te y di­ná­mi­ca.

Con su fi­gu­ra externa que­rrás pa­sar mucho tiempo a los man­dos de es­te SUV.

TO­TAL­MEN­TE EN VI­VO

Soy una per­so­na que via­ja siem­pre con

mú­si­ca en el au­to­mó­vil, aun­que cuan­do el vehícu­lo lo ame­ri­ta ell so­ni­doid que me acom­pa­ña es el del mo­tor inun­dan­do la ca­bi­na. La com­bi­na­ción ideal es el can­to de la uni­dad de po­ten­cia mez­cla­do con ca­da no­ta pro­ve­nien­te del sis­te­ma de so­ni­do.

La sen­sa­ción de es­tar en ca­sa em­pie­za des­de la ca­bi­na. La ima­gen la re­to­ma de su her­ma­na ma­yor, la XC90, con un di­se­ño limpio pe­ro ele­gan­te con gran par­te de los con­tro­les ope­ra­dos des­de la pan­ta­lla tác­til de 7’’, ins­ta­la­da en for­ma de por­ta­re­tra­tos.

Ape­nas co­nec­to mi te­lé­fono y con dos sim­ples clicks es­toy es­cu­chan­do Lisz­to­ma­nia del gru­po Phoe­nix. La ca­bi­na se inun­da con es­te so­ni­do de una for­ma que nin­gún otro vehícu­lo lo ha­bía con­se­gui­do. El tra­ba­jo de la mar­ca sue­ca con la fir­ma de au­dio Bo­wers & Wil­kins es ex­cel­so.

Ju­gan­do con el sis­te­ma en­cuen­tro un mo­do que tra­ta de imi­tar la acús­ti­ca de la ca­sa de la ope­ra de Go­tem­bur­go. Nun­ca he es­ta­do ahí, pe­ro el so­ni­do ad­quie­re un nue­vo ni­vel y de­tec­to no­tas que an­tes no me ha­bía da­do cuen­ta de que exis­tían. De­fi­ni­ti­va­men­te en mi lis­ta de de­seos es­tá pre­sen­ciar una ope­ra en esa edi­fi­ca­ción an­tes de par­tir de es­te mundo.

AVEN­TU­RA Y PINCHADURAS

Las me­lo­días cam­bian y sue­na una de mis can­cio­nes fa­vo­ri­tas, Tomp­kins Squa­re Park de Mum­ford and Sons. Detrás de mi ya han trans­cu­rri­do va­rios ki­ló­me­tros. El so­ni­do del mo­tor de la ver­sión R-de­sign T6, pro­ve­nien- te de un co­ra­zón L4 2.0L bi­tur­bo de 320 ca­ba­llos de fuer­za, no es es­truen­do­so, pe­ro lo­gra la perfecta ar­mo­nía para sin­cro­ni­zar­se con la mú­si­ca.

La bús­que­da de la lo­ca­ción ideal no es com­pli­ca­da y de­ci­do lle­var­lo a una zo­na don­de in­clu­so pue­da pro­bar la trac­ción to­tal que ofre­ce, por ello des­de tem­prano em­pren­dí el ca­mino al Ne­va­do de To­lu­ca.

Los ki­ló­me­tros se­guían y dis­fru­ta­ba de la ca­bi­na con los asien­tos de piel que bri­dan un ajus­te perfecto, tan­to para un ma­ne­jo ci­ta­dino co­mo para una con­duc­ción más de­por­ti­va, tal co­mo si fue­ra nues­tro lu­gar pre­fe­ri­do de la sa­la para dis­fru­tar de una pe­lí­cu­la.

To­da la in­for­ma­ción del ma­ne­jo se pue­de con­sul­tar en la pan­ta­lla de 12.3 pul­ga­das del pa­nel de ins­tru­men­tos, pe­ro co­mo en Vol­vo la se­gu­ri­dad es pri­me­ro tam­bién lo equi­pa­ron con un Head-up dis­play para nun­ca qui­tar la vis­ta del ca­mino.

Le­jos de la ciu­dad fue inevi­ta­ble pa­sar al mo­do di­ná­mi­co de ma­ne­jo para ju­gar a pla­cer con las pa­le­tas de cam­bio en el vo­lan­te y con­tro­lar a nues­tro an­to­jo las ocho ve­lo­ci­da­des de la ca­ja de cam­bios. El vehícu­lo ad­quie­re una di­ná­mi­ca di­fe­ren­te y nos re­cuer­da que, aun­que pen­sa­do para la fa­mi­lia tam­bién pue­de ser arries­ga­do. Una bre­ve zo­na sin co­ches a nues­tro al­re­de­dor y las 295 li­bras-pie de tor­que rá­pi­da­men­te en­tra­ron en jue­go. Pri­me­ra, se­gun­da, ter­ce­ra, cuar­ta, quin­ta ve­lo­ci­dad y en po­cos se­gun­dos ya es­tá­ba­mos por en­ci­ma del lí­mi­te de ve­lo­ci­dad, era mo­men­to de des­ace­le­rar para evi­tar una san­ción. Vol­vo di­ce que su XC60 es ca­paz de al­can­zar los 230 km/h y no te­ne­mos du­da de ello.

La mar­ca sue­ca no de­jó na­da al azar y en se­gu­ri­dad tam­bién pu­sie­ron mucho es­me­ro. Con una ve­lo­ci­dad mo­de­ra­da pro­ba­mos el Con­trol Cru­ce­ro Adap­ta­ti­vo y la Ayu­da de Per­ma­nen­cia en el Ca­rril. Una vez que el vehícu­lo re­co­no­ce las lí­neas del ca­rril es ca­paz de cur­vear por sí so­lo, así co­mo de man­te­ner una dis­tan­cia en re­la­ción con el au­to­mó­vil que ten­ga­mos en fren­te, e in­clu­so fre­nar y ace­le­rar por su cuen­ta.

Sin em­bar­go, es­to no es­tá pen­sa­do para de­jar al XC60 ha­cer­lo a su vo­lun­tad, sino co­mo una medida de se­gu­ri­dad an­te cual­quier dis­trac­ción del con­duc­tor, por lo que no de­be­mos pen­sar que te­ne­mos en nues­tras ma­nos un vehícu­lo au­tó­no­mo, aun­que tam­bién que­da cla­ro que los pa­sos a esa di­rec­ción se dan de for­ma fir­me.

La ca­rre­te­ra se ter­mi­nó y el mo­men­to de la te­rra­ce­ría lle­gó. La sus­pen­sión neu­má­ti­ca ofre­ce el equi­li­brio pro­me­ti­do man­te­nien­do la co­mo­di­dad al interior in­clu­so en ca­mi­nos al­go si­nuo­sos. La in­so­no­ri­za­ción es perfecta y el trans­cu­rrir de las pie­dras no afec­ta el mag­ní­fi­co sis­te­ma de so­ni­do.

El tiempo avan­za y nues­tra ci­ta con Vol­vo XC60 ter­mi­na. To­ma­mos de nue­vo ca­rre­te­ra y ya co­no­cien­do de lo que es ca­paz ace­le­ra­mos más. Las curvas las to­ma flui­das y cuan­do es el mo­men­to de fre­nar no sen­ti­mos que el peso le ga­ne; sin du­da no tie­ne na­da que en­vi­diar­le a un se­dán y, en cam­bio, la am­plia ca­jue­la del SUV le otor­ga un pun­to a su fa­vor para cual­quier clien­te.

De­sa­for­tu­na­da­men­te nues­tro via­je no ter­mi­nó co­mo es­pe­rá­ba­mos. Un plás­ti­co ro­to de una de las do­ve­las que se uti­li­za para des­viar el trán­si­to de las obras de cons­truc­ción del tren México-to­lu­ca ras­pó el cos­ta­do del neu­má­ti­co de­lan­te­ro iz­quier­do. De in­me­dia­to la aler­ta de pre­sión se ac­ti­vó y des­cen­dí para re­vi­sar la go­ma mon­ta­da en el rin de 21 pul­ga­das. Aun­que el neu­má­ti­co aún no se no­ta­ba des­in­fla­do se es­cu­cha­ba el tris­te so­ni­do de la sa­li­da de ai­re; fue el mo­men­to de mon­tar la de re­fac­ción para lle­gar a ca­sa.

Agra­dez­co que el sis­te­ma no­tó la mí­ni­ma pér­di­da de pre­sión por­que me per­mi­tió ac­tuar de for­ma opor­tu­na sin po­ner en ries­go mi in­te­gri­dad. Aho­ra que lo pien­so, qué más es­pe­ra­ba, se tra­ta de un Vol­vo don­de la se­gu­ri­dad es pri­me­ro, pe­ro aho­ra con­jun­ta po­ten­cia y emo­ción.

CON­CLU­SIÓN

Di­ver­sión, es­pa­cio y co­mo­di­dad, qué más se pue­de pe­dir de Vol­vo XC60. Adiós a la ima­gen abu­rri­da de los suecos, y aque­llos que an­tes no te­nían en su ra­dar a la mar­ca por un di­se­ño que pa­re­cía que­dar­se en el tiempo, aho­ra no de­ben perder la opor­tu­ni­dad de pro­bar­la por­que sin du­da se lle­va­rán una gran sor­pre­sa y en­con­tra­rán un se­gun­do ho­gar en esta ca­mio­ne­ta que pro­me­te no de­frau­dar. 4R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.